Se ampliará la escapatoria de la curva 12 y se reasfaltará el trazado

Después de los dimes y diretes sobre la seguridad del Circuit de Barcelona-Catalunya y las exigencias de los pilotos en esta materia, se ha anunciado oficialmente que se reasfaltará el trazado catalán y que se aumentará la escapatoria de la curva 12 para recuperar esta parte del trazado antiguo, y así poder ser homologado por la FIM.



Los pilotos de MotoGP fueron bastante claros durante el GP de Catalunya 2017: o se implementaban las pertinentes mejoras de seguridad, o no volverían a correr en el histórico trazado catalán. El trágico fallecimiento de Luis Salom en 2016 tras sufrir un accidente en la curva 12 abrió un enorme debate sobre las medidas de seguridad del trazado de Montmeló.

Tras este accidente, el Mundial de MotoGP nunca volvió a transitar por la curva 12, y se adoptó la configuración que se usaba en la F1; es decir, se adelantaba la frenada de la curva 10 para ganar espacio con la escapatoria de ese viraje, y además se realizaba la chicane que los monoplazas de F1 hacen desde 2007 para así evitar pasar por el fatídico punto que le costó la vida a Luis Salom.

Sin embargo, esta configuración no acababa de ser segura para MotoGP, e incluso los peligros se acrecentaban, tal y como confirmaron los pilotos. Se hizo una nueva chicane para 2017 que sólo duró una jornada de entrenamientos, puesto que resultó más peligrosa que la antigua, y los pilotos se plantaron en la Comisión de Seguridad para que el circuito volviera a la configuración que se había usado hasta el accidente de Salom.

Eso sí, para ello el Circuit de Barcelona-Catalunya debía acometer unas importantes obras: desplazar la tribuna de la curva 12 para ampliar su escapatoria y también reasfaltar el trazado, repleto de baches debido al paso de los Formula 1 por él.

Así las cosas, dada la situación, este martes el Consejo de Administración del Circuit de Barcelona-Catalunya ha aprobado la ejecución de las modificaciones de la pista que requería la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) para que se homologue el trazado y el Mundial de MotoGP siga corriendo en Montmeló.

Con estas obras ya aprobadas, se ampliará la escapatoria de la antigua curva 12 para mejorar la seguridad: «Para llevar a cabo esta ampliación, se deberán eliminar dos módulos de la Tribuna C y se desplazará la Tribuna H al completo, con tal de ganar el máximo espacio para esta escapatoria, que pasará a ser toda de grava. Desde el punto de frenada, se ampliará 20 metros», reza el comunicado que ha emitido el Circuit de Barcelona-Catalunya.

El trazado de MotoGP tendrá el próximo año 4.627 metros, porque con la nueva configuración de la pista para el 2018 se seguirá utilizando la distribución de la Fórmula 1 en la curva CaixaBank, la misma que MotoGP usó en 2016 y 2017. No se volverá a la configuración antigua en ese punto. Por tanto, la antigua curva 12, que volverá a usarse en cuanto se amplíe la escapatoria y se retrasen las gradas, pasará a ser la curva 13.

También se reasfaltará por completo el circuito para que se lleve a cabo la homologación. Las obras y el reasfaltado se harán durante el mes de enero de 2018, mientras que el desmontaje de las gradas se realizará durante las últimas semanas de diciembre.

Así quedará el trazado para MotoGP con esta reforma: