El ruido generado por la ambiciosa apuesta de Ducati con su Scrambler ha provocado que otras marcas, como BMW, se lancen a este segmento. Los teutones están preparando su versión, que será un rediseño de la Nine T, con la que buscarán competir frente a sus rivales italianos por el la mejor scrambler del mercado.

Fotos: BMW

En los tiempos modernos que ahora discurren, se antoja inconcebible crear esos modelos de moto que hace unos años fueron la sensación entre los consumidores. Toca reinterpretar el concepto, pero sin perder la esencia que individualiza a estas motos, y ahí el segmento scrambler tiene mucho que aportarnos. Motos con líneas retro, pero adaptadas a nuestros días.

Una idea que ha ido tomado forma en los últimos meses, especialmente con el lanzamiento de una moto en concreto, la Ducati Scrambler. Por lo particular de la máquina, y por el hecho de proceder de la casa de Borgo Panigale, este caso ha causado mucho revuelo en el sector, algo que se ha traducido en un gran éxito de ventas para la firma boloñesa con este modelo.

A tenor de estas circunstancias, sus competidores quieren pillar su parte del pastel, y una de las marcas que quiere darse prisa es BMW. Los alemanes están preparando ya su propia versión, que será un nuevo diseño de la R Nine T, una moto con muy buena acogida, y que se adapta a las mil maravillas a este nicho. El objetivo de la casa alemana, como el de resto de marcas, es aprovecharse del tirón que parecen tener este tipo de motos entre la gente. Como empresa, el objetivo es generar el máximo beneficio.

No descartéis que en los próximos meses conozcamos más detalles de esta nueva BMW, así como futuros proyectos de otras marcas, que en cuanto puedan se lanzarán a la captura del segmento scrambler, un coto que a día de hoy está en manos de Ducati.