«Es algo que nos deja a todos un poco acojonados», dice Joan Mir

Los pilotos de MotoGP reconocen la preocupación por un posible contagio por Covid-19, como le ha ocurrido a Valentino Rossi. Peor ha sido para Tony Arbolino, aspirante al título de Moto3, que no podrá correr por guardar cuarentena tras compartir avión con un caso positivo. «Si queremos correr no podemos hacer ni celebraciones de cumpleaños ni ir a fiestas privadas ni nada de nada, porque es muy fácil coger el Covid», comenta Pol Espargaró.


De nuevo el Covid-19 tiene influencia en el Mundial de MotoGP. Pese al fantástico trabajo de contención y prevención por parte de Dorna para llevar adelante el campeonato con las mayores medidas de seguridad posibles, inevitablemente el virus también ha acabado llegando al campeonato.

El paddock se ha reducido bastante durante la temporada, con aproximadamente un límite de 1.400 personas, sin invitados, sin apenas prensa y sólo formado por los pilotos, el personal indispensable de los equipos, organización y televisiones con los derechos de emisión del campeonato. Cada miembro del paddock debe acreditar una PCR reciente con resultado negativo para acceder al Gran Premio o, de lo contrario, se tienen que quedar fuera de la burbuja.

Este estricto y sólido protocolo ha permitido que el Mundial se pudiera desarrollar sin apenas sobresaltos en estos tres meses de competición, pero a lo largo de este tiempo han sido ya varios los casos de Covid-19 de miembros del paddock: desde un operario de televisión que tuvo que ser aislado en Brno, pasando por varios mecánicos que no pudieron estar en algunos Grandes Premios, hasta seis ingenieros de Yamaha que tuvieron que quedarse 'teletrabajando' en Andorra durante el pasado GP de Francia.

Pero los pilotos también se han visto salpicados por la pandemia: Jorge Martín dio positivo y se perdió los Grandes Premios de San Marino y de la Emilia Romagna, Valentino Rossi ha dado positivo y no estará en Aragón y Tony Arbolino tampoco está en MotorLand pese a haber dado negativo; en su caso, está confinado durante 10 días por haber coincidido en un avión con un caso de positivo en Covid.

Los casos de Rossi (todo apunta a que tuvo el contagio en una fiesta de cumpleaños, en la que también se contagió su amigo Uccio) y de Arbolino han puesto en alerta de nuevo al paddock de MotoGP. Sobre todo a los pilotos, que son conscientes de que perderse una o más carreras por Covid-19 les puede costar sus opciones de título, como ha pasado con Arbolino y Martín.

Esto opinan los pilotos sobre lo ocurrido:

Pol Espargaró


Pol considera que se paga muy caro el hecho de coger el Covid-19 y cree que, aun cumpliendo con todas las precauciones, puede darse el caso: «Quien ha pagado más por esto es la persona que se ha contagiado de Covid, porque no puede correr. Es un castigo muy duro; por ejemplo, en el caso de Valentino, se va a perder dos carreras y el campeonato se ha terminado para él por perderse dos carreras de las cinco que quedan. Lo va a pagar demasiado. Todos somos responsables de nuestros propios actos. Cuando llego a casa, estoy con mi mujer y con mi hija. Si mi mujer lo coge yendo a comprar o algo así, no puedes hacer nada. Nos lavamos las manos 30 veces al día, usamos las mascarillas FFP2 para no coger el Covid, pero a veces es inevitable. En mi caso, hago todo lo posible para no cogerlo, pero no vives solo y la gente que tienes alrededor puede cogerlo y te lo puede contagiar. A veces es inevitable».

Eso sí, el piloto de KTM ha sido bastante tajante con la responsabilidad que han de tener los pilotos para asumir los menos riesgos posibles, evitando celebraciones como la que pudo ser la causante del contagio de Rossi: «Cada uno tiene la responsabilidad cuando vuelve a casa, de ser conscientes de que lo pueden coger y de extremar las medidas, más que nunca. Si queremos correr no podemos hacer ni celebraciones de cumpleaños ni ir a fiestas privadas ni nada de nada, porque es muy fácil coger el Covid. Las cosas en Italia no están muy bien, al igual que en España. Se puede pagar muy caro coger el Covid; para nosotros, no correr es lo peor que nos pueden hacer y, por lo tanto, hay que extremar las medidas, llevar las mascarillas adecuadas y lavarnos las manos. Yo cuando voy a casa no hago reuniones con amigos ni hago fiestas, ni salgo a restaurantes, porque es peligroso. Nada más que estoy con mi familia, que también lo podría coger, pero tengo mucho cuidado cuando estoy con ellos», zanja Pol.

Joan Mir


Joan Mir intenta extremar las precauciones y cree que, en su caso, no habrá problema para pasar unos días de descanso en casa entre carrera y carrera en Aragón: «Es una situación muy complicada. Parece que tomes la decisión que tomes, igual nunca vas a acertar. Siempre hay riesgo de cogerlo. En mi caso vivo en Andorra ahora mismo y sólo tengo que hacer tres horas y media con el coche, así que no veo ningún peligro en volver a casa unos días si mi pareja, que es con quien vivo actualmente, se hace una PCR antes y ella también está libre de coronavirus. No veo un problema en esto».

No obstante, el mallorquín reconoce que ver casos de otros pilotos ponen aún más en alerta: «Cuando ves que un piloto como Valentino da positivo, es algo que nos deja a todos un poco acojonados. Te hace plantearte estar un poco más alerta de lo que ya estás, porque es complicado. Siempre lo puedes coger, la cosa es minimizar los riesgos que haya».

Álex Márquez


«Tres pilotos han estado afectados, pero ha habido mucha más gente, como mecánicos e ingenieros. Es algo a lo que estamos expuestos. En el caso de Valentino, si das positivo te tienes que quedar en casa, no queda otra. Lo de Arbolino no sé realmente la historia y por qué se tiene que perder el GP sí o sí cuando ha dado negativo. Eso no lo sé y supongo que en la Safety Commission hablaremos de ello, porque era algo que no sabía. No sé si era alguien que viajaba con él o un pasajero normal, eso no lo sé y por eso no puedo opinar. Pero estamos expuestos a ello y puede marcar un poco, porque al final Valentino está muy en contacto con todos los pilotos de la Academy, así que hay ese miedo de 'y ahora, ¿quién está infectado aquí dentro y quién no?'. Al final los pilotos estamos en contacto con mucha gente, con muchos periodistas, y es peligroso. Es muy fácil coger el virus».

Álex Rins


«Está claro que se están dando casos en todo el mundo. El segundo brote ha llegado antes de lo que nos esperábamos y está cogiendo fuerza. Es una verdadera lástima; tanto Arbolino, que tenía opciones para el Mundial, como Valentino, que está viendo desde casa que las Yamaha están ahí. Desde luego que no ha sido queriendo. Supongo que llevarían mascarilla, tomando las precauciones de seguridad y todos, pero viene como viene».

Al de Suzuki le sorprendía lo ocurrido por Arbolino, que no podrá correr en Aragón por tener que pasar aislamiento tras compartir avión con un positivo en Covid: «Es que ojo, eh... Iremos en coche a los Grandes Premios, a la vieja usanza», remataba dando el toque de humor.

Maverick Viñales


«Tenemos que prestar mucha atención y tomar los menos riesgos posibles, visitar a la menor gente posible y cuando vuelves a casa, que todos se hayan hecho un test Covid. Tenemos que prestar la máxima atención con las carreras que vienen ahora, porque el Covid te puede hacer perderte dos carreras y eso es un desastre pensando en el campeonato».

En Yamaha se vieron afectados seis ingenieros antes de Le Mans, y ahora Rossi: «Sobre lo de Rossi, no lo sé, porque al final lo puedes coger en cualquier sitio, hasta yendo a la compra. Al final es más una lotería; hay que estar atentos, minimizar el riesgo de ver a alguien, a un amigo o personas que no están tan atentos a poder contagiarse del Covid. Creo que esa es la clave».

Andrea Dovizioso


«Creo que la situación es difícil para todos, hay gente que tiene más cuidado y gente que menos. En mi opinión es bueno estar preocupado y hacer lo máximo, pero nadie lo tiene bajo control y nadie tiene muy clara la situación. Intento vivir de manera relajada esto, porque no creo que tengamos el poder de poder controlarlo. Creo que hay que vivir de manera normal, pero es difícil cuando viajas y cuando trabajas con mucha gente, porque no controlas a los demás. Todos tratamos de seguir las reglas, y es bueno, aunque creo que es casi imposible controlarlo. Estoy más relajado que mucha gente porque no creo que podemos controlarlo».

Deja un comentario

Volver a la home