Prueba Aprilia RSV4 / Factory 2021: Presentación internacional en el Circuito de Misano

Probamos a fondo la nueva Aprilia RSV4 Factory 2021 en el Circuito de Misano, la última generación de la superbike de Noale, con un nuevo diseño de su carrocería, nueva aerodinámica, nuevo basculante, una ergonomía mejorada, una electrónica más eficaz y, un motor más eficiente Euro5 que mantiene la potencia y aumenta el par motor. A continuación te contamos nuestra experiencia y las sensaciones respecto el modelo previo.


La Aprilia RSV4 Factory 2021 en 5 tweets

  • El cambio más drástico es su nueva carrocería, ahora más cómoda y agradable para el piloto al rodar a ritmos altos.
  • Motor Euro5 que no lo parece, pues no ha perdido ni un ápice de temperamento y "punch" en todo su rango de rpm.
  • La aerodinámica cada vez está más presente, prueba de ello es el imponente despliegue aerodinámico heredado del departamento de carreras.
  • Una electrónica cada vez más potente pero sutil a efectos prácticos, rozando la perfección para la mayoría de usuarios.
  • Si quieres más información de esta moto, entra en la ficha técnica de la Aprilia RSV4 Factory 2021.

La Aprilia RSV4 es una de esas motos que dejan un sabor de perfección cuando ruedas con ella, de cercanía, de facilidad y efectividad al mismo tiempo. Eso es lo que experimenté cuando probé la versión 2017. La versión 2019 1100 Factory con sus 217 cv supuso un importante golpe de efecto en el ámbito prestacional y entraba en el selecto club de las superbike más rápidas del mercado, siendo ya una máquina con unas prestaciones muy exigentes. Ahora la Aprilia RSV4 2021, que abandona el apellido RR, recibe esas prestaciones (la RSV4 Factory 2021 las mantiene, que ya es un logro para tratarse de una moto Euro5) y mejora el apartado que la catapultó al éxito; su accesibilidad ergonómica y su facilidad para pilotarla a ritmos altos. De este modo Aprilia logra igualar el factor mecánico y el factor dinámico, algo descolgado en la generación Factory anterior al recibir esa importante inyección de potencia.

Aunque más adelante, en el apartado de Novedades y datos técnicos de la nueva Aprilia RSV4 2021 entraremos en faena técnica, el motivo de esta nueva generación viene impulsado por la reciente normativa europea de anti-contaminación Euro5, que ha exigido una actualización en el motor y por tanto, ha supuesto una extensa renovación en otros campos como el diseño de la carrocería, aerodinámica, ergonomía, y electrónica, aparte de sutiles cambios a nivel de chasis.

En esta ocasión Aprilia ha tenido a bien invitarnos al Misano World Circuit Marco Simoncelli (coloquialmente llamado Circuito de Misano) en la Emilia-Romaña, Italia, donde ha dispuesto de varias Aprilia RSV4 Factory 2021 para rodar con ellas durante tres tandas. Efectivamente, las unidades probadas fueron versiones Factory, que como ya sabréis se distinguen de la versión estándar en la equipación de suspensiones electrónicas Öhlins y llantas de aluminio forjado (ahora la versión estándar también equipa pinzas Brembo Stylema), y además venían equipadas con un solo extra, la tobera de fibra de carbono para la ventilación de las pinzas, y neumáticos slicks Pirelli Superbike SC1. Las cosas si se hacen, se hacen bien.

Equipamiento

Opinión

Lo mejor

Podría mejorar

  • Chasis/ciclo
  • Potencia aprovechable
  • Electrónica de carreras
  • Capacidad de personalización
  • Frenada
  • Amortiguador dirección flojo (ajuste de fábrica)

Precio de la Aprilia RSV4 /Factory 2021

El precio de la Aprilia RSV4 / Factory 2021 difiere bastante entre una versión y otra, el precio de la Aprilia RSV4 2021 (20.999 €) se mantiene muy ajustado si tenemos en cuenta que todos los cambios y novedades presentadas por Aprilia también se aplican/encuentran en este modelo estándar, y apenas ha subido menos de 1.000 euros respecto la versión anterior Aprilia RSV4 RR (20.859 €), lo que la sitúa como la superbike de más de 210 cv más accesible del mercado. Por otro lado tenemos el precio de la Aprilia RSV4 Factory 2021 (27.999 €) que se incrementa considerablemente debido el equipamiento extra que lleva.

Para ubicarnos mejor, debemos enfrentar la Aprilia RSV4 2021 a sus rivales más directos como la Ducati Panigale V4 (26.490 €), la MV Agusta F4 (22.290 €), la BMW S 1000 RR (21.350 €), la Honda CBR1000RR-R Fireblade (24.500 €), la Yamaha YZF-R1 (21.899 €), la Kawasaki ZX-10R (19.375 €) y la Suzuki GSX-R1000 (18.899 €).

Rivales Aprilia RSV4 2021


En cuanto a la Aprilia RSV4 Factory 2021 a sus rivales más directos serían la Ducati Panigale V4 S (31.890 €), la BMW S 1000 RR (21.350 €), la Honda CBR1000RR-R SP Fireblade (29.000 €), la Yamaha YZF-R1M (29.499 €), la Kawasaki ZX-10RR (31.799 €), y la Suzuki GSX-R1000R (21.329 €).

Rivales Aprilia RSV4 Factory 2021

Ver más

Novedades y datos técnicos Aprilia RSV4 /Factory 2021

La nueva de Aprilia RSV4 2021 aterriza con una serie de cambios y actualizaciones que, si bien por separado no supone un cambio drástico, la suma global de todas representan una nueva generación más capaz, más efectiva y más fácil de conducir.

El cambio más evidente que apreciamos en la nueva Aprilia RSV4 2021 es su carrocería, el diseño exterior de sus componentes, tanto aerodinámicos como ergonómicos. Ahora la RSV4 2021 cuenta con un carenado más envolvente, inspirado en la línea estética de su "ya presentada" hermana menor, la Aprilia RS660. En este caso se hace más patente el nuevo trabajo aerodinámico, con dos alerones laterales bien integrados en el carenado, además de las alas de la parte delantera, que garantizan 8 kg de carga a más de 120 km/h.

Esta nueva carrocería cuenta con un nuevo diseño de las ópticas frontales, que propicia una doble entrada de aire frente la entrada única del modelo anterior. Gracias a esto Aprilia ha logrado aumentar en un 7% la presurización del aire en la admisión, lo que se traduce en mayor eficiencia de la combustión. Encontramos también un nuevo depósito 17 mm más estrecho e integrado con la posición del piloto, así como un espacio en la zona superior más respetuoso con el mentón del casco, cuando el piloto va acoplado en la cúpula.

También se ha trabajado en la posición de las estriberas, ahora estám ligeramente más bajas (- 10 mm) para reducir el ángulo de flexión de las rodillas, aunque ligeramente reposicionadas hacia el interior para así no perder ángulo de inclinación. De hecho, se ha ganado 1'5º de inclinación respecto el modelo anterior. En la parte posterior encontramos un asiento más largo y más ergonómico en la zona del puente, que facilita el uso a los pilotos no tan altos. En términos generales la nueva RSV4 es más compacta, más estrecha, y cuenta con mayor protección aerodinámica gracias a un rediseño del carenado frontal, así como más carga aerodinámica.

Por último y no menos importante, desde Aprilia nos han explicado un sutil cambio en la carrocería de la nueva Aprilia RSV4 Factory 2021. Esta ligera modificación atiende al "gap" que hay entre la rueda delantera y el carenado, ahora ligeramente mayor siguiendo con la tendencia marcada por su departamento de carreras, que argumenta una importante mejora en los cambios de dirección con esta modificación. De hecho, si nos fijamos en la Aprilia RS-GP de MotoGP veremos claramente como hay mucho espacio entre el tren delantero y el carenado.

Otro ámbito donde la nueva Aprilia RSV4 2021 ha presentado cambios es en el motor. Ahora tanto la versión Factory como la RSV4 "estándar" cuentan con 217 cv. El bloque motor sigue siendo el mismo V4  a 65º pero las cotas internas de diámetro x carrera se han modificado, obteniendo un aumento de la carrera hasta los 53,4 mm, y por tanto mayor cilindrada (antes 1.070 cc y ahora 1.099 cc). También se ha aumentado la velocidad lineal del pistón, se ha mejorado la dinámica de los flujos de admisión (7%) y se ha aumentado la relación de compresión hasta 13'6:1. El resultado de todo esto es un motor más eficiente, con la misma potencia pero ahora Euro5 apto, y de regalo un importante aumento de par (125 nm) en todo su rango de rpm (+5% a 6.000 rpm).

Respecto al chasis, la Aprilia RSV4 2021 mantiene su diseño en el bastidor principal, con ligeros cambios poco reseñables a nivel producción, mientras que el basculante trasero es completamente nuevo, ahora su refuerzo se encuentra invertido, por la parte inferior tal y como sucede en la motoGP de la marca. También es más ligero (600 gr) y más rígido (30% más en rigidez transversal). Esto es debido a un nuevo sistema de fabricación, donde la fachada lateral del basculante se fabrica por separado y se suelda en el proceso final de montaje, logrando como decimos mayor rigidez y menor peso.

La parte ciclo de la nueva Aprilia RSV4 2021 también presenta cambios, principalmente en la frenada, incorporando ahora de serie las pinzas radiales Brembo Stylema y discos de 330 mm de diámetro, igualando la frenada de su versión más equipada la RSV4 Factory. Por supuesto ambas cuentan con bomba de freno radial y latiguillos metálicos de serie. En cuando a las suspensiones, la Aprilia RSV4 2021 cuenta con una horquilla delantera Sachs de 43 mm de diámetro y 127 mm de recorrido, totalmente regulable en hidráulico y precarga de manera manual. El amortiguador trasero también es de la marca Sachs, regulable en precarga e hidráulico. En este apartado es donde encontramos la principal diferencia con respecto la versión RSV4 Factory, que viene equipada con las suspensiones electrónicas Öhlins NIX de 43 mm de diámetro y 125 mm de recorrido, controladas por el sistema Smart EC 2.0. (*la otra diferencia de la versión Factory son las llantas de aluminio forjado).

Para finalizar encontramos una electrónica renovada, con una nueva ECU Marelli de 11MP más potente que la ECU anterior de 7MP, y una IMU de 6 ejes como ya veníamos viendo en los modelos anteriores. Esto se traduce en un paquete electrónico APRC (Aprilia Performance Ride Control) mejorado, más eficaz y preciso. La nueva Aprilia RSV4 2021 ahora cuenta con 6 modos de conducción, 3 destinados para uso en carretera  y otros 3 enfocados para circuito.

En cuanto a los sistemas de ayuda electrónica, encontramos los mismos que en el modelo anterior pero mejorados gracias a la nueva ECU. Como apunte, señalar que ahora el sistema de freno motor AEB (Aprilia Engine Brake) se puede ajustar de manera separada.

  • ATC (Aprilia Traction Control): control de tracción, ajustable en marcha sin necesidad de cerrar el acelerador hasta en 8 niveles y desconectable.
  • AWC (Aprilia Wheelie Control): control anti-wheelie ajustable en marcha sin necesidad de cerrar el acelerador hasta en 3 niveles.
  • AEM (Aprilia Engine Map): gestión de entrega de potencia ajustable en 3 niveles.
  • AEB (Aprilia Engine Brake): control de freno motor ajustable hasta en 3 niveles.
  • ALC (Aprilia Launch Control): control de salida, específico para uso en circuito ajustable en 3 niveles.
  • AQS (Aprilia Quick Shift): asistente de cambio semi-automático tanto en subida como en bajada. También permite bajar de marcha sin cerrar el acelerador.
  • APL (Aprilia Pit Limiter): control de pitlane, sistema para limitar velocidad de pitlane.
  • ABS: frenada ABS con sistema de ayuda en curva no desconectable en el tren delantero pero sí en el tren trasero con función de invertido.

Por último y por englobarlo dentro de la electrónica, la Aprilia RSV4 2021 cuenta con una nueva instrumentación TFT más grande, iluminación full LED con función diurna DRL. La Aprilia RSV4 /Factory 2021 viene equipada con neumáticos Pirelli SuperCorsa SP y está disponible en color gris "Dark Losail" (versión RSV4) y en color azul "Lava Red" en homenaje a la Aprilia RS 250 de 1994 réplica Reggiani (RSV4 Factory) y en negro "Aprilia Black" (RSV4 Factory).

Ver más

Prueba Aprilia RSV4 Factory 2021

Circuito de Misano, Aprilia RSV4 Factory 2021, neumáticos slick Pirelli Superbike SC1, sol y buen tiempo. No se podía pedir más, era el Olimpo de todo aficionado al motociclismo, la máxima puesta en escena, todo un clímax bien desplegado en una circunstancia idílica. El único "pero" fueron las escasas tandas que teníamos por delante.

Allí aguardaban las Aprilia RSV4 Factory 2021, en caballetes, con calentadores, y totalmente de serie excepto los neumáticos y un extra de índole "circuitera" como eran las toberas de ventilación de los frenos, "muy recomendables" por uno de los máximos representantes de Aprilia. No quiero ni saber el ritmo "de esta peña" si precisan dichas toberas con unas pinzas Brembo Stylema, de verdad que lo digo. Me recupero psicológicamente del impacto emocional que supuso tal afirmación y procedo a centrarme en la moto.

Efectivamente, la moto se ve más estilizada que el modelo anterior, más fina y más compacta, por lo menos a la vista, ya que aun faltaba comprobarlo. Los alerones frontales destacan muchísimo, su prominencia es tal que, imponen aunque los veas a 100 metros de distancia. Además la versión Factory los trae pintados de un rojo muy italiano, lo que acentúa más su presencia. Los apéndices aerodinámicos laterales también destacan bastante si los ves desde la parte delantera, pero desde detrás o una vez subido en la moto apenas se notan, están muy bien integrados en el diseño del carenado. Apreciamos también el mencionado asiento más largo, el depósito efectivamente es más fino y el frontal es muy similar al que encontramos en la RS 660. El chasis y el basculante son pulidos, algo que no era así en sus primeras fotos de prensa, donde venían pintados del mismo modo que en la RS 660. Un acierto el pulido.

La posición de mandos se ve muy similar al modelo anterior, pero se siente diferente, más familiar y accesible, me gustaría decir cómoda también, pero no quisiera dar lugar a equívoco ya que podría referirse a la altura de los semi-manillares, los cuales se encuentran igual de "radical" que en la RSV4 anterior. La moto es más cómoda pero no ha perdido un ápice de su purismo deportivo genuino de la marca. Destaca también su nueva instrumentación TFT más grande, aunque tampoco tenía queja del modelo anterior, y un carenado frontal con mayor protección.

Percepciones visuales aparte, llega el momento de ponerse el casco y salir a probarla. Rodar en un circuito nuevo tiene sus inconvenientes, ya que requiere un periodo de aprendizaje, imprescindible para ir rápido y así poder exprimir la moto. Creo que este es el detalle más interesante de la Aprilia RSV4 Factory 2021. Ahora después entraremos en analizar como va el motor, la electrónica, las suspensiones, etc... pero es este punto con el que he iniciado la narrativa (el tiempo requerido para adaptarse y conocer la moto y el entorno donde la rodamos) es donde la RSV4 destaca claramente sobre sus rivales; el tiempo de aprendizaje y adaptación a la moto.

Como os imagináis, cada vez resulta más difícil realizar este trabajo, cada vez las motos son mejores, más perfectas, con menos puntos débiles, y por ende obliga al probador a buscar más el límite para poder "vislumbrar flaquezas". Si el modelo anterior ya era muy bueno y rozaba la perfección desde un punto de vista amateur, ahora Aprilia vuelve a desplazar ese umbral de perfección más allá de lo que un usuario medio y alto puede llegar a alcanzar. Esto significa que siempre vivirá en el margen sin imperfecciones de la Aprilia RSV4 2021. Realmente hay que apretar muchísimo y rodar muy rápido para acercarse al umbral mencionado, donde la moto deja de ser perfecta y pasa a ser simplemente "muy buena". Poca broma.

Hablamos de ritmos prácticamente de competición, donde uno ya no frena fuerte con la moto recta, sino que empieza a ejercer más presión en la maneta de freno delantera en plena inclinación para evitar o minimizar que se levante el tren trasero, ritmos donde la apertura del acelerador pasa a ser ON-OFF con 217 cv y donde tú, el piloto, debe ayudar al neumático a contenerse y hacer su trabajo. Ritmos donde la agresividad toma el relevo de la suavidad y la armonía, donde dejas de rodar por las curvas de un circuito y empiezas a cortarlas, y acabas solo frenando y acelerando. Hablamos de ritmos donde tus pectorales están al límite en cada frenada, tus tríceps piden tregua, agua, descanso y vacaciones, y tus hombros y codos no son capaces de aguantar tu peso en una frenada, doblegándose ante la implacable consistencia del conjunto chasis-suspensiones-neumáticos, que ni se altera lo más mínimo. Pues ahí, amigos, en ese umbral, es donde la nueva Aprilia RSV4 2021, ya sea la Factory o la estándar, brilla y reluce su mayor aptitud; la facilidad de ser pilotada a esos ritmos frente otras superbikes, el reducido esfuerzo que precisa y la mayor comodidad que ofrece.

Realmente ya hemos acotado la principal virtud de la nueva Aprilia RSV4 2021, o mejor dicho, su perceptible personalidad frente a otras, ya que el resto de aspectos mecánicos, motrices y dinámicos cada vez son más parejos entre el resto de superbikes. No obstante, iremos repasando todas las sensaciones que pude percibir en todos los aspectos, más o menos objetivos/subjetivos.

Nada más subirme a la Aprilia RSV4 2021 ya pude percibir el trabajo ergonómico que había detrás, las piernas van menos forzadas, también me encontré ligeramente más bajo (el modelo anterior era altísimo) y cuando inicié la marcha, en las primeras curvas ya sentía como el nuevo depósito es más cómodo al descolgarme de un lado a otro. Por otro lado la posición a los mandos es muy similar, pero el carenado frontal parece más envolvente y transmite una sensación más integrada. El asiento sigue igual de "durete" que el modelo anterior.

Damos la primera vuelta para ver como es el circuito, una segunda para recuperar la temperatura perdida de los neumáticos, y en la tercera vuelta empezamos a subir el ritmo para conocernos mejor. Fácil y divertido, aunque con tiento y respeto, ya que la entrega de potencia y par motor es abismal. La conexión entre el puño del acelerador y la entrega de potencia es instantánea, más incluso de lo que ya era el modelo previo. Lo mismo me sucede con el tacto del freno, excesivamente directo y perfecto. Tuve que acercarme la maneta del freno delantero, algo que no suelo hacer.

Comenzamos a conocer la pista, a registrar los puntos de frenada y las referencias de salida para abrir gas. Damos rienda suelta al potencial de la moto, y vemos como resulta incombustible, inacabable, por lo menos hasta que conozcamos mejor el circuito. Tras la primera tanda, uno ya conocía mejor la moto que el trazado. El Circuito de Misano quizá no es tan moderno o agradecido con las motos actuales de mucha potencia, si bien tiene 1 ó 2 curvas muy rápidas, el resto son sectores rectos con frenadas muy pronunciadas que dan pie a virajes relativamente lentos. No sería el escenario ideal para disfrutar, pero si para exigir a las mecánicas.

En la segunda tanda salimos con mucha más soltura y el circuito comienza a ser familiar, aunque ahora que empezamos a empujar un poco más, conocemos un nuevo estadío prestacional de la RSV4, lo que modifica todas nuestras referencias del trazado. Empezamos a rodar rápido, empezamos a frenar más fuerte, empezamos a buscar el ápice con la moto plegada, empezamos a cortar y a retorcer el Pirelli trasero, empezamos a sufrir en las aceleraciones y a fatigar en las deceleraciones, empezamos a bailar con la moto, empezamos a conocer el ritmo que la Aprilia logra extraer de nosotros, y empezamos a darnos cuenta lo grande que nos queda esta moto pero lo bien que se deja conducir.

El chasis de la Aprilia RSV4 es puro arte en movimiento, las inercias parecen físicas inventadas en el departamento técnico de Aprilia, totalmente controladas y gestionadas por un bastidor de lo más polivalente que he visto. No es ni excesivamente rígido ni precisamente blando, además construye una perfecta simbiosis con los componentes de la parte ciclo, los cuales se mantienen a la altura. Las suspensiones electrónicas Öhlins realmente hacen milagros, y los frenos Brembo no superan la capacidad de trabajo del chasis ni por supuesto, se quedan cortos en ningún momento.

Si entramos a analizar de manera más objetiva podría afirmar que se trata de un chasis fácil, muy capaz y con mucho margen de adaptación. Las suspensiones por otro lado, aunque como ya he dicho hacen milagros ante los fuertes cambios de ritmo, si comencé a notarlas algo duras. Del mismo modo que con otros aspectos de la moto más relacionados con la electrónica. No obstante continué esta tanda para darme tiempo a mi mismo, y luego proceder a reajustar lo que personalmente creía mejorable.

Si tuviera que resumir esta segunda tanda, encontré una moto polivalente pero ajustada para ritmos de "jugador local" o piloto profesional en activo. El motor era excesivamente contundente y comprometía constantemente la estabilidad del tren delantero en línea recta, en plena aceleración. En la frenada la moto se comportó a la perfección, estable, sólida y precisa, y fácil de virar si me lo permiten, muy fácil de hacerla girar incluso en momentos de máximo estrés para el neumático delantero (una virtud propia de la marca). La electrónica también se presentaba muy efectiva, aunque en este aspecto, al margen de la configuración que requería un re-ajuste personalizado, reconozco no haber percibido esa mejora expuesta por los ingenieros de Aprilia, no he sido capaz de atisbar una mejora tangible respecto el modelo anterior, el cual no me cansaré de repetir que ya era muy bueno.

En cuanto a lo que necesitaba reajustar, partiendo de la base de que estábamos rodando en el modo de conducción Track 1 (personalizable), fue:

  • Lo primero bajé la entrega de potencia, estaba en el nivel 1 que era el nivel más agresivo, y la configuré en el 2. Un gran acierto.
  • Subí el control anti-wheelie al máximo (nivel 3). Lo cierto es que percibí la moto ligeramente corta de ejes... y aunque en pleno apoyo se comportaba muy estable, en las aceleraciones el tren delantero se desestabilizaba con más facilidad de la que debería. También debería haber endurecido el amortiguador de dirección, el cual noté muy flojo con su ajuste de fábrica. Venía con el anti-wheelie al nivel 2, después de haberlo subido en marcha desde el nivel 1, el cual para mi, era inconducible.
  • El control de freno motor lo dejé en el nivel intermedio, porque aunque había frenadas muy pronunciadas, no atisbé el más mínimo indicio de falta de frenada ni retención en el tren trasero. Sin duda una moto muy estable y equilibrada.
  • Respecto la frenada, el sistema ABS estaba configurado en el modo Track, lo que significaba un ABS muy permisivo que no me saltó en ningún momento (aunque también hace bastante el ir con neumáticos slick) en el tren delantero y, con la permisión de levantar el tren trasero, sin ABS.
  • El control de tracción estaba bastante alto, y así es como debe ir cuando tenemos neumáticos nuevos o con mucho grip, pero me permití el lujo de bajarlo del nivel 6 (de 9) hasta el nivel 3, y a posteriori lo bajé al 2 y al 1 en marcha. Muy eficaz en este punto, pero ya lo era el modelo anterior también.

Dicho y hecho, salí en la última tanda con estos ajustes y con un objetivo claro, rodar a tope. Retomo lo afirmado al principio de la prueba, mi físico aguantó toda la tanda, lo que demuestra que efectivamente desde Aprilia han logrado una moto más agradecida de llevar a ritmos altos respecto el modelo anterior. Más allá de eso, el motor me resultó mucho más fácil de transmitir al neumático trasero, sin estresar tanto al conjunto de ciclo y neumático.

El anti-wheelie me ayudó muchísimo a mantener la rueda delantera en su sitio en las fuertes aceleraciones. No es una cuestión de poca confianza o miedo ya que, los niveles bajos del control anti-wheelie funcionan a la perfección manteniendo la moto segura en todo momento, pero perdía mucha aceleración y también me distraía mucho con el wheelie, provocando que tuviera que peinar el freno trasero más de lo debido. Ahora podía abrir gas a fondo y transmitir todo el potencial del V4 al suelo desde bajas y medias rpm. Retomo un apunte del motor si me lo permiten, este no ha sufrido prácticamente nada la entrada de la Euro5, como sí hemos visto en otras motos. Además el V4 entrega un par altísimo desde los regímenes más bajos, convirtiendo la zona media en una zona muy efectiva y poderosa, con una estirada final propia de un tetracilíndrico. Pero quiero hacer especial hincapié en la zona media, con mucha fuerza incluso en marchas largas.

La frenada se mantuvo igual que la tanda anterior, no precisé hacer cambios ni en el ABS ni en el freno motor. Es sin duda una de las motos con mejor frenada del mercado. Ya no voy a decir que  frena "más" o que es "la que más frena", todas frenan un "huevo y parte del otro", pero la Aprilia lo hace mejor. No es una cuestión de frenos, sino del conjunto frenos-suspensiones-geometría-chasis. La Aprilia RSV4 2021 no es una 250 de gran premio, pero aun transmite esa sensación de moto "lightweight" en la frenada, permitiendo entradas "hasta la cocina" con el cuchillo por delante.

Por último el control de tracción fue el sistema de ayuda electrónica menos protagonista, fue desapareciendo a medida que iban sucediendo las vueltas, demostrando que no es tan necesario llevarlo en un nivel alto/intrusivo ya que, aún habiendo deslizada, la guiñada era sutil y noble, principalmente gracias al motor tan portentoso en toda la franja de rpm, que mantiene una "linealidad" de par muy llena hasta el corte de encendido. Esto se traduce en una rotura del agarre del neumático muy controlada, rápida pero prolongada, sin latigazos ni reacciones que impidan mantener la derrapada a lo largo de la curva. También es cierto que el neumático se va desgastando y a medida que va perdiendo agarre debemos ir bajando el control, pero desde el primer minuto la Aprilia RSV4 permite rodar fuerte con un control de tracción bajo.

Sin duda, este fue mi "set-up" ideal para rodar rápido en un circuito desconocido, donde lo que primó fue la facilidad de adaptación y la capacidad de rodar rápido sin desfondarme.

Ver más

Conclusiones y opinión Aprilia RSV4 Factory 2021

La Aprilia RSV4 2021 es la más compleja tarea, es la evolución de la que ya era prácticamente perfecta. Puede sonar publicista pero, lo cierto es que así es. La RSV4 anterior ya era una máquina con pocos "peros", y cada uno de ellos bien pequeños. Podríamos señalar el precio e ir a lo fácil, pero lo cierto es que, dentro del segmento superbike, es la que mejor relación calidad/precio guarda. Hasta ahora podías señalar también sus "solo" 201 cv ... pero ya tiene 217 cv en su versión más básica. Sujétate bien porque, es ahora cuando te digo que Aprilia siempre ha destacado claramente sobre los demás por su chasis y su comportamiento. Realmente estamos ante una moto que si bien no es perfecta, hará falta un piloto perfecto para descubrir sus imperfecciones. Para todo aquel que se encuentre desde el aficionado hasta el piloto amateur, hay más moto de la que se pueda aprovechar. Estamos ya en un nivel técnico, que lo más fácil a mejorar es tú propio físico en un gimnasio y tu práctica en un circuito dando vueltas.

Mi opinión de la Aprilia RSV4 Factory 2021 creo que ya ha quedado latente, no obstante comentaré que un gran poder requiere una gran responsabilidad. Lo mismo sucede con estos 217 cv o esas pinzas Brembo Stylema. ¿Qué quiero decir? que ahora frena más que nunca y corre más que nunca, ergo, requiere que estés bien entrenado y en forma para estar a la altura de la moto ... de no estarlo, será la RSV4 2021 entonces quien te llevará, dando bandazos de un lado a otro si quieres aprovechar todas sus aptitudes (mencionadas arriba).

¿Alguien dijo algo del color?

Ver más

Galería de fotos Aprilia RSV4 Factory 2021

Fotos acción Aprilia RSV4 Factory 2021

Galería detalles Aprilia RSV4 Factory 2021

Colores Aprilia RSV4 Factory 2021

Deja una respuesta

Volver a la home