La murciana, intervenida con éxito, podrá volver a entrenar muy pronto

Ana Carrasco continúa recuperándose, y más rápido de lo previsto, de la doble fractura de vértebra que sufrió en septiembre. Esta semana ha sido intervenida nuevamente para que le retirasen las placas y tornillos de sus vértebras.


Desde que el pasado 10 de septiembre se fracturó dos vértebras en un entrenamiento en Estoril, Ana Carrasco no ha dejado de trabajar con el objetivo de recuperarse lo antes posible y de intentar estar lista para la temporada 2021.

La murciana ha tenido que hacer frente a una larga y complicada recuperación, pero ya se encuentra en la fase final de la misma. Los plazos se han acortado y Ana volvió a pasar por quirófano esta semana para que le retirasen los implantes (tornillos pediculares y barras) que le habían colocado para que su evolución fuese más rápida.

Ya que la evolución de sus lesiones vertebrales estaba siendo óptima, el pasado martes la Dra. Uberna y el Dr. Cáceres le retiraron la placa en una intervención a la que fue sometida en el Hospital Universitario Quirón Dexeus de Barcelona. La operación se saldó con éxito y ahora la Campeona del Mundo de Supersport 300 en 2018 encara el último tramo de la recuperación.

Esta es la cicatriz que Ana Carrasco luce en su espalda tras la lesión sufrida en septiembre.

La próxima semana se someterá a un TAC, que determinará si la fractura evoluciona favorablemente. En ese caso, una vez cicatrice la herida de la última operación, la piloto murciana tendrá que esperar sólo dos semanas para volver a entrenar y menos de un mes para subirse de nuevo a la moto.

Si todo sigue su cauce (y por el momento va mejor de lo previsto), Ana Carrasco no tendrá problemas para arrancar la temporada del Mundial de Supersport 300, cuyo inicio está fijado para el fin de semana del 23 al 25 de abril en Assen.

«Estoy súper contenta, la operación ha ido bien según los doctores, quiero agradecer a todo el equipo el apoyo de estos meses, y particularmente a Albert, nuestro coordinador médico, a Santi mi preparador físico y a Joan Tao mi osteópata, las muchas horas que han destinado a mi salud están dando su resultado, claro está también gracias al buen hacer de la Dra. Ubierna y del Dr. Cáceres. Tengo una ganas de subirme a mi Ninja 400 que me muero, estaremos al 100% cuando empiece la temporada», dice Ana Carrasco.

Volver a la home