Andrea Dovizioso arrancó MotoGP 2018 con una victoria

Pese a que no lideró ninguna de las nueve jornadas de test de pretemporada, Andrea Dovizioso completó unos excelentes test invernales que le postularon como el hombre a batir en Qatar, donde en los tres años anteriores había terminado segundo.

El piloto de Ducati confirmó los pronósticos haciéndose con la primera victoria del año tras reeditar junto a Marc Márquez los duelos de Austria y Japón de la temporada pasada. Dovizioso empieza como el primer líder de MotoGP y confirma que tanto él como Ducati están a un nivel mayor que en 2017.


Un triunfo muy importante en un circuito que tradicionalmente se le ha dado bien tanto a él como a Ducati (declaraciones en Movistar MotoGP): «Era muy importante ganar esta carrera, a pesar de que no creo que marque mucho la diferencia para el campeonato, porque aquí siempre hemos sido rápidos. Era muy importante ganar, porque ya habíamos acabado segundos en los tres últimos años. Aunque nos hayamos jugado la victoria con Marc, hemos demostrado que hemos mejorado la moto en invierno y hemos sido capaces de gestionar la carrera. Está claro que hemos mejorado y somos más rápidos, pero las dos próximas carreras serán muy importantes para conocer a qué nivel estamos, creo que será difícil para nosotros. Somos más competitivos que el año pasado y este año he salido más convencido que el año pasado».

Objetivo primordial, ser más competitivos en los circuitos que a Ducati se le atragantaron en 2017: «Nuestra moto no ha cambiado, ha mejorado un poco. No sé si en los circuitos en los que no fuimos rápidos, podremos serlo. No ha cambiado mucho el ADN de nuestra moto. Hemos sido capaces de mejorar algunos aspectos y por eso tengo ganas de ver qué pasa en las dos próximas carreras».

Gestión de la carrera tras una mala salida que le hizo perder varias posiciones: «Dependía de lo que hicieran los pilotos de delante. He visto que nadie ha apretado demasiado en las primeras vueltas y por eso no me he preocupado. He mantenido mi estrategia, que era la de gestionar el desgaste de los neumáticos aunque estuviera detrás. He podido hacerlo hasta el final, porque sabía que era un problema para todos, los neumáticos eran muy blandos. Eso me da tranquilidad y me hace saber que estamos mejorando».

La regularidad, clave: «Lo que nos faltaba el año pasado era ser competitivos en ciertas condiciones y ciertos circuitos, y tenemos que mejorar en esos aspectos».