Cake Kalk, mezcla de moto eléctrica y MTB

Cake Kalk es el nombre de una moto eléctrica con un vanguardista diseño, realizada en Suecia y destinada a los amantes del enduro y el off-road.


De momento, tienen prevista la fabricación de sólo 50 unidades de la Cake Kalk, esta moto eléctrica todoterreno que nos ha llamado la atención sobremanera. Se trata de un proyecto nacido en Suecia y con una especial atención por el diseño vanguardista. La Kalk es una moto de enduro completamente eléctrica diseñada para la aventura. El objetivo de la empresa es «contribuir al cambio a que todos los vehículos sean eléctricos, algo que creemos ocurrirá en una década, con la ambición de acelerar la transición hacia una sociedad libre de combustión», afirma Stefan Ytterborn, fundador y director de Cake.

El proyecto ha partido totalmente de cero y pensando en la simplificación. Por eso, se ha eliminado el embrague y se han añadido tres modos de conducción además de ajustar el freno-motor y la recuperación de energía. Se ha puesto especial hincapié en la ligereza del conjunto y el silencio de su funcionamiento sin perjudicar a su rendimiento.

El nombre de ‘Kalk’ proviene de la palabra sueca que denomina a la piedra caliza, uno de los elementos más importantes de los que está compuesta la isla de Gotland ubicada en el mar Báltico de Suecia, un lugar con un paisaje único y que ha servido también para los test de esta moto eléctrica y que parece que ha servido de inspiración.

El motor IPM es fabricado en Europa y con una configuración para este modelo en concreto. Rinde 15 Kw (unos 20 cv) de potencia y 42 Nm de par alimentado por una batería de 51,8 volt y 50 Ah, todo ello gestionado por un software propio. Sólo pesa 70 kg por lo que es una mezcla perfecta de la ligereza de una mountain-bike y la capacidad de una moto. De hecho, cuenta con los componentes puramente esenciales y éstos son de gran calidad, como las suspensiones desarrolladas específicamente por Öhlins (horquilla invertida TTX ajustable de 38 mm). Promete velocidades punta de unos 80 km/h, la misma cifra en kilómetros para su autonomía máxima. El chasis es de aluminio mecanizado y soldado, mismo material que el basculante, mientras que para otras piezas se ha utilizado fibra de carbono. Los frenos son tan potentes como los de una moto, con pinza de cuatro pistones y disco de 220 mm.

Ya se pueden hacer los pedidos de la Cake Kalk, una moto eléctrica de enduro que se empezará a distribuir a sus clientes previsiblemente en el mes de junio y de la que cada unidad irá firmada y numerada para remarcar su exclusividad. No en vano, su precio es de 14.000 €.

Fotos de acción de la Cake Kalk

Vídeo de la Cake Kalk