Durísimo comunicado del piloto australiano

El australiano, de 38 años, ha emitido un comunicado en el que carga contra la FIM tras su última suspensión por dopaje y, además, acusa a Marc Márquez y Valentino Rossi de haber sido campeones de Moto2 y 500cc, respectivamente, haciendo trampas.


Después de sus dos positivos por dopaje; uno en 2012 tras un control efectuado en el GP de Francia y otro en 2018 cuando corría en el Mundial de Supersport, han sacudido fuertemente la carrera deportiva del australiano Anthony West.

Tras el primer caso, fue inhabilitado durante 18 meses, pero pudo regresar a la competición e incluso logró en 2014 su segunda victoria en el Campeonato del Mundo, ganando la carrera de Moto2 en Assen. Pero tras la segunda sanción, incluida una apelación que no fructificó, la FIM anunció a West de una suspensión por dos años que concluirá el próximo 14 de septiembre de 2020. Dicha sanción le impide realizar cualquier actividad relacionada con el motociclismo y, obviamente, competir en cualquier campeonato o carrera.

West ya explotó contra la FIM el pasado mes de junio y ha vuelto a hacer lo propio este viernes con un duro comunicado que ha emitido en sus redes sociales, en el que confirma que deja definitivamente el motociclismo. El australiano, de 38 años, ya no sólo ha cargado contra la Federación Internacional, sino que en ese mismo mensaje ha acusado a Marc Márquez y a Valentino Rossi de haber ganado haciendo trampas, uno en Moto2 y otro en 500cc.

«Lo dejo. He terminado. Estas personas corruptas están contra mí y me quieren destruir. Corrí en Brasil en un campeonato que no estaba relacionado con la FIM. Ahora han inventado sus propias reglas como si tuvieran control sobre mí al correr allí. Ya me impidieron correr allí yendo a Kawasaki Japón y haciendo que detuvieran mi patrocinio en Brasil», comienza explicando West.

«Odio la vida tal como es; estaba tratando de hacer lo máximo para superar la bancarrota. Mi padre me ha expulsado de su casa, no tengo dinero, y no puedo conseguir un trabajo decente porque no lo que he hecho en mi vida ha sido perder el tiempo compitiendo en moto. ¡Soy un perdedor! Aquí doy algunos consejos para que no piensen que podrán competir trabajando duro. Si quieres ganar, tienes que pagarlo», añade.

Y a partir de ahí es cuando acusa gravemente a Márquez por su título de Moto2 y a Rossi por el de 500cc, alegando supuestas trampas: «Ellos dejaron que Marc Márquez ganase un campeonato de Moto2 haciendo trampas con su centralita electrónica. Cuando el equipo de Luthi fue a quejarse, le dijeron que tenía que callarse y que España necesitaba un nuevo campeón. Tenía que aceptar el segundo puesto o menos, o no volvería a correr aquí al año siguiente».

«Dejaron que Rossi ganara su Mundial de 500cc dándole neumáticos especiales dependiendo del circuito en el que estuvieran. Usaban helicópteros de la fábrica para transportar neumáticos sólo para Rossi, para que pudiera ganar carreras. Todo lo que se ve es falso y está controlado. No creas nada de lo que ves. Ellos controlan quién gana las carreras y quién no».

«Estoy jodidamente enfadado. Tengo otras 100 historias como esta. Me rindo. Planeaba volver a competir en septiembre, pero ya no puedo soportar a esta mierda de FIM. Han destruido mi vida hasta el punto que desearía estar muerto. Odio la vida. Que te jodan de nuevo FIM», zanja West en este durísimo comunicado que ha compartido en sus redes sociales.