Aumento de cilindrada y nuevos usos

El bicilíndrico en línea aumenta de cilindrada para empujar la BMW F 900 R y la BMW F 900 XR, dos nuevos modelos que ofrecen una amplia variedad de usos y nuevas vertientes dentro del catálogo alemán.


El salón de Milán EICMA 2019 ve nacer dos nuevos modelos de la marca alemana que parten de una misma base, un nuevo motor bicilíndrico en línea que parte de los ya conocidos en la F 850 GS creciendo u cilindrada desde 853 a 895 cc. Las nuevas BMW F 900 R y BMW F 900 XR comparten este nuevo propulsor con el que consiguen superar sin problemas los estrictos límites de la inminente normativa Euro 5, pero les permite dar un salto de calidad y rendimiento respecto a la anterior cilindrada. No en vano, consigue un pico de potencia superior, de 105 cv, y una curva de par mucho más llena en todo el tacómetro. Sin embargo, este salto no va a dejar huérfanos a los conductores con carnet A2, ya que saldrán sendas versiones de 95 cv limitables para este permiso de conducir.

En el caso de la BMW F 900 R es un claro paso adelante respecto a la anterior BMW F 800 R, empezando por estética, pero siguiendo por otros componentes como el embrague anti-rebote o la pantalla TFT a color con conectividad, que ahora son de serie. El chasis es de nueva factura y se ha hecho hincapié en la parte ciclo con componentes de buena calidad como la horquilla invertida o los frenos Brembo.

En el caso de la BMW F 900 XR es una opción más aventurera, a decir verdad con ciertas similitudes ruteras con la BMW F 750 GS, aunque con una estética más refinada, deportiva y moderna. Su vertiente viajera le hace añadir un frontal con pantalla regulable para proteger de las inclemencias, un depósito más grande de 15,5 l (13 l la R), unas suspensiones de mayor recorrido de 170/172 mm (135/142 en la R) y un poco más de estabilidad debido a una distancia entre ejes ligeramente superior. Todo el conjunto hace de esta BMW F 900 XR una moto muy atractiva que entra de lleno en el catálogo para aumentar la oferta en este segmento.

Ambas comparten una electrónica a la altura, con modos de conducción, control de estabilidad ASC y ABS, además de la ya mencionada conectividad por Bluetooth. Como es habitual en la marca, puedes añadirle como extra un plus de variedad de comportamientos con las suspensiones electrónicas Dynamic ESA, los modos de conducción Pro, el freno motor DBC, el nuevo control de par MSR o las nuevas luces cuneteras, que abre nuevas posibilidades al piloto tanto en la BMW F 900 R como en la recién llegada BMW F 900 XR.

Conoce a fondo ambos modelos en sus respectivas fichas técnicas: