BMW trabaja en amplíar la densidad de las baterías eléctricas

La marca alemana BMW está dando golpes de consistencia en el apartado de I+D e investigación del segmento eléctrico. Su inversión de 200 millones de euros la encarrilan para dominar la automoción eléctrica, buscando ser la referencia para un futuro a medio y largo plazo.


BMW está trabajando muy seriamente por el futuro, invirtiendo 200 millones de euros en el Centro de Competencia de Alta Tecnología de Múnich, lo que le permitirá seguir liderando el segmento de vehículos eléctricos en Europpa en el medio y corto plazo. El principal interés de BMW son las celdas de batería, cuyo objetivo es amplíar su densidad hasta el doble de las capacidades actuales para el 2030. En esta horquilla de tiempo, BMW consolidará su posicionamiento como líder de la tecnología eléctrica, tal y como hizo en los años 80 y 90 con la fibra de carbono.

BMW aumentará la capacidad de la tecnología eléctrica a los estandartes  que precisan las expectativas de los clientes, así es como lo defienden los directivos de la marca alemana, clave y fórmula básica para el éxito. Este mismo pensmaiento fue el que les llevó a fundar el Centro de Competencia de Alta Tecnología de Múnich, un centro con una inversión millonaria que tiene a más de 200 profesionales y especialistas del campo eléctrico trabajando, investigando, analizando y avanzando en la tecnología eléctrica.

Oliver Zipse, presidente del Consejo de Administración de BMW AG ha comentado:

«Este centro nos coloca en una posición envidiable ya que tomando como base la tecnología actual del BMW i3, en 2030 podremos duplicar la densidad de energía de nuestras celdas de batería y, por tanto, también la autonomía de nuestros vehículos. La tecnología de celdas de batería es un factor clave en el éxito de la estrategia del Grupo en vehículos eléctricos, ya que influye tanto en el rendimiento operativo como en los costes de las baterías. Nuestra inigualable experiencia en toda la cadena de valor asegura que siempre estemos a la vanguardia de la tecnología»

La nueva generación de baterías está siendo engendrada en este centro tecnológico de BMW, pero no solo la unidad final en sí, sino todo su proceso de fabricación, minimizando la huella de carbono, las emisiones de fabricación y la capacidad de reciclaje del propio complejo, algo que hasta ahora, pesa en la conciencia de la producción de baterías eléctricas.

 

Red internacional de producción de movilidad eléctrica

BMW Group ha desarrollado una red de producción muy flexible que le permite reaccionar rápidamente a la demanda cambiante de modelos electrificados. Hoy en día, la compañía ya construye vehículos electrificados en once plantas en todo el mundo, integradas en el sistema de producción existente.

Las baterías necesarias para los modelos electrificados provienen de las tres fábricas de baterías de la compañía en Dingolfing (Alemania), Spartanburg (EE.UU.) y Shenyang (China). BMW Group también ha localizado la producción de baterías en Tailandia como parte de una conexión con el Grupo Dräxlmaier. La planta de BMW Group en Dingolfing juega un papel importante dentro de la red como centro de competencia para sistemas de propulsión eléctrica.

Deja un comentario

Volver a la home