El australiano vuelve por sus fueros en su test con Ducati

Como suele ser habitual, Casey Stoner rodó a un gran ritmo en el test que empezó ayer junto a Ducati en Valencia. El australiano se quedó a siete décimas del récord del circuito en carrera y también sufrió una leve caída.



Ayer os informábamos de la presencia de Casey Stoner en el Circuit Ricardo Tormo de Valencia para dar el pistoletazo de salida a los test privados que Ducati está llevando a cabo en el escenario de la última cita de la temporada, a la que posiblemente Andrea Dovizioso llegue con opciones de luchar por el título de MotoGP 2017.

Es por ello que la marca italiana ha querido preparar a conciencia el final de temporada para ayudar a Andrea Dovizioso y ha sacado el as que tiene bajo la manga, un probador de lujo como Casey Stoner, algo que ninguna otra marca de MotoGP puede igualar. Los de Borgo Panigale han programado tres días de pruebas en Valencia, dos con Casey Stoner -lunes y miércoles- y una con Michele Pirro -martes-.

Ayer se pudo ver al australiano volviendo a rodar en el trazado de Cheste, donde volvió a demostrar una vez más que atesora un talento increíble y que sigue siendo rápido pese a su inactividad. Hacía cuatro meses que no se subía a la Ducati Desmosedici GP17, algo que no fue un impedimento para marcar un tiempo de 1:31.89, según revela el portal italiano GPone.com, que recoge que rodó más rápido que los dos pilotos de Aprilia. Ese registro le deja a siete décimas del récord del circuito en carrera, marcado el año pasado por Jorge Lorenzo –1:31.171-, aunque algo más lejos de la estratosférica pole que el piloto mallorquín hizo la temporada pasada -1:29.401-. Si tuviéramos en cuenta la vuelta rápida de cada piloto en la carrera de MotoGP 2016 en Valencia, Stoner hubiera sido el décimo en ese apartado, algo a tener en cuenta con un piloto que no compite en la categoría desde 2012 y que no se subía a una MotoGP desde el mes de mayo.

Sea como fuere, tanto la mejor vuelta de Stoner como el ritmo que mostró fueron bastante rápidos, y las conclusiones que saque el piloto australiano serán muy importante para terminar de afinar el desarrollo de la GP17 hasta final de temporada y de cara a la última carrera del año. El bicampeón de MotoGP rodó tanto con el neumático blando como con el medio, recabando datos para la cita que se disputará del 10 al 12 de noviembre.

La nota negativa, según revela también GPone, fue una caída en la curva 10, pero sin consecuencias para el piloto australiano, que demuestra que se toma muy en serio estos test. En ellos coincidió con el Marc VDS y con Aprilia. El miércoles, segunda y última jornada en la que ruede Stoner en Valencia, habrá que estar atentos nuevamente a su rendimiento.