Solución a un problema del Brexit

Los ciudadanos ya podrán realizar el canje del carnet de conducir después del reconocimiento entre las autoridades de España y Reino Unido, una de las consecuencias indeseadas que trajo el Brexit.


Con la materialización del Brexit, quedaban muchas cosas pendientes, entre las que estaban los posibles canjes de los permisos de conducir entre Reino Unido y los países de la Unión Europea. Desde la salida de la UE, se habían aplicado algunas prórrogas del reconocimiento recíproco y el canje de los carnet de conducir, pero desde el año 2022, el ciudadano que quería obtener el permiso local como residente, debía realizar los exámenes correspondientes.

El gobierno ha llevado al Consejo de Ministros el acuerdo alcanzado entre España y Reino Unido para aprobar el reconocimiento y canje de los permisos de conducción así como el intercambio de información sobre infracciones de tráfico en materia de seguridad vial.

A partir de ahora, los titulares de un carnet de conducir válido y en vigor expedido por uno de los dos estados, podrán solicitar el canje de su permiso equivalente donde haya fijado su residencia sin necesidad de realizar ningún requisito adicional de pruebas teóricas o prácticas y de acuerdo a las tablas de equivalencia entre las categorías de permisos de ambos países.

Triumph Street Triple RS 2023 accion2Se pueden canjear todos los permisos o licencias válidos de los actuales residentes expedidos con anterioridad a su entrada en vigor, mientras que para los permisos expedidos con posterioridad a dicha entrada en vigor será requisito indispensable para acceder al canje que los permisos hayan sido expedidos en el país donde el solicitante tuviera su residencia legal.

Una de las consecuencias es que los ciudadanos británicos residentes en España que no habían realizado el reconocimiento de su permiso de conducir antes del Brexit, ni en las sucesivas prórrogas otorgadas, podrán hacerlo a partir del jueves 16 de marzo.

Además, se ha habilitado un periodo de 6 meses durante los cuales los ciudadanos británicos pueden todavía circular con su permiso original mientras realizan el canje.

En lo que a las infracciones se refiere, ambos países se comprometen a compartir información sobre los datos de los vehículos y sus titulares para investigar lo que afecte a la seguridad vial, especialmente hablamos de exceso de velocidad, no usar el cinturón de seguridad o el casco de moto, no detenerse en un semáforo en rojo, conducir en estado de embriaguez, conducir bajo los efectos de las drogas, circular por un carril prohibido o uso ilegal de teléfonos móviles.