El grupo de trabajo de la moto sigue trabajando

Las conclusiones del Grupo de Trabajo de la Moto deberían incluirse en el nuevo Plan de Movilidad Urbana de Barcelona. Usuarios y asociaciones piden que el Ayuntamiento las tenga en cuenta en el documento final para la ciudad más motera de Europa.


El Gobierno de Barcelona está desarrollando un Plan de Movilidad Urbana como estrategia para estructurar el transporte en la ciudad durante los próximos cuatro años. Además, avanza el estudio de las necesidades ciudadanas en grupos de trabajo como el de la moto, impulsado también por el ayuntamiento. Desde ANESDOR creen razonable que las conclusiones de estos estudios sobre las necesidades de los ciudadanos que van en moto entren en el Plan. Si no, es un tanto absurdo todo el esfuerzo...

De hecho, durante este año hemos tenido noticias de políticas desde el consistorio barcelonés que chocan frontalmente contra las necesidades de las motos y los scooter de cientos de miles de ciudadanos que confían en las dos ruedas para moverse por la ciudad condal. Las restricciones de aparcamiento sin plantear alternativas realistas o el emplazamiento de elementos contrarios a la seguridad vial como los bancos de hormigón junto a la calzada son algunos ejemplos. A esto hay que añadir las restricciones medioambientales, que no discriminan de forma correcta entre tipologías de vehículos, penalizando de forma injusta y directa a cientos de miles de usuarios de moto.

Como alternativa, el Grupo de Trabajo de la Moto, en el que participan entidades sociales representativas, está elaborando un Plan Director que contribuya a integrar la moto en las políticas de la ciudad: seguridad vial, medio ambiente, movilidad, aparcamiento etc. En el documento, de carácter técnico y que tendrá sentido si se acaba incluyendo en el Plan de Movilidad Urbana de Barcelona, es el texto más importante de planificación en este ámbito. Si no se incluye, todo el trabajo habrá sido en balde.

El Ayuntamiento de Barcelona se ha mostrado voluntarioso para trabajar por la seguridad de los motoristas (reubicar los bancos de hormigón junto a la calzada o la implantación de reductores de velocidad, como los cojines berlineses). Pero el mundo de la moto pide que se amplíe también a otras áreas como los accesos a la zona de bajas emisiones y la ausencia de alternativas de aparcamiento.

Esperemos que el Ayuntamiento se plantee estas reivindicaciones por el bien también de la ciudad, ya que Barcelona es un área donde la moto es clave para contribuir a descongestionar el tráfico, mejorar la movilidad con un mínimo impacto ambiental y maximizar la eficiencia energética en el mix del transporte.

Deja un comentario

Volver a la home