«He abierto gas a fondo y eso no paraba nunca»

El piloto mallorquín, único debutante que tendrá MotoGP en 2023, habló con total naturalidad y con una sonrisa de oreja a oreja sobre su debut a los mandos de la GasGas (KTM) con la que competirá el próximo año.


En cuestión de 48 horas, Augusto Fernández vivió un torrente de emociones difícil de gestionar. El domingo, el piloto mallorquín se proclamó Campeón del Mundo de Moto2 y, sin tiempo para asimilar el logro más importante de su carrera deportiva, sólo dos días después tenía ante sí el inolvidable reto de ponerse por primera vez a los mandos de una MotoGP.

«No he parado a pensarlo, no sé lo que está pasando realmente. Tengo ganas también de relajarme, de despertarme en casa y verme todas las carreras, que no he visto ni mi carrera de Moto2, y quiero ver el test de hoy como piloto de MotoGP. He visto también algunas fotos y me sorprende estar aquí», decía el piloto español tras haber vivido unos últimos días realmente intensos.

El nuevo piloto del GasGas Tech3 Factory se estrenó con la MotoGP y esta era su primera impresión al ponerse a los mandos de una bestia como la KTM (GasGas) RC16: «Ya me habían dicho que los frenos se tienen que calentar mucho, porque no frenan y de repente frenan muchísimo. Lo vimos con Oliveira cuando probó la MotoGP, que casi se cae. Así que, si digo la verdad, he salido ‘cagado’. He pensado en no liarla y en calentar bien los frenos, los neumáticos, controlar la potencia... He salido a la primera vuelta 'cagado’, y cuando he llegado a la recta, he abierto gas a fondo y eso no paraba nunca. De hecho, hemos tenido que quitar un poco de potencia al principio para poder controlarlo, porque me iba hacia el muro, y me iba de lado. Ha sido brutal, una pasada», eran las reflexiones del que será el único debutante en MotoGP el próximo año.

Augusto Fernandez MotoGP Test Valencia 1

Augusto aseguró ante los medios que nos dimos cita en Cheste que le gustó prácticamente todo de la MotoGP: «Lo que más me ha gustado es que todo es mejor. La Moto2 está muy bien, pero estás más limitado en algunas cosas, como por ejemplo en el ingreso en curva. Además, los neumáticos no tienen tanto agarre, así que no te puedes tirar a muerte en las curvas. Aquí yo aún no he encontrado el límite, sobre todo en las entradas en curva y en todo lo que te puedes fiar del freno y del neumático delantero», decía.

Y contaba una anécdota sobre cómo encontrarse en pista con Bastianini le había servido para confiar más en el tren delante: «La velocidad por curva que puedes hacer con máximo ángulo es brutal. No me he llevado ningún susto e iba cada vez con más velocidad, pero luego me ha pasado Bastianini, que va muy rápido. He visto que iba muchísimo más rápido que yo en la curva 4, en la que se ha tirado a muerte. Ahí he visto que me podía fiar muchísimo más. Eso me llevo para aprender en invierno». Fernández no le vio puntos débiles a la MotoGP: «¿Lo que menos me ha gustado? Nada, todo es mejor».

«Tener un compañero como Pol Espargaró me va a ayudar mucho»


Augusto Fernandez MotoGP Test Valencia 2Augusto se estrenó en MotoGP con un equipo que también sufre una notable renovación, ya que además de convertirse en la estructura de GasGas en la categoría reina (las motos siguen siendo las KTM RC16), el Tech3 incorpora tanto a Augusto como a Pol Espargaró a sus filas. Le preguntamos al rookie cómo había sido su primer día de trabajo con Pol como compañero: «Con Pol ha ido muy bien, fácil. Tener un compañero competitivo y con la experiencia de Pol a mí me va a ayudar mucho durante todo el año, no sólo hoy. Hoy quizá el día que menos, porque tengo tanto que aprender que cualquier información me iba bien».

«Tengo que aprender muchas cosas. Pero saber que incluso las cosas que hacía bien ya, compararlas con Pol y saber que las hago bien, te da esa motivación de ver que estamos en el camino. Pero también hay otras muchísimas que tengo que aprender y Pol es una buena referencia», explicaba a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home