Ya se está ampliando la escapatoria de la antigua curva 12 y añadiendo la nueva capa de asfalto

El Circuit de Barcelona-Catalunya está llevando a cabo todas las reformas necesarias para aumentar la seguridad del trazado. Se está aumentando la escapatoria de la antigua curva 12 y también han comenzado las labores de reasfaltado.



El pasado mes de noviembre, el Circuit de Barcelona-Catalunya hacía oficial sus planes de reacondicionamiento para adaptarse al criterio de la Federación Internacional de Motociclismo, con tal de que el trazado fuese homologado para seguir acogiendo pruebas del Mundial de MotoGP. El Consejo de Administración aprobó la ejecución de estas reformas que tenían dos puntos claves: la ampliación de la escapatoria de la antigua curva 12 -en la que tuvo lugar el fatídico accidente que le costó la vida a Luis Salom- y el reasfaltado de la pista.

Estaba previsto que entre diciembre y enero se llevasen a cabo las obras, y los planes se están ejecutando según los plazos marcados. Para ampliar la escapatoria de la antigua curva 12 -nueva curva 13- se necesitaba desmontar y desplazar la Tribuna H, mientras que también había que quitar dos módulos de la Tribuna C, de modo que se ganará espacio en la escapatoria de ese viraje, que a partir de ahora será totalmente de grava. MotoGP no volverá a hacer la chicane de la F1 en el tramo final del circuito, pero sí adoptará la configuración del automovilismo en la curva CaixaBank -la 10-.

El otro foco principal en las obras era el reasfaltado de la pista, un punto en el que durante los últimos años han incidido mucho los pilotos, ya que desde 2007 no se realizaba. Este cambio ha sido el último en empezar a ejecutarse, pero desde hace varios días se está trabajando a fondo en el Circuit de Barcelona-Catalunya para aplicar la nueva capa de asfalto en sus 4.627 metros de trazado. Los pilotos de Fórmula 1 serán los primeros en estrenar el reasfaltado con sus test de pretemporada, que arrancarán el 26 de febrero.

MotoGP tendrá que esperar a los días 22 y 23 de mayo, jornadas en las que se realizarán unos entrenamientos específicos para que los pilotos puedan probar todas las novedades y no lleguen a ciegas al GP de Catalunya de 2018, previsto para el fin de semana del 15 al 17 de junio.