La refundada Bultaco, en problemas

Bultaco, la firma renacida en 2015 dedicada a motos eléctricas, ha entrado en concurso de acreedores. La marca, con sede en Madrid y fábrica en Montmeló, necesita financiación y renegociar la deuda con los bancos y otras entidades.


Bultaco está en problemas. La refundada marca española, ahora dedicada a las motos eléctricas, ha presentado concurso de acreedores con unas deudas que ascienden a 11 millones de euros. La marca, en manos de MMI Investments (60% de accionistas particulares con Antonio Baena en cabeza y el 40% del fondo de inversiones Black Toro), se fundó en 2015 tras adquirir a la familia Bultó la licencia de uso de para fabricar y distribuir motos bajo la marca Bultaco.

Ya el pasado mes 37 empleados de la planta de Montmeló sufrieron un expediente de regulación temporal de empleo, según indica La Vanguardia. El mismo periódico recoge las intenciones de Bultaco de continuar con el proyecto y se está intentando llegar a un acuerdo con los acreedores, entre los que están varios bancos (Santander, Bankia, CaixaBank, Bankinter, Sabadell, Liberbank y Targobank) con los que se refinanció a finales del año pasado extendiendo estos efectos a Evo Banco. Otras entidades como Avalmadrid (Ayuntamiento de Madrid), y el Institut Català de Finances (ICF) también están en la lista de acreedores.

Bultaco_BrincoTras quedarse sin liquidez, la empresa se ha visto asfixiada y se ha visto obligada a cesar su producción y a presentar el concurso de acreedores. Esta situación se podría revertir con la llegada de una inversión de 50 millones de euros.

En el seno de la empresa han surgido diferencias, ya que los socios no querían poner más dinero ni ceder la mayoría accionarial a Black Toro, que sí querían, además de integrar al grupo Torrot GasGas para aprovechar sinergias de economía de escala. Esta situación ha provocado un bloqueo interno.

Las esperanzas están puestas en las conversaciones por buen cauce que se están llevando con la banca.

La ‘nueva’ Bultaco está presente en 29 países con 136 puntos de venta y hay «700 pedidos en firme y un plan industrial atractivo», afirman desde la marca española. En 2017, Bultaco Motors vendió 1.250 unidades de la Bultaco Brinco y la Bultaco Albero facturando más de 4 millones de euros, muy lejos de los objetivos del plan estratégico inicial de la empresa en 2010. La empresa se presentó el 17 de mayo de 2014 (haciéndolo coincidir con el nacimiento de Paco Bultó) después de que la firma cerrara su actividad en 1983.

Con el concurso de acreedores activo, se abre una nueva etapa para Bultaco, que esperemos que redefina el proyecto hacia mejores resultados.