El aplazamiento, previsto a 10 días, ya alcanza las dos semanas

La tesis de la defensa de Iannone (prueba capilar) sigue aún sin respuesta por parte de la fiscalía y el juicio lleva parado dos semanas cuando, a priori, el aplazamiento iba a ser de 10 días.


Cada día que pasa es un escollo más para Andrea Iannone en sus intenciones de estar en la parrilla de MotoGP de cara al GP de Qatar, cita inaugural de la temporada, para la que sólo quedan 18 días. Lo que cada vez está más cerca de esfumarse es su presencia en los últimos test de pretemporada, que se celebran en cuestión de días (22 al 24 de febrero) en Qatar.

El juicio por su positivo en drostanolona (un esteroide anabolizante) está ahora mismo paralizado, por lo que el futuro del piloto italiano es una auténtica incógnita. El positivo fue anunciado el pasado 17 de diciembre y el posterior contraanálisis lo corroboró. El siguiente paso fue la audiencia ante el Tribunal Disciplinario de la FIM en Mies (Suiza), que tuvo lugar el pasado 4 de febrero y tras la cual el juicio quedó aplazado por 10 días.

La FIM mantuvo la suspensión provisional, pero la defensa aportó una prueba capilar que no mostraba ningún rastro de drostanolona y que arrojó optimismo en la resolución del caso. Sin embargo, una vez superado ese plazo de 10 días, sigue sin haber noticias al respecto, lo cual es una mala señal para un Iannone que continúa deshojando la margarita sobre si podrá subirse pronto o no a la nueva Aprilia RS-GP 2020.

La fiscalía pidió más tiempo para dar su respuesta a la tesis de la defensa. Además, la WADA (Agencia Mundial Antidopaje) también solicitó contar con jueces expertos e independientes, en lugar de los elegidos por la FIM. Todo ello ha provocado que la vista se haya aplazado más del tiempo previsto. Se prevé que el fiscal (Jan Stiovicek) dé una respuesta a la defensa de Iannone antes de la medianoche de hoy, y a partir de ahí los abogados del italiano tendrán otros cinco días para responder a una posible acusación antes de la resolución definitiva.

Según apunta GPone.com, la acusación pidió cuatro años de sanción para Iannone, la máxima que se aplica en estos casos. No obstante, la prueba capilar presentada por la defensa y sin rastro de drostanolona al menos desde septiembre de 2019 (fecha previa al control en el que dio positivo) podría demostrar la inocencia del piloto italiano.

En el caso de que finalmente se le declare culpable y de que sea sancionado, Iannone y sus abogados podrían apelar al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), pero esto ya demoraría la situación unos cuantos meses más. A día de hoy, hay muchas variables posibles: ni siquiera está descartado que el piloto de Aprilia esté en los test de Qatar (aunque es muy poco probable), ni que pueda empezar la temporada en Qatar si se le acaba declarando inocente, pero también existen opciones de una dura sanción que incluso podría acabar con su carrera deportiva.

Todo sigue paralizado y a la espera, aunque en los próximos días se podrían seguir despejando incógnitas. Sea como fuere, lo cierto es que Iannone está viviendo los dos meses más convulsos de su carrera deportiva.

Deja un comentario

Volver a la home