La superbike del año, la Yamaha YZF-R1M, se ha presentado como la rival a batir de la temporada 2015, una moto cargada de tecnología y con una importante herencia de las soluciones desarrolladas en MotoGP. Pero no ha sido hasta que Carmelo Morales se ha puesto a sus mandos que la nueva Yamaha YZF-R1M no ha logrado una victoria internacional.

Fotos: Photoclick Agencia

Yamaha YZF-R1M primera victoria carmelo morales 02Carmelo ha necesitado sólo dos carreras para subir con su nueva Yamaha YZF-R1M hasta lo más alto del podio. Lo ha logrado en la primera cita del nuevo Campeonato de Europa FIM CEV después de dos carreras en las que ha estado peleando por la victoria con el vigente campeón del FIM CEV, el piloto norteamericano Kenny Noyes.

En la primera carrera Carmelo no pudo evitar que Noyes se impusiera en las últimas vueltas, pero con la experiencia adquirida en esta primera prueba el equipo madrileño modificó la puesta a punto de la Yamaha con el objetivo de ofrecer un comportamiento más estable que dio los frutos esperados en una segunda carrera que volvieron a protagonizar los mismo pilotos.

Con este primer puesto Carmelo Morales logra para Yamaha la primera victoria en una competición internacional y lo hace con una moto que utiliza las suspensiones electrónicas que incorpora esta moto en su versión de serie, lo que hace que este éxito adquiera aún más valor. La firma nipona está muy interesada en evolucionar sus nuevas suspensiones electrónicas y la mejor manera de hacerlo es en competición, pero en muy pocos campeonatos se permite este sistema y por este motivo Carmelo Morales y el Team Yamaha LaGlisse se convierten esta temporada en un referente para la casa nipona.