Nos vamos a Pésaro, cuna de Benelli

Nos vamos a Pésaro, cuna de la marca italiana, para conocer y probar de primera mano la Benelli Leoncino 800 en sus versiones estándar y Trail, uno de los modelos con esencia y carácter scrambler que quieren romper con muy buenos argumentos este sencillo pero atractivo segmento limitable para el carnet A2.


En 5 tweets

  • Benelli completa su gama retro-scrambler desde los 125 cc, pasando por 250, 500 y ahora, la Leoncino 800.
  • Conjunto de motor, parte ciclo y estética muy equilibrada y conseguida sin grandes aspavientos.
  • Uno de los modelos más destacados por su relación calidad-precio con una estética muy personal y característica.
  • Dos versiones: estándar, más puramente naked a pesar de su estética scrambler / Trail, modelo con capacidades e imagen más puramente scrambler.
  • Más información de estas motos en la fichas técnicas de la Benelli Leoncino 800 y la Benelli Leoncino 800 Trail.

Para un periodista de las dos ruedas, probar una moto nueva siempre debe ser algo especial. En el caso de esta presentación de la Benelli Leoncino 800 en sus dos versiones lo ha sido incluso por mayores motivos. En primer lugar, por una cuestión más racional: el propio modelo en sí. La gama del ‘pequeño león’ crece añadiendo un nuevo escalón (el más alto hasta el momento) y completa una oferta retro que va desde las motos 125 para el carnet A1 y el de coche (Benelli Leoncino 125) pasando por las compatibles con el carnet A2 (Benelli Leoncino 250 y 500) para ahora culminar la familia con un modelo de mayores prestaciones y que igualmente será accesible para los conductores A2 con su correspondiente limitación, la 'ochocientos'.

Pero la segunda razón es más emocional. Acudir por primera vez a Pésaro, cuna de la marca, para probar una Benelli tiene un aspecto simbólico muy particular. Y poder hacer rugir el ‘león’ por las mismas carreteras y parajes por donde los hermanos Benelli probaban sus primeras motos desde hace ya 111 años es algo que te hace sentir muy especial.

Obviamente, ya no estamos hablando de las Benelli ‘de las de antes’. No en vano, la marca italiana cayó en manos del poderoso grupo chino QJMotor en 2005 y durante estos años, la renovada firma ha ido estudiando dónde podía estar su 'sitio' en el panorama actual. Sin embargo, ha sido en el último lustro cuando podríamos decir que el salto cualitativo y cuantitativo ha sido muy notable. Sin ir más lejos, su Benelli TRK 502 / TRK 502 X es la moto más vendida en Italia desde 2020 y la calidad de sus motos está dando pasos hacia delante con cada novedad que probamos.

Una de estas nuevas motos que más esperábamos desde hace ya tres años (retrasos provocados por la pandemia) era esta Benelli Leoncino 800 y su versión Trail, un modelo que será también acompañado por la prometedora trail Benelli TRK 800 muy pronto (esperamos que llegue antes de terminar el año) y con la que comparte motor.

Te invitamos, por tanto, a conocer nuestras primeras impresiones y opiniones sobre las Benelli Leoncino 800 / Trail por los alrededores de Pésaro, ¡toda una experiencia!

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Estándar
  • - Equilibrio general.
  • - Facilidad de manejo.
  • - Comportamiento sport.
  • Trail
  • - Estética.
  • - Polivalencia scrambler.
  • - Relación calidad-precio.
  • Estándar
  • - Peso.
  • - Falta de conectividad y gadgets.
  • Trail
  • - ABS no desconectable.
  • - Ambición off-road modesta.
  • - Peso.

Rivales y precio de la Benelli Leoncino 800 / Trail 2022

El precio o, mejor dicho, los precios de las Benelli Leoncino 800 destacan por estar entre los más competitivos del segmento de motos A2 limitables de estilo retro y scrambler. Entre ellas, se llevan 500 euros de diferencia, 8.090 € para la Benelli Leoncino 800 estándar y 8.599 € para la Benelli Leoncino 800 Trail. La marca pretende que este modelo sea una auténtica ‘leona’ en este mercado cada vez más salvaje de modelos limitables para el carnet A2, por lo que ya desde el propio concesionario puedes adquirir tu nueva moto adaptada al A2 y con un precio aún inferior (la mayoría de las marcas no hacen esta distinción), es decir, un desembolso de 300 euros menos que el modelo ‘deslimitado’ (7.790 € para la estándar y 8.290 € para la Trail).

Debido a la naturaleza de cada versión, podemos hacer ciertas distinciones entre sus respectivas rivales. Por un lado, la versión estándar de la Leoncino ‘ottocento’ tiene como principal contrincante a la Yamaha XSR700 y su versión Yamaha XSR700 XTribute, sin duda, el rival más fuerte de este segmento medio con imagen vintage, a la que se ha unido recientemente otra propuesta japonesa, la Kawasaki Z650RS. También debemos fijarnos en modelos más exquisitos como la Moto Guzzi V7 Stone y las Ducati Scrambler Icon y Ducati Scrambler Icon Dark, opciones también un poco más caras. La Leoncino sólo tiene un rival más barato, la CFMoto 700 CL-X Sport, un modelo con una estética igualmente llamativa.

Rivales Leoncino 800

Por otro lado, la Benelli Leoncino 800 Trail debe ser enfrentada a rivales con una actitud off-road más marcada debido a algunas especificidades como su rueda delantera de 19”, las llantas de radios o las suspensiones de mayor recorrido. Algunos modelos que cuentan con similares especificaciones son la Ducati Scrambler Desert Sled y la Triumph Street Scrambler, una vez más con precios más elevados que la Benelli y a la que sólo bate en este aspecto la CFMoto 700 CL-X Heritage (en este caso, con rueda delantera de 18"). Con una cilindrada, calidades  y aspiraciones superiores está la Indian FTR Rally, pero es un modelo igualmente limitable para el carnet A2 y con un carácter scrambler perfectamente homologable a las anteriores mencionadas.

Rivales Leoncino 800 Trail

Ver más

Características de la Benelli Leoncino 800 2022

El desarrollo de la Benelli Leoncino 800 se ha realizado sobre la base de la ya conocida Benelli Leoncino 752S, una naked A2 muy interesante que se había quedado en el tintero con la entrada en vigor de la Euro 5, pero que, podemos confirmar, volverá al catálogo cumpliendo con la normativa en los próximos meses. El motor es el mismo bicilíndrico en línea de 754 cc refrigerado por agua, ahora actualizado y reajustado para no sólo cumplir con la normativa medioambiental más restrictiva sino también para mantener la misma potencia pico de 76,2 cv a 8500 rpm y el par de 67 Nm a 6500 rpm e incluso mejorar la curva de potencia en medio régimen.

El chasis de las Benelli Leoncino 800 también es el heredado multitubular de acero, un bastidor que además forma parte esencial de la estética del conjunto. Precisamente el diseño es uno de los puntos más destacados de este modelo, totalmente originado en el Centro Stile Benelli ubicado en Italia, que se identifica a la perfección con el resto de la familia Leoncino, pero que añade detalles de especial cuidado y calidad como buque insignia de la gama que representa. Un ejemplo es el espectacular depósito, el logotipo de la marca con cierto relieve, otros logotipos del modelo salpicando el modelo, el característico faro ovalado dividido por la mitad con el nombre del modelo y un patrón LED sólo en la mitad superior y el pequeño y elegante león posado sobre el guardabarros delantero, igual que lo llevaban algunas antiguas Leoncino aunque de menor tamaño que aquéllas.

Además de la iluminación full-LED, el apartado tecnológico se completa con una pantalla TFT a color de interesante tamaño, el primero en la marca y con una visibilidad muy clara. El asiento es continuo y escalonado, con unas costuras y formas que siguen la estética general.

En el apartado de suspensiones, hay que destacar la horquilla invertida de 50 mm de diámetro mientras que el monoamortiguador trasero es ajustable en precarga (mediante un poco de fácil acceso) y rebote. En la frenada, encontramos un contundente equipo delantero formado por dos discos semiflotantes de 320 mm mordidos por pinzas de anclaje radial de 4 pistones acompañados de un disco trasero de 260 mm con pinza de doble pistón y ambos ejes asistidos por ABS (no desconectable). El depósito de gasolina se queda en 15 litros de capacidad.

Tanto la Benelli Leoncino 800 como la Benelli Leoncino 800 Trail se empiezan a vender en los mismos tres colores gris, marrón o verde y también ambas pueden ser limitadas para el carnet A2.

Ver más

¿En qué se diferencia la Benelli Leoncino 800 Trail con la 'estándar'?

La Benelli Leoncino 800 Trail es una versión que, como su apellido nos indica, incorpora un carácter más puramente scrambler, más enfocado al off-road y al uso mixto. Es prácticamente la misma moto que su hermana estándar, pero incorpora ciertos detalles que marcan ciertas diferencias entre ambas:

  • Ruedas: Sin duda, donde encontramos el mayor número de diferencias por varios motivos:
    Medidas: 120/70-17 delante y 180/55-17 detrás para la estándar mientras que en la Trail encontramos un conjunto de 120/70-19” delante y 170/60-17” detrás. La elección de 19" delante y más estrecho el trasero, clave para su mejor comportamiento campero.
    Llantas de aleación (estándar) frente a llantas de radios (Trail).
    Neumático Pirelli MT 60 RS en la estándar frente al 'tubeless' Pirelli Scorpion Rally STR en el modelo Trail.
  • Suspensiones: Pasan de tener 130 mm de recorrido en el modelo estándar a 140 mm en el modelo Trail.
  • Altura del asiento: Los anteriores cambios elevan la altura del asiento de 805 a 834 mm.
  • Altura libre al suelo: De 162 a 191 mm.
  • Escape: Salida lateral baja en al estándar frente a una doble salida elevada y lateral en la Trail con un sonido con más carácter.
  • Discos de freno convencionales en la estándar frente a los discos lobulados en la Trail (mejor evacuación del barro en off-road).
  • Estética: Si bien comparte los mismos colores, tiene ciertos detalles que las diferencian como la careta del faro más grande en la Trail, la placa lateral con el dorsal '800' y protectores laterales del depósito rayados para mejorar el agarre de las rodillas.
  • Peso: 222 kg en la estándar y 234 kg en la Trail.

Ver más

Prueba Benelli Leoncino 800: Versión estándar para carretera

A lomos de la Benelli Leoncino 800, lo primero que hay que decir es que la posición de conducción es bastante natural, con un manillar de cierta elevación y anchura que nos da una sensación de dominancia y control en todo momento. También tienes la posibilidad de ajustarlo para acercarlo o alejarlo mejorando así la ergonomía a tu gusto. Quizá la posición de la estribera con la leva del cambio podría retocarse, ya que con una bota de un número generoso no se hace tan ágil el movimiento de colocar el pie para subir a bajar marcha o viceversa.

La instrumentación nos 'saluda' al poner el contacto con llave convencional. La nueva y llamativa pantalla TFT se inicia con una divertida animación de un 'leoncino' corriendo. Después, contamos con un cuentavueltas curioso que se ilumina tanto por la zona superior como la inferior de la pantalla. Por su parte, el velocímetro se refleja en unas cifras de considerable tamaño, siempre perfectamente visible en cualquier condición de visibilidad. En este punto podemos echar de menos funcionalidades de conectividad, algo que también encarecería el modelo. El resto de la botonería es quizá un poco aparatosa, incluyendo accionador de luces de emergencia, cambio de luces diurnas DRL a cortas o incluso un botón en la parte izquierda todavía sin función. En cualquier caso, fácil de reconocer y adaptarse tanto por su sencillez como por su ergonomía.

En los primeros instantes moviéndonos por las calles de Pésaro, nos dimos cuenta de su facilidad de manejo. Es cierto que el peso juega en su contra a la hora de moverla en parado, pero menos de lo esperado debido a sus dimensiones y obviamente este obstáculo se diluye aún más en movimiento. También tienes que acostumbrarte al tacto del gas para que el traqueteo del bicilíndrico no sea demasiado brusco a bajas velocidades. Sólo necesitas un par de calles y un par de giros para 'aprenderlo'.

En cuanto salimos a una carretera sinuosa con buen asfalto y vistas al mar a un lado y a las verdes praderas por el otro, empezamos a sentir el placer de ir sobre esta Benelli Leoncino 800, una moto que prueba rápidamente que quiere ser algo más que una cara bonita. Todo parece estar muy equilibrado, con una entrega de potencia muy lineal y noble que a partir de las 6000-7000 revoluciones saca su lado más 'guerrero'. No en vano, su potencia máxima de 76,2 cv la alcanza a las 8500 rpm. Ahí es el momento de máxima exigencia y responde realmente bien. Incluso pudimos descifrar (y luego confirmar con los responsables de la marca) que su mapa de potencia es un poco más agresivo que el de la versión Trail. Sorprende el grado de inclinación que puedes alcanzar, sobre todo teniendo en cuenta los neumáticos MT 60 RS de Pirelli que monta, que, a pesar de su apariencia mixta, ofrecen un comportamiento asfáltico muy destacado. Además, el aplomo del conjunto es también excelente, sobre todo del robusto eje delantero. Sólo en frenadas realmente 'circuiteras' logras poner en apuros el tren trasero y su embrague anti-rebote. La frenada es muy directa, sobre todo gracias a las pinzas radiales delanteras, con una eficacia sin 'peros' y un tacto que a lo mejor es muy deportivo para algunos, aunque a mí me encantó.

Pero, sinceramente, llegar a sus límites no debe ser tu objetivo sobre esta Leoncino 'ottocento'. Una conducción dinámica o relajada por carretera rodeado de bonitos paisajes es más que suficiente para disfrutar como un enano de sus sensaciones. Además, cabe decir que el rugido del motor es bastante agradable. El 'rey de la selva' deja patente su presencia allá por donde pasa mientras que el rugido más agresivo sigue siendo placentero y nada estridente.

Lo que sí queda claro es que la Benelli Leoncino 800 estándar es una naked de estética scrambler, pero su vocación es puramente asfáltica. Obviamente, puedes atreverte a entrar por caminos fáciles y gracias a los neumáticos mixtos y unas manos más expertas, podrás jugar un poco con ella, pero las calles de la ciudad y las carreteras secundarias son su hábitat natural. Es un modelo ideal para alguien que busca un modelo funcional para el día a día, con carácter, prestaciones interesantes y un gusto especial por la estética neo-retro.

Ver más

Prueba Benelli Leoncino 800 Trail: Uso puramente scrambler

Nos vamos con la Benelli Leoncino 800 Trail no sólo a otras rutas sino a otra dimensión. Sus diferencias respecto a la estándar, como hemos visto anteriormente, se cuentan básicamente con los dedos de las dos manos. Sin embargo, son más que suficientes para dotar a esta versión de un carácter claramente diferente.

Para empezar, la posición de conducción es más dominante (asiento 2,9 cm más alto), algo que junto a su mayor peso (12 kg más), la hace un poco más difícil de mover en parado. Para alguien con 175 cm de altura, la mayor altura hace que ya no puedas pisar con la planta de los dos pies a la vez, aunque con uno sí que es muy accesible. Estos contras en ciudad se vuelven menos importantes en carretera. El motor vuelve a mostrarnos una gran docilidad en cualquier marcha y a cualquier régimen de giro, aunque con un escape doble elevado que le otorga mayor carácter a su sonido. Sí es verdad que los cambios de dirección se vuelven un poco más torpes. La mayor altura general, el mayor recorrido de suspensiones y, sobre todo, el mayor peso te obliga a esforzarte un poco más cuando buscas 'saltar' de la salida de una curva a la entrada de la siguiente en el menor tiempo posible, algo que en la versión estándar fue lógicamente más fluido.

Sin embargo, la prueba de la Benelli Leoncino 800 Trail se centró más en comprobar su comportamiento por carreteras más perjudicadas, con asfalto bastante roto y de velocidades moderadas. A pesar de pisar por estas superficies, me impactó la facilidad para superar las irregularidades. El tarado de las suspensiones no es muy blando, pero su mayor recorrido permite 'leer' muy bien el terreno, aportando una muy buena comodidad y, a la vez, una espectacular estabilidad.

Lo estábamos esperando y llegó el momento de adentrarnos a la arena con diferentes caminos por recorrer. En el caso de la Benelli Leoncino 800 Trail, también podemos acceder a la precarga del amortiguador trasero a través de un pomo. En esta versión, éste queda oculto tras la placa del dorsal, lo cual dificulta un poco el acceso, pero con la ayuda de las dos manos, puedes hacer el ajuste deseado sin mayores problemas. Una vez 'aflojada' la suspensión, empezamos a derrapar sobre la tierra (recuerda que este modelo no cuenta con asistencias electrónicas) y a ponernos bonitos de polvo. La posición de pie está bastante lograda, ya que las piernas y los brazos no quedan muy forzados. El motor se adapta perfectamente a este tipo de entorno, ya que su suavidad nos permite jugar con un margen suficiente. La rueda delantera de 19" también nos hace perder el miedo ante baches u obstáculos mientras que los Pirelli Scorpion Rally STR nos dan un poquito más de confianza además de hacer un gran papel en el asfalto. Eso sí, si de verdad quieres hacer off-road con plenas garantías, recomendaría un neumático aún más profundo y específico para este uso. En este ambiente más 'trailero', el peso vuelve a jugar en contra aunque siempre será más ligera que modelos trail de similares capacidades. Y, en segundo lugar, los más camperos echarán de menos la posibilidad de desconectar el ABS. Si bien en la versión estándar no reparas en este aspecto, sí que en un modelo con vocación off-road sería muy positivo que el ABS fuera desconectable, aunque fuera sólo el trasero, y así poder realizar frenadas que permitan deslizar la rueda trasera. Y por pedir, a lo mejor podrían haber extendido aún más el recorrido de suspensiones para obtener mayores diferencias respecto al modelo asfáltico. Si decimos todo esto, también cabe decir que la Benelli Leoncino 800 Trail no es una moto de enduro o de raids, por lo que la intrusión del antibloqueo de frenos, este ligero exceso de peso o las suspensiones no tan endureras no serán óbice en ningún momento para disfrutar de una excursión relajada por caminos.

Con la Benelli Leoncino 800 Trail pasamos unas cuantas horas más haciendo una bonita ruta por los alrededores de Pésaro y seguramente se podría agradecer un mullido un poco más confortable, algo para lo que seguro que la futura Benelli TRK 800 estará más enfocada, con características más aptas para viajes largos y la comodidad del conductor y el pasajero. Aun así, sólo se trata de intentar decir algunos aspectos que se pueden pulir, pero que no van a mermar su capacidad para hacerte disfrutar mucho de tus trayectos.

Ver más

Conclusión y opiniones Benelli Leoncino 800 / Trail

Tras la prueba durante dos jornadas de las nuevas 'leonas', nos quedamos con muy buen sabor de boca. Además, lo hemos hecho en un escenario mítico, donde los hermanos Benelli probaban sus novedosas motos en el siglo XX y rodeados de unos magníficos paisajes y en unas condiciones climáticas perfectas para el disfrute de las dos ruedas.

Por supuesto, la propia experiencia con la nueva Benelli Leoncino 800 ha sido también muy dulce. Lo primero que tenemos ante nosotros es un conjunto de moto A2 limitable muy equilibrada en todos los aspectos, con una relación calidad-precio muy competitiva y pocos aspavientos que nos distraigan de lo que es realmente la pureza de ir en moto. Siempre podemos echar de menos algunos detalles más modernos como una llave inteligente o la conectividad de su pantalla TFT, aunque cada pequeño detalle añadido conllevaría una escalada de sus respectivos precios que mermaría su atractivo frente a la competencia. También es una moto que entra por los ojos, con una estética retro muy bien reinterpretada a nuestros tiempos y esencia puramente italiana.

También nos encontramos con un modelo desdoblado en dos opciones con claras diferencias. Por un lado, una Leoncino 800 estándar enfocada al asfalto mientras que la Trail nos aporta sensaciones similares en carretera aunque con un plus de polivalencia para el off-road. Es verdad que para los más 'endureros' se podría ir un poco más allá con características aún más diferenciadas y el ABS desconectable, pero sería rizar el rizo a un segmento que no tiene pretensiones tan extremas.

En definitiva, la Benelli Leoncino 800 / Trail ofrece una estética muy personal, un comportamiento notable de todos los componentes, una gran sencillez de conjunto y un precio competitivo que nos revela que está perfectamente diseñada para convertirse en una de las referencias de este segmento neo-retro tan suculento. Y si tuviera que 'mojarme', en mi opinión yo me quedaría con la Trail, no sólo por mi gusto por lo off-road y sus posibilidades más polivalentes sino por los detallitos estéticos que le aportan una personalidad mucho más marcada y diferenciada.

Galería de fotos Benelli Leoncino 800 2022

Benelli Leoncino 800 2022

Benelli Leoncino 800 Trail 2022

Detalles y diferencias

Vídeo Benelli Leoncino 800 / Trail 2022

 

 

Deja una respuesta

Volver a la home