Brian Uriarte es la gran apuesta de Hawkers en el mundo de las carreras

Con sólo 8 años, Brian Uriarte ya ha empezado a demostrar el talento innato que atesora y se ha posicionado como una de las mayores promesas de futuro. Su proyección no ha pasado ni mucho menos desapercibida para Hawkers, una empresa que quiere apoyar a jóvenes talentos del mundo del motociclismo desde sus inicios con el objetivo de llegar al Campeonato del Mundo.



El camino de los Marc Márquez, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa, Maverick Viñales, Pol Espargaró y compañía arrancó muy temprano y ha sembrado de éxitos el palmarés del motociclismo español, que en los últimos años se ha convertido en la gran referencia a nivel mundial en lo que a la velocidad se refiere.

Con tantos y tan buenos precedentes, son muchos los niños que quieren seguir los pasos de sus ídolos. Algunos ya lo hacen en las grandes antesalas al Campeonato del Mundo y otros, como es el caso de Brian Uriarte, empiezan a hacerlo desde muy pequeños. Este jovencísimo piloto de tan sólo 8 años ha empezado a deslumbrar a una velocidad de vértigo, postulándose como una de esas brillantes y múltiples promesas que surgen en nuestro motociclismo.

Brian, de Santander, es un auténtico todoterreno. Pese a que está enfocando su carrera deportiva hacia el mundo de la velocidad, no se le resiste ni una de las disciplinas que practica, siendo también un piloto muy rápido tanto en Motocross como Dirt Track. Tanto es así, que hace sólo unos días se hizo con el triunfo en el Superprestigio Dirt Track en la categoría junior.

Su padre, José Luis, quien hace unos años hiciera sus pinitos como piloto, ha sido el encargado de inculcarle la afición a Brian. Con mucho sacrificio y volcándose en la pasión de su hijo, han conseguido cubrir con excelentes resultados los primeros pasos de este pequeño que está destacando en todas las disciplinas.

Acostumbrado a competir contra niños 2 o 3 años más mayores, un factor diferencial a esas edades, y llegando desde Cantabria, un lugar donde la cultura por el motociclismo es bastante más escasa que en otras comunidades como Cataluña o la Comunidad Valenciana; Brian ya está dejando su sello a pesar de su corta edad. Ha sido subcampeón de Cataluña en la categoría Promo 2 -motos de 110cc y 4 tiempos- tras Pol Sola, ha ganado una carrera del Campeonato de España de Minivelocidad y también ha acabado segundo en la Copa Rodi de Dirt Track tras Max Sánchez, sobrino y pupilo de Carmelo Morales.

De cara a 2017 ampliará sus horizontes hacia el Campeonato de España de Minivelocidad, arrancando también sus entrenamientos en circuitos grandes de cara al futuro. Brian ya empieza a mostrar su desparpajo también con las entrevistas, haciendo un balance del que ha sido un año muy positivo para él: «La temporada ha ido bastante bien en Motocross, al igual que en Velocidad y Dirt Track, donde hemos estado peleando por el título. El año que viene igual es un poco complicado, pero también lo afronto con muchas ganas». Sobre su referente, tiene claro quién y por qué: «Márquez, sobre todo. Me gusta mucho su estilo». Viendo a Uriarte pilotando ya con el codo por el suelo parece evidente en quién se fija…

 

Punta de lanza del proyecto Hawkers

Desde la empresa española Hawkers, cuyo crecimiento ha sido abismal en los últimos años, siguen apostando fuerte en diferentes ámbitos. Uno de ellos es el motociclismo, donde quieren aposentar con contundencia su imagen como ya han conseguido hacer en todos los proyectos en los que han tomado parte.

Hawkers ha comenzado a apostar por jóvenes pilotos con el objetivo de llevarlos lo más lejos posible. Y, evidentemente, ese camino pasa por alcanzar el Campeonato del Mundo. El proyecto de la empresa alicantina dentro del mundo de las carreras empieza a coger color con casos como el de Brian Uriarte, al que han comenzado a patrocinar desde esta temporada y con quien han cerrado un acuerdo para llevar su carrera deportiva a lo más alto.

Poniendo el foco en un piloto muy prometedor, Hawkers quiere ampliar su presencia en el mundo de la moto al mismo tiempo que ayudan a crecer a Uriarte, forjando una unión que promete muchos éxitos a largo plazo. El futuro de este deporte en España sigue siendo muy halagüeño y casos como este así lo demuestran. Por el momento, quédense con el nombre de Brian Uriarte; quién sabe si dentro de unos años, el relevo de los Márquez, Viñales y compañía llega desde Cantabria.