Gracias al sistema ConnectedRide, BMW puede hacer que su R 1200 GS conduzca sola.

¡Sorpresa! BMW está trabajando en un sistema de conducción autónoma en para sus motos, un proyecto que está bajo el paraguas de ConnectedRide, que hasta ahora se limitaba a ofrecer un sistema de comunicación moto-piloto que también contaba con conectividad. Pero los alemanes están yendo mucho más allá como podemos ver en este vídeo.

Esta BMW R 1200 GS de conducción autónoma es un proyecto que se está desarrollando para experimentar novedosos sistemas de seguridad dinámica.

El objetivo de este proyecto no es llegar a tener una moto capaz de circular sin piloto –no parece ser algo con mucho sentido–, sino que BMW está trabajando para integrar controles dinámicos que puedan ayudar al piloto a elegir la trazada más segura a la hora de afrontar un obstáculo.

BMW afirma que la responsabilidad de la conducción siempre será del piloto, pero indica que una respuesta rápida por parte del sistema en una situación de emergencia puede ser una gran ayuda en términos de seguridad y también puede lograr una mayor estabilidad en situaciones de conducción críticas.

Este proyecto que está enmarcado dentro de los sistemas ConnectedRide, sigue la filosofía de la visión de futuro a 100 años que BMW expuso con motivo de su centenario con el prototipo BMW Motorrad VisionNex t100, un futuro en el que sus motos podrían ser conducidas sin casco al ser 100% seguras.

Obviamente –y a día de hoy– esto es una utopía pero parece que BMW no se ha quedado en sólo presentar un proyecto ambicioso y está trabajando en ese camino.