El australiano la compró en 2013

Después de tres años viviendo en una lujosa mansión en Sanctuary Cove valorada en 4.5 millones de dólares, Casey Stoner la ha puesto a la venta.



Desde que Casey Stoner decidió colgar el mono al término de la temporada 2012, el piloto australiano comenzó una nueva y lujosa vida fuera de los circuitos. Sólo unos meses después de retirarse, el bicampeón de MotoGP compró una mansión en Sanctuary Cove por un precio de 4.25 millones de dólares, una lujosa vivienda en la que Stoner y su familia han pasado ya más de tres años, pero que el actual probador de Ducati ha decidido poner en venta.

La casa, de más de 1100 metros cuadrados, cuenta con todo lujo de detalles: cinco habitaciones -cada una con baño privado-, tres salas de estar, una oficina, un bar, una sala de cine, piscina y dos zonas de ocio en el exterior. Por si fuera poco, tiene un garaje con capacidad para 10 coches y con ascensor.

Stoner le ha puesto el cartel de “Se vende” a esta maravillosa casa y parece que ya busca una nueva propiedad en Queensland, un lugar perfecto para seguir disfrutando de una vida tranquila alejado de las carreras, salvo contadas presencias en el paddock de MotoGP y en los circuitos en los que realiza test con Ducati.