Honda progresa con la nueva CBR1000RR-R, pero necesita tiempo

La inexperiencia de un proyecto que acaba de nacer con la flamante Honda CBR1000RR-R Fireblade, la prudencia por el amplio margen de mejora existente y las primeras dosis de optimismo tras los test de enero componen la mezcla de sensaciones en las que se mueve HRC antes de desembarcar en Superbike con su apuesta más ambiciosa en mucho tiempo.


A un mes exacto para que comience el Mundial de Superbike 2020 en Phillip Island, la principal incógnita previa al inicio del campeonato es saber a qué nivel estará Honda con su flamante nuevo proyecto. La firma del ala dorada ha puesto (esta vez sí) toda la carne en el asador para intentar ganar un certamen en el que no son campeones desde 2007 y que está siendo claramente dominado por Kawasaki, marca que ha logrado el título en seis de las últimas siete temporadas.

El proyecto de HRC ha sido totalmente renovado, empezando por la moto, una nueva Honda CBR1000RR-R Fireblade SP 2020 que llega al Mundial de Superbike para dar que hablar desde el inicio. Además de ello, el equipo contará con implicación 100% de fábrica, desde Japón, y con la supervisión de altos cargos de la marca. Ya se pudo ver a Tetsuhiro Kuwata (Director de HRC) y a Alberto Puig (Team Manager de HRC en MotoGP) en los test de Jerez siguiendo de cerca los primeros pasos.

A todo ello hay que sumar, cómo no, que cuentan con el vigente subcampeón del mundo, Álvaro Bautista, un piloto capaz de ganar 16 carreras en su año de debut en Superbike y de liderar buena parte del campeonato, plantando cara al todopoderoso binomio Rea-Kawasaki. La dupla la completa el experimentado Leon Haslam, otro piloto de garantías que sabe lo que es ser subcampeón del mundo (2010 con Suzuki) y que ha competido con seis marcas diferentes en Superbike. La apuesta es firme.

El proyecto aún es muy joven, lo que indudablemente lleva implícito que Honda necesita tiempo para terminar de desarrollar la moto y para estar en un punto que les permita plantar cara a Kawasaki... y no sólo a la firma verde, sino también a Ducati y a Yamaha, que también están plenamente preparadas para ganar carreras.

Los test de Jerez y Portimao fueron las primeras ocasiones en las que Honda se juntó con el resto de marcas para medir las fuerzas de la nueva CBR1000RR-R, con la que habían realizado varios test privados al inicio del invierno. Y tanto la visita a Jerez como los recientes entrenamientos en el trazado portugués demuestran que Honda aún tiene camino por recorrer, aunque los resultados invitan de cierta manera al optimismo.

Leon Haslam fue sexto tanto en Jerez como en Portimao. En el trazado español acabó a 1.8 segundos de Rea, aunque los entrenamientos estuvieron muy condiciones por las condiciones mixtas, mientras que en Portugal terminó a 0.8 del tiempo de Razgatlioglu, una diferencia pequeña si tenemos en cuenta la inexperiencia de un proyecto que sólo lleva tres meses en marcha con todos sus componentes.

Foto: WorldSBK

Peor le fueron las cosas a Álvaro Bautista si tenemos en cuenta los resultados; fue octavo en Jerez (entrenamientos poco trascendentes en los que apenas se rodó en seco) y último en la clasificación combinada del test de Portimao a casi tres segundos del mejor tiempo. ¿Cuán realistas son estos resultados? Nada, evidentemente. El piloto talaverano no buscó en ningún momento hacer un tiempo rápido, no mostró sus cartas y se ciñó exclusivamente a lo que ahora necesitan: dar vueltas, probar y reprobar, coger confianza con la moto, y acumular información para pedir a Honda en qué hay que mejorar. Evidentemente, el margen de mejora es muy amplio.

«Han sido unos test bastante complicados para Honda. En Jerez no hicimos mucho a causa del tiempo y, por tanto, teníamos mucho trabajo por hacer aquí. Hemos recopilado muchos datos para el futuro y para el desarrollo de la moto», expresaba el talaverano en declaraciones recogidas por GPone.com. «Lo importante de este día era recoger el mayor número posible de datos para poder saber qué dirección seguir. Por el momento me estoy concentrando mucho en eso, en mejorar mis sensaciones sobre esta moto y en el giro, porque cuando empiezo a empujar necesito mucha confianza», añadía.

El subcampeón de Superbike asume que queda trabajo por hacer y que espera que en el mes que falta hasta el inicio del campeonato Honda dé otro paso adelante con el trabajo en la fábrica: «Hemos hecho muchas pruebas sobre la moto para recopilar información y encontrar las sensaciones correctas. Es un poco difícil decir que estamos contentos. Estoy buscando una buena base y es más difícil de lo que esperaba, pero ese es el trabajo que tengo que hacer en estos momentos. Durante el invierno se han dado muchos pasos adelante en el motor y la electrónica. Ahora Honda tiene tiempo para trabajar en la fábrica para poder llevar a Australia lo que he pedido».

Sobre esto, Bautista recalcaba la importancia de las jornadas de test en Phillip Island que habrá previas a la primera ronda de la temporada: «El test previo a la carrera será importantísimo porque aquí hemos recogido información y tenemos una idea de cuáles podrían ser los próximos pasos. Espero poder tener todo lo que he pedido a Honda».

Honda CBR1000RR-R SP 2020

Motor998 ccPotencia214 cv
Peso201 kgPrecio29.000 €
La Honda CBR1000RR-R SP 2020 es la versión más equipada de la versión estándar, donde encontramos mejores pinzas de freno, suspensiones semi-activas, y cambio semi-automático.
Ver ficha completa

El precedente de Ducati: pretemporada discreta, inicio arrollador


En ese sentido, la situación de Bautista guarda muchas similitudes respecto a lo que ocurrió en 2019. También era una etapa completamente nueva para él, puesto que debutaba en el Mundial de Superbike, y lo hacía con una moto que también era nueva en el campeonato, la Ducati Panigale V4. Salió de los test de Portimao a un segundo de Jonathan Rea y llegó a Phillip Island arrollando tanto en los test como en el inicio de temporada. De hecho, ganó las 11 primeras carreras del año.

El piloto español asegura que está viviendo una situación similar, aunque matizaba las diferencias existentes entre Ducati en 2019 y Honda en 2020: «Estoy haciendo más o menos el mismo camino que el año pasado, con la única diferencia de que en Ducati tenían más experiencia con la moto y estaban más preparados. Este proyecto (Honda) ha nacido hace tres meses y necesitamos más tiempo para encontrar un buen nivel. Necesitamos otros tres o cuatro días de test para encontrarme en las mismas condiciones que el año pasado», zanjaba Bautista.

Mientras el #19 incidía en la inexperiencia que tiene ahora mismo este proyecto recién nacido de HRC para el Mundial de Superbike y hablaba con prudencia, su compañero Leon Haslam aportaba dosis de optimismo. Entre esos tres mares navega a día de hoy Honda: «Álvaro no fue rápido el año pasado en los primeros test con Ducati, pero luego empezó la temporada y ganó 16 carreras. Álvaro tiene mucha experiencia y esta tratando de conocer esta moto, al igual que yo. Estamos en un proceso de aprendizaje. Siento que el equipo sabe la dirección que tenemos que tomar», decía al respecto el británico en GPone.com.

Ya falta poco para saber de lo que es capaz Honda en su apuesta más firme en el Mundial de Superbike desde hace más de una década. Por el momento, necesitan tiempo y evolución para igualar fuerzas con los tres fabricantes que marcan la diferencia en el campeonato, pero HRC va más en serio que nunca. El proyecto tiene cimientos muy sólidos para dar resultados desde su primer año. El WorldSBK 2020 pinta muy interesante.