Este fin de semana han coincidido en Atlanta la NASCAR Sprint Cup Series y el Monster Energy Supercross, por lo que los organizadores del SX tuvieron la idea de invitar a cuatro pilotos de la NASCAR a participar en una sencilla prueba de aceleración con motos de motocross. Y así acabó el invento…

–Ganar o Morir–, eso debió pensar Clint Bowyer –piloto de la NASCAR Sprint Cup Series– cuando cayó la barrera. Participaba junto a sus compañeros Greg Biffle, Ricky Stenhouse Jr. y Austin Dillon –también pilotos de NASCAR– en una prueba de aceleración Hole Shot en la que tan sólo debían llegar a la primera curva.

Los Hole Shot son bien conocidos en el mundo del SX; el primero en llegar se lleva una buena suma de dólares, y los promotores del Monster Energy Supercross de Atlanta pensaron que poner en pista a cuatro pilotos de la NASCAR podría ser un bombazo, y lo fue.

Tan sólo tenían que llegar a la primera curva, ni siquiera tenían que tomarla, así que Clint Bowyer, que de niño compitió en carreras Off-Road, logró una apretada victoria por delante de Greg Biffle justo antes de estamparse contra las protecciones de la pista.

Dungey Atlanta - Motorbike MagazineSupercross 2016: 25 más para Dungey en Atlanta

Clint Bowyer salió ileso del incidente –físicamente hablando– por lo que este invento fue, como bien supieron avanzar los promotores de la idea, todo un bombazo mediático…