Jueves 8 de mayo de 2008. Salón de la Moto de Barcelona. Stand de BMW.
Había quedado con Juan Luis Fernández de la Llama, por aquel entonces Director de BMW Motorrad España, para conocer personalmente las últimas novedades de la marca y en aquella charla Juan Luis me adelantó que BMW Motorrad había dado un giro radical a su filosofía; querían dejar de ser el Mercedes de las motos para convertirse en un fiel reflejo de dos ruedas de lo que son los coches de la marca.
Siete años después, he tenido la ocasión de probar el mejor ejemplo de este cambio de filosofía.

BMW S 1000 XR 2015

Las S, las R, las GS, las LT, las RT o las GT eran, y en cierta manera siguen siendo, perfectas motos señoriales que emanan mucha más clase que deportividad. Bien es cierto que todas las nuevas versiones de estas BMW han ido adquiriendo desde 2009 tintes más deportivos que alejan a sus motos de aquella etiqueta de aburridos vehículos señoriales, pero no fue hasta la llegada de la revolucionaria S 1000 RR, cuando BMW lanzó un modelo que verdaderamente dejaba atrás ese cliché para convertirse en una perfecta hermana gemela de los coches más “cañeros” de BMW.

La S 1000 RR y sus herederas–la HP4 y la S 1000 R– han lucido una agresividad propia de toda una BMW aunque he de decir que para mí la comparación todavía no se ajustaba exactamente a la realidad, pues tanto la S 1000 RR como la HP4 y la S 1000 R son motos que podrían tener un mejor reflejo en coches 100% deportivos como un Aston Martin Vanquish, un McLaren P1 GTR o un Lamborghini Aventador Roadster más que en un turismo con “mala leche” como son la mayoría de los coches fabricados por la factoría bávara.

BMW S 1000 XR 2015LA M3 DE LAS MOTOS

Pero entonces llegó la S 1000 XR, un modelo que adopta el chasis y el motor de la S 1000 RR sobre los que se ha desarrollado una moto perfectamente compatible con el uso a diario –ya sea en solitario o en compañía– y con una prestaciones que saciarán el apetito de los pilotos más rápidos; dicho de otra forma, una perfecta berlina deportiva con el espíritu del mítico BMW M3.

Con 160 cv a 11.000 rpm y un par máximo de 112 Nm, esta BMW es de aquellas motos que mi añorado César Agüí definiría como «de esas que andan un mínino». Una verdadera moto de raza con suficiente potencia como para colmar los instintos más radicales de los amantes de las deportivas que se niegan a abandonar los semimanillares al no haber un modelo que pueda ofrecerles unas “prestaciones mínimas”. Éstos encontrarán en la nueva S 1000 XR todo lo que buscan en una deportiva pero con un lado amable que la convierte en un modelo único para el que apenas se le encuentra rival en el mercado.

Ducati tiene con su Multistrada 1200 la única rival directa de la S 1000 XR; entre ellas hay una gran diferencia, la configuración de sus propulsores, pero salvo que la italiana monta un bicilíndrico en L y la alemana un cuatro en línea, compiten de forma directa en prestaciones, en filosofía y en un equipamiento tecnológico de primer nivel.

Como decía, hereda el motor de la BMW S 1000 RR o, mejor dicho, utiliza el de la S 1000 R, que ya cuenta con las modificaciones oportunas para ofrecer esos 160 cv a potencia máxima –150 cv en modo Rain– y éste se ha montado sobre un chasis derivado del que usa de la versión naked variando cotas como el ángulo del eje de la dirección, la longitud del basculante o la distancia entre ejes; modificaciones que ofrecen una mayor estabilidad para un modelo que lo agradecerá mucho.

El día de la presentación me las ingenié para escaparme del grupo y, tras hacer algunas fotos extra, empezó lo que para mí fue una verdadera prueba a fondo –express– con la nueva S 1000 XR. Os lo cuento en el próximo número de Motorbike Magazine…

La posición de conducción ha variado mucho respecto a las otras BMW S 1000 siendo ahora mucho más cómoda y perfectamente válida tanto para el día a día como para viajes de largo recorrido que, dicho sea de paso, podrás realizar a la velocidad de la luz.

Salta a la vista que la protección aerodinámica es mejor que la de la RR y la HP4 e infinitamente mejor que la de la S 1000 R; las formas del frontal desvían el aire para ofrecer una zona de confort desconocida –y muy agradable– para los que vengan de motos deportivas, sin llegar a ser demasiado aparatosa como para que la esta XR pudiese parecerse más a una RT que a sus hermanas “radicales”.

Y hablando de carenado, me intriga saber qué aspecto tendría esta nueva trail de BMW si pintásemos del color de la carrocería los plásticos negros que abrazan los radiadores de agua y aceite. Apostaría a que la XR tendría una extraña mezcla entre una deportiva y una moto rutera con una mirada muy agresiva

BMW S 1000 XR 2015ELECTRÓNICA. Un mundo aparte

Como ya vienen siendo habitual en las motos alemanas, la electrónica ofrece un sinfín de posibilidades de las que las más avanzadas e interesantes se ofrecen como accesorios extra que convierten a la XR de tus sueños en algunos miles de euros más cara que el modelo de base, aunque, eso sí, la opción básica ya viene de por sí muy bien equipada.

De serie la S 1000 XR cuenta con los modos de conducción Rain y Road que modulan la respuesta del acelerador en función del modo elegido siendo en el modo Rain una respuesta más dulce y, a su vez, cuenta con una reducción de 10 cv respecto a los 160 cv originales.
También de serie cuenta con ABS y ASC –Control automático de estabilidad–.

El siguiente paso a nivel de ayudas electrónicas son los modos de conducción Dynamic y Dynamic Pro, con los que entran en juego en ABS Pro y el DTC, sistemas que detectan el ángulo de inclinación de la moto y actúan en consecuencia regulando la intervención del control de tracción y la presión sobre los frenos, evitando en este último caso, no sólo caídas sino peligrosas modificaciones de la trayectoria.

Pero esto es sólo un pequeño aperitivo de la larga lista de opciones que ofrece esta alemana como son las suspensiones electrónicas con regulación dinámica, sistema de asistente de cambio PRO –quickshifter–, control de crucero, puños calefactables

Por un precio –recomendado– de 16.950 € tienes disponible desde el uno de junio de 2015 una BMW S 1000 XR con lo básico: ABS, ASC y Modos de conducción Rain y Road.

Si quieres vestir a tu XR con las mejores galas, tienes una lista con más de treinta accesorios a elegir entre software y hardware con la que puedes sumar hasta 9.600 € a la factura final de esta alemana.

Pero para allanarte el camino, BMW tiene preparados el Paquete Dinámico y el Paquete Touring con los que incorporar una serie de interesantes accesorios con un 14% de descuento sobre la tarifa.

Paquete Dinámico - 1.205,22 €Paquete Touring - 1.509,55 €
- DTC- Asistente de cambio PRO- Modos de conducción PRO- Control de crucero- Intermitentes LED- Dynamic ESA- Preparación para navegador- Puños calefactables- Caballete central- Parrilla portaequipajes- Soporte de maletas

BMW S 1000 XR 2015

A favor vs. en contra

LO MEJOR

Prestaciones de moto deportiva. Posición de conducción de moto "humana". Acabados y electrónica.

LO PEOR

Vibraciones a medio régimen. Paquete de extras, ¡lo quiero todo!

Highlights técnicos

Motor4 clindros en línea
Cilindrada999 cc
Potencia160 cv
Par 112 Nm
Peso en marcha228 kg
Precio16.950 €

Fotos, vídeo, precio y ficha técnica.
Descubre la nueva BMW S 1000 XR