Ya están a la venta en España

Las motos eléctricas CAKE llegan a España, modelos ligeros compatibles con los carnet AM, A1 y de coche, es decir que habrá opciones homologadas como ciclomotor y motos 125. Descubre estas innovadoras, ligeras y vanguardistas propuestas escandinavas que ya son realidad en nuestro país.


Cake es una empresa sueca de motos eléctricas. Hace ya tres años oímos hablar de este interesante proyecto escandinavo que ahora se lanza al mercado español. La compañía se dedica a diseñar y fabricar motos eléctricas ligeras con el objetivo de ofrecer productos de alta calidad, sostenibles y de altas prestaciones.

Se caracterizan por sus diseños minimalistas y vanguardistas pensando siempre en la funcionalidad y en una versatilidad nunca antes vista. De hecho, el modelo Ösa se puede configurar hasta en 1000 posibilidades diferentes. Se puede adaptar a las necesidades de un surfista o un esquiador, pero también para el reparto de comida a domicilio sin que ésta pierda temperatura o para el carpintero que puede utilizar sus herramientas utilizando la moto no sólo como transporte sino como fuente de energía.

Otra de las características más destacadas de la marca sueca es la ligereza de sus motos, lo que las hace más divertidas y fáciles de conducir, unas sensaciones acentuadas por el silencio de su motor. Su simplicidad es una de sus virtudes, ya que tiene una construcción modular como si fuese un juego de LEGO, pero es el resultado de un complejo estudio tecnológico para conseguir la mayor pureza de líneas, la máxima ligereza posible, una gran durabilidad y una excelente relación autonomía/prestaciones. Esto se traduce en motos de unos 70-75 kg de peso con baterías de hasta 3 horas de uso (más de 100 km de recorrido) y una velocidad máxima que supera los 100 km/h.

A esto le podemos añadir la potencia entregada de manera progresiva, pero firme, una entrega que se puede regular la potencia y su autonomía en tres niveles además de la retención del motor al dejar de acelerar. Y decimos adiós a gastos de mantenimiento, más allá de los neumáticos, engrase de cadena, revisión de frenos y suspensiones. Además, la carga de su batería en toma doméstica necesita entre 2 y 3 horas para alcanzar el 80% y el 100%, respectivamente.

Las motos eléctricas presentadas por CAKE, que serán distribuidas en España por Sociedad Aeronáutica AB y se podrán financiar con la empresa Cetelem, tendrán versiones diferentes que se pueden conducir con los carnet de moto AM (ciclomotor) y A1 además del carnet de coche (como motos 125). El catálogo se vertebra en tres familias y con los siguientes modelos:

  • Serie Freeride: Moto todoterreno para disfrutar del campo y el off-road. Dispone de componentes de bici de descenso DH, bajo peso y una manejabilidad hasta hora desconocida. 3 modos de conducción (Excel, con autonomía de 1 hora; Excite de 2 horas y Explore, con hasta 3 horas) y cuatro niveles de retención. Los diferentes modelos:
    • Kalk OR: La versión de mayores prestaciones, con mejor relación peso-potencia, con: 69 kg (52 kg de la moto + 17 kg de la batería), motor de 11 kW (unos 15 cv) con 280 Nm de par máximo y una autonomía de 3 horas con su batería de 2,6 kWh y una velocidad máxima de 90 km/h. Las suspensiones son Öhlins. Precio: 13.000 euros.
    • Kalk&: Versión matriculable derivada de la OR, con una potente iluminación LED y todos los elementos para moverse por la ciudad. Mantiene la amortiguación Öhlins específicamente para CAKE. Pesa 79 kg, tiene un motor de 10 kW (cerca de 15 cv) con 280 Nm de par máximo y una autonomía de hasta 83 km con batería de 2,6 kWh y una velocidad máxima superior a los 90 km/h. Precio: 14.000 euros.
    • Kalk INK: Misma tecnología y propulsión que la OR, pero con unas ruedas no tan livianas, prescinde de las bieletas y su amortiguación no resulta tan elaborada. Pesa 77 kg, tiene un motor de 11 kW con 280 Nm de par máximo y una autonomía de hasta 3 horas con su batería de 2,6 kWh y una velocidad máxima superior a los 90 km/h. Precio: 9.500 euros.
    • Kalk INK&: Versión matriculable de la Kalk INK, con 83 kg de peso, un motor de 10 kW con 252 Nm de par máximo, autonomía de hasta 83 km con su batería de 2,6 kWh, una velocidad máxima superior a los 100 km/h y un precio de 10.500 euros.
  • Serie Race: Moto eléctrica más cercana al enduro puro para ofrecer la máxima diversión. Destinadas a zonas privadas o circuito (no matriculables)
    • Kalk OR Race: Tope de gama de CAKE. Suspensiones firmadas por Öhlins, 75 kg (58 kg de la moto + 17 kg de la batería), motor de 11 kW con 280 Nm de par máximo y una autonomía de 3 horas con su batería de 2,6 kWh por 13.000 euros.
    • Kalk INK Race: Con 78 kg (61 kg de la moto + 17 kg de la batería), un motor de 11 kW con 252 Nm de par máximo y una autonomía de 3 horas con su batería de 2,6 kWh por 10.500 euros.
  • Explore & Commute. Aquí están los modelos Ösa, que disponen de nada menos que 1000 accesorios capaces de adaptarse a cualquier persona o a cualquier actividad. Cuenta con un gran travesaño longitudinal de color gris que configura una moto completamente modular. Así, puede adquirir un carácter urbano o lúdico convirtiéndose también en una improvisada fuente de energía gracias a las múltiples tomas de corriente de su batería. Además, se puede rodar por asfalto o fuera de él.
    • Ösa+: Versión más alta de la gama, con la posibilidad de elegir entre una batería de 2,6 ó 1,5 kWh, un motor de 10 kW con 151 Nm de par máximo, una velocidad máxima superior a los 90 km/h, una autonomía de 84 km, un peso de 72 kg y un precio desde 8.500 euros.
    • Ösa Lite: Matriculada como ciclomotor, con una velocidad máxima limitada a 45 km/h. Pesa 70 kg, baterías de 2,6 ó 1,5 kWh, tiene un motor de 4 kW (unos 5 cv) con 42 Nm de par máximo y una autonomía de hasta 92 km. Desde 6.500 euros.

Cake llega con una serie de alianzas estratégicas muy interesantes. En primer lugar, Cake compartirá espacio de exposición con Polestar, la división premium de coches eléctricos de Volvo, aún por venir a España. Con Northvolt se han sentado las bases para el desarrollo de una nueva era de baterías de alto rendimiento para sus motos y muy ecológicas. En el caso de Dometic, se ha desarrollado para la Ösa un cajón de transporte de comida a domicilio para alimentar de energía desde la propia batería de la moto y así no perder la temperatura por el camino (calentando o enfriando).

Más información: https://ridecake.com/en/

Deja una respuesta

Volver a la home