Las 5 claves que nos dejan los test de Qatar de MotoGP 2024

Repasamos los aspectos más destacados que dejan los test de Qatar de MotoGP, los dos días de pruebas que han puesto fin a la pretemporada de 2024.


Qatar cerró la pretemporada de MotoGP 17 días antes de abrir oficialmente la temporada. Lusail acogió los días últimos días de test para los pilotos de la categoría reina, que la próxima vez que vuelvan a entrar en pista será para la primera sesión de entrenamientos libres del GP de Qatar 2024.

Que los últimos ensayos sean en el mismo escenario en el que comenzará el curso puede dar algunas pistas sobre lo que podemos encontrar en la primera cita de la temporada, dentro de sólo dos semanas.

Si bien los resultados de unos test hay que cogerlos con pinzas en muchos casos, de los de Qatar se pueden extraer varias lecturas, empezando por el dominio total de Pecco Bagnaia, que lideró ambas jornadas y dejó el listón por las nubes tras pulverizar el récord del circuito con su 1:50.952.

Estos son los aspectos más destacados que nos dejan los ensayos de Lusail:

 

Bagnaia, en otra liga

Que un piloto como Pecco Bagnaia, poco dado últimamente a enseñar sus cartas antes de tiempo, las haya puesto sobre la mesa de forma tan clara en Sepang y en Qatar, es un aviso a navegantes.

Ganar el segundo título tras una lucha sin cuartel con Jorge Martín le ha reforzado sus galones, hasta el punto de querer mostrarlos desde la pretemporada. Como ya mencionó en la presentación de Ducati, ha recuperado la explosividad perdida a raíz de la pavorosa caída en Barcelona y no hay muestra más clara que esta pretemporada: pulverizó el récord de Sepang y se sacó de la manga una vuelta prodigiosa -1:50.952- en Qatar, donde también había sido el más rápido en la primera jornada.

Pero es que pormenorizando en el ritmo en tandas más largas, también es el mejor. Denominó a la GP24 como «un mix perfecto», que reúne «las cosas buenas de la GP22 y de la GP23», dijo en DAZN. Y si es cierto que ese mix es así y funciona durante todo el año, el binomio Bagnaia-Ducati GP24 está más que listo para ir a por otro título. Luego será el transcurso de los Grandes Premios los que dicten sentencia, pero es imposible empezar un año con más confianza y certezas de lo que lo puede hacer el vigente campeón.

 

Ducati, Ducati y más Ducati

Qué tendrán las Ducati cuando montan el neumático blando y vacían el depósito para ir a buscar un tiempo. Es increíble la capacidad que tienen las Desmosedici, ya sea la G24 o GP23, como antes lo fueron la GP22 o la GP21: a la hora de ir a buscar esa vuelta seca, siempre hay algo más en el bolsillo. A veces es medio segundo, a veces son tres décimas, a veces son seis. Pasa prácticamente por decreto: cuando se va en busca del time-attack, hay una especie de selección natural en la que cuatro o cinco Ducati se meten en los siete u ocho primeros puestos.

No es casualidad que de los cinco días de pretemporada, los cinco hayan sido cosa de Ducati: uno lo lideró Martín, otro Bastianini y los tres últimos fueron para Bagnaia. En Malasia coparon las cuatro primeras plazas y cinco de las seis primeras, y en Qatar metieron tres motos entre los cuatro primeros. Aprilia resistió, sí, pero los tres principales puntales de la pretemporada son de Borgo Panigale: Pecco Bagnaia, Jorge Martín y Enea Bastianini.

‘Martinator’ sólo perdió el rumbo en una última jornada marcada por un simulacro de carrera desastroso, con muchas vibraciones en el tren trasero y una caída, pero se ha asentado con suma facilidad en posiciones delanteras durante el resto de la pretemporada. Y el que parece estar recuperando la versión que le catapultó en 2022 es Enea Bastianini, aunque en su caso tendrá que volver a ganar el crédito perdido el año pasado entre lesiones y actuaciones discretas. A él también parece que le ha sentado muy bien ese «mix perfecto» que es la GP24.

Y tras ellos se abre el abanico, con las Aprilia oficiales y la satélite de un gran Raúl Fernández, Brad Binder, que siempre está, Di Giannatonio -ojo a su pretemporada-, Bezzecchi, Álex Márquez… pero sobre todo Marc Márquez, que ya está llegando y que, de hecho, está mucho más cerca de lo que parece.

Marc Márquez está listo para luchar

Y es que no nos engañemos: el gran aliciente de MotoGP 2024, por encima de cualquier otro, está en ver de qué es capaz Marc Márquez en esta nueva etapa con Ducati. Sus primeros pasos se siguen con sumo interés y lo cierto es que el #93 no llega nada mal preparado al inicio de temporada.

Quizá no está para luchar por la victoria de entrada, y aunque se ve «para luchar por el quinto o sexto» en la primera cita del año, según indicó en DAZN al terminar los test, lo más correcto sería apuntar a un término medio.

Su pretemporada ha sido de menos a más, pero la madurez adquirida a base de una pesadilla que ha durado cuatro temporadas le ha hecho trabajar de otra manera, sin empezar la casa por el tejado. No ha quemado ninguna etapa antes de tiempo, ha seguido acumulando kilómetros y experiencia con la GP23 y con su nuevo equipo técnico, soltando vicios de 11 años con la Honda…. Y cuando llegó el día de apretar, apretó. En Sepang subió al sexto puesto, en Qatar al cuarto. «Es el primer día en el que he subido la intensidad», dijo. E incluso se cayó, pero se fue al suelo después de 322 vueltas y seis días de trabajo con la Ducati entre Valencia, Malasia y Qatar. Antes de empezar a buscar los límites, llevaba muchos kilómetros a sus espaldas construyendo confianza y experiencia con la Ducati.

Que esté a 0.383 no es la noticia más positiva para sus rivales, porque sólo lleva seis días con la montura italiana y los primeros han rodado a un ritmo de vértigo. Así que no, no está lejos. Se ve un paso por detrás de Bagnaia, Martín o Bastianini y quizá lo está, y si la GP24 ya está a ese nivel tan alto, también está en déficit en ese apartado. Pero lo tiene claro: «No voy a estar pensando si es la 23, la 24, la 24 o la 23. Con lo que tengo voy a dar el máximo». Si alguien sabe poner eso que falta, que a estas alturas son esas tres décimas clave, es él. Ha sido una buena pretemporada la del #93 y el fuego real empieza ahora.

 

Aprilia aguanta el envite... al menos en Qatar; KTM también resiste

Si hay otra marca que merece muy buena nota en Qatar, esa es Aprilia. Meter tres motos entre los seis primeros, y más teniendo en cuenta el extra que siempre sacan las Ducati a una vuelta, no es moco de pavo. Hay que centrarse en la solidez de Aleix Espargaró, tercero en los dos días, y quizá también en la de Viñales, un pequeño paso por detrás, pero también muy constante.

Pero también hay que quedarse con el brillante papel de Raúl Fernández: quinto a 0.389 de Bagnaia, y eso que llegaba con un claro déficit de kilómetros por no haber podido rodar apenas en Sepang. Allí sufrió tres pequeñas fracturas en la pelvis y la cadera, que le obligaron a pasar un chequeo médico para recibir el 'apto' que le permitiera rodar en Lusail. Y no sólo estuvo, sino que también brilló. Es el único piloto de la marca que a estas alturas tiene la moto del año pasado, pero siente la RS-GP 2023 como un guante, sobre todo con el tren delantero.

En cuanto a la 'hermana mayor', la RS-GP 2024 ha sido concebida como una moto más exigente físicamente, más difícil... pero también más rápida. Gran vuelta de Aleix, pero sobre todo gran ritmo, aunque también tuvo una caída muy dura en la curva 5. En Noale siguen por detrás de Ducati, lo asumen y trabajan para aminorar la brecha; no les quieren conceder margen. Un circuito como el de Lusail siempre les ha ido bien, el examen real llegará en otras pistas para comprobar si la RS-GP 2024 sigue siendo una moto tan irregular como su predecesora para luchar por un título. Pero están ahí, pueden estar satisfechos con la pretemporada.

También aguantan en KTM, sobre todo de la mano de Brad Binder, que siempre aparece. Jack Miller también lo hizo en Qatar, siendo uno de los 11 que rodó por debajo del récord, pero lo del australiano parecen más fogonazos y lo del sudafricano pruebas más sólidas. Está por ver si han vuelto a guardarse algo en pretemporada, porque en 2023 claramente lo hicieron.

En el seno de la marca austriaca también cabe destacar al debutante más esperado de los últimos tiempos, Pedro Acosta, cuya posición (15º) no refleja el verdadero potencial. Fue el que más vueltas dio tanto el lunes como el martes, superando los 150 giros en el global del test. Hacer un 1:52.0 en sólo dos días con una MotoGP en Qatar es algo a tener muy en cuenta, y en cuanto a ritmo el #31 no está nada mal. El resultado le hace ser más 'tapado' que en Sepang, y quizá eso le favorezca, pero no hay que perderle de vista de cara a su debut. Mucho peor le están yendo las cosas a su compañero, Augusto Fernández (21º), al que se le ha atragantado por completo la pretemporada.

Yamaha y Honda necesitan tiempo

Si nos quedamos con los resultados (14º Quartararo, 16º Rins y las cuatro Honda del 17º al 20º), todo haría indicar un test desastroso para Yamaha y Honda. Nadie dijo que fuera fácil... ni rápido. Ni con las concesiones. Las gigantes japonesas han progresado, aunque la tabla de resultados no lo diga, pero necesitan tiempo. Probablemente sea un error esperar algo destacable de Yamaha u Honda en la primera parte de temporada. Los avances van a pasar más desapercibidos, pero van llegando.

Quartararo llevaba años pidiendo más potencia y ya la tiene, porque ahora la M1 del francés es la tercera moto más rápida en recta -sí, lo que lees, con 349,5 km/h-, pero ahora hace falta gestionarla. La electrónica sigue siendo tarea pendiente y la velocidad a una vuelta, otra muy grande. Pero hay esperanza; el fichaje de Max Bartolini -una pieza clave para Dall'Igna en Ducati- aportará soluciones y el de Álex Rins hará crecer la rivalidad deportiva y el nivel. Lo que falta es tiempo, aunque eso signifique dar por hecho que a día de hoy no tienen nada que hacer contra Ducati o incluso Aprilia o KTM.

Algo similar pasa en Honda, con Zarco 17º, Nakagami 18º, Mir 19º y Marini 20º. Cualquier vestigio de brotes verdes parece quedar en nada, o si no que se lo digan a Marini: se quedó a casi un segundo del tiempo que había hecho con la Ducati en noviembre en el GP de Qatar. Pero Mir, que estuvo enfermo durante parte de la última jornada y sufrió una caída cuando venía mejorando sus tiempos, es más optimista: «La pretemporada ha sido positiva, he disfrutado otra vez de pilotar. Honda ha dado un paso adelante muy grande, pero los otros también. Creo que este año, si traen otra cosita más para la primera carrera, podemos disfrutar», comentó en DAZN.

Por ahora, en cuanto a time-attack, siguen dos peldaños por detrás de las marcas europeas; y eso, cuando lleguen las carreras, será crucial. Porque en el MotoGP de hoy en día un mal resultado en clasificación significa decir adiós a casi un 90% de opciones de hacer un buen resultado.

 

Resultados Test Qatar MotoGP 2024


resultados test qatar motogp combinada