¿Para qué quieres más?

Exacto. Para qué quieres más. Tienes una moto que va bien en todo, de precio contenido, buenos componentes y un indudable atractivo. Además, está pensada para el carnet A2. La nueva Brixton Crossfire 500 nos ha sorprendido para bien y nos hace colocarla en los primeros puestos del ranking de motos que sí nos compraríamos.


En 5 tweets

  • Diseño muy atractivo y original.
  • Componentes de primeras marcas (Kayaba, JJUAN, Pirelli, Bosch).
  • 47 caballos que dan mucho juego y te permiten pilotarla con el carnet A2.
  • Cómoda y manejable para ciudad y escapadas
  • Conoce todos los detalles de la ficha técnica de la Brixton Crossfire 500 aquí.

El abanico de motos para el carnet A2 que hay en el mercado es apabullante. La elección no es nada fácil porque hay “bueno, bonito y barato”. Pero si estás pensando en algo con estética café racer, heritage, retro o como lo quieras llamar, ahí las opciones se reducen. Pero si afinas más y lo que quieres es una moto de diseño exclusivo y arriesgado, ahí prácticamente nos quedan un puñado de modelos de marcada personalidad. Es concretamente ahí donde la marca austriaca Brixton busca posicionarse con su nuevo modelo Crossfire 500, que es el de mayor cilindrada y mayor nivel de equipamiento de la casa.

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Diseño.
  • Buenos componentes.
  • Motor divertido.
  • Precio respecto a la competencia.
  • Ralentí alto.
  • Asiento pasajero.

Rivales y precio de la Brixton Crossfire 500

En liza en el mercado encontramos, para empezar, a su propia hermana con estética off-road, la Brixton Crossfire 500 X.

Pero realmente sus principales competidoras son las neoretro Husqvarna Svartpilen 401 y Husqvarna Vitpilen 401, de menor cilindrada pero con estética y equipamiento de primera. Algo más diferente es la Benelli Leoncino 500, con motor similar y mismo precio; y por arriba tenemos las Ducati Scrambler Hashtag y Seventy2.

 

Ver más

Características de la Brixton Crossfire 500

Cuando te subes por primera vez a una moto de una marca con poca historia en su haber y cuya primera moto grande acaba de salir al mercado… tienes tus dudas y, sobre todo, prejuicios. Pero es un error. Hay que hacerlo con la mente limpia y los sentidos abiertos. Hay que dejarse sorprender para bien o para mal.

Brixton nos propone la nueva Crossfire 500, una naked neoretro que te entra por los ojos. Tiene unas líneas muy perfectas y parece recién sacada de un taller de preparaciones exclusivo. Pero no es así, es una moto de serie que puedes comprarte por casi 6.000 euros.

Llama la atención por sus formas. Por ejemplo, el depósito hay que mirarlo de cerca porque merece la pena. Su forma de X, emblema de la marca, es algo totalmente nuevo y que a mí personalmente me ha gustado mucho, por su estética y también por su ergonomía, ya que te recoge las rodillas muy bien. El asiento, la integración los sistemas de alumbrado y freno, los intermitentes, la matrícula baja… todo es armonioso. Chapó para el equipo de diseño.

Pero de nada serviría si luego la moto no está a la altura a nivel dinámico. Para ello han contado con buenos materiales como horquilla invertida Kayaba ajustable, ABS Bosch, frenos JJuan con pinzas radiales, manetas regulables y neumáticos Pirelli Angel ST y un chasis de diamante propio. Componentes que sacan pecho a la hora de darle gas a su motor de casi 48 CV. Un propulsor bicilíndrico en paralelo desarrollado por Brixton y fabricado en Asia, que también sorprende por su suavidad y prestaciones. Además, es compatible con el carnet A2.

Su instrumentación es minimalista. Una esfera bien definida y con buena visibilidad excepto si le pega el sol desde arriba. Echamos de menos el ordenador de a bordo.

Ver más

Prueba: Cómo va la Brixton Crossfire 500

Pues sinceramente va sorprendentemente bien. No es una moto que destaque por nada en concreto pero que va pasando con buena nota cada punto de nuestras exigentes pruebas.

Primero en comodidad. Es una moto muy confortable y cuya postura no fatiga nada. Siendo rival de la Husqvarna Vitpilen 401 podemos afirmar que es bastante más cómoda. Es una 500 de dimensiones considerables y vas muy amplio sobre ella, no así el pasajero que padecerá las consecuencias del diseño de su corto asiento. Pero lo bueno de las motos pensadas para el carnet A2 es que todo en ellas está concebido para sacar el máximo rendimiento a sus componentes y no es una moto grande capada. Están diseñadas para un motor de 47 caballos y todo va en consonancia. Eso es positivo.

El propulsor es alegre y suave. Recuerda a los japoneses por su configuración. Sus 6 velocidades están bien escalonadas y te permiten circular por ciudad con soltura yendo bajo de vueltas, estirarlas con gracia haciendo curvas y superar los 160 km/h en autopista. Con esto quiero decir que es un motor muy solvente que, sin llegar a ser apasionante, sí que puede aportarte buenas sensaciones. Además, los consumos son realmente bajos, un poco por encima de los 4 litros a los 100 km.  En el departamento de pruebas aseguran haberlo sometido a muchísimas horas y km de test para garantizar la máxima fiabilidad.

Con la parte ciclo pasa lo mismo. Es efectiva y precisa. Las suspensiones KYB funcionan correctamente y, aunque el amortiguador trasero peca de tener un rebote demasiado duro, leen muy bien es asfalto, combinado perfectamente con los Pirelli Angel ST, sin duda un valor seguro para una moto de este calado. Se calientan rápido y son polivalentes en casi cualquier condición. Durante la prueba rodamos muchos km en lluvia y no defraudaron, sobre todo en combinación con los frenos JJUAN y el sistema de ABS Bosch, que te ofrecen un plus de seguridad con asfaltos deslizantes. El que tenga de serie manetas regulables también es un extra poco común en motos bajo coste y te hace más fácil el día a día.

El chasis de acero es noble y cumple a rodando a buen ritmo. Eso sí, las estriberas en zonas muy reviradas tocan pronto y creemos que podría tumbar más sin problemas, pero la marca ha preferido ser cauta en este aspecto ya que no es una moto para ir al límite.

Ver más

Conclusión y opiniones de la Brixton Crossfire 500

En definitiva, nos encontramos con una naked de lo más atractiva en todos los aspectos. Una moto que no pasa inadvertida por la calle y que a su vez te ofrece magníficas sensaciones a los mandos.

Si eres de los que compra motos lógicas pero a su vez no quiere renunciar al aliciente de tener una máquina con toques exclusivos tal vez esta Brixton Crossfire 500 sea tu moto.

 

 

Galería de fotos: Brixton Crossfire 500

Acción

Detalles

Colores

Vídeo oficial Brixton Crossfire 500

 

 

Deja una respuesta

Volver a la home