Bautista vuelve a MotoGP cinco años después: «A nivel de resultados, no tengo ninguna expectativa»

Álvaro Bautista baja el suflé sobre las expectativas que ha generado su wild-card en MotoGP en el GP de Malasia. El piloto talaverano no se marca un objetivo y se desmarca de los precedente de Bayliss en Valencia 2006 y de Pedrosa este año en Misano: «Estamos en situaciones distintas, así que un poco de calma, con los pies en la tierra y a divertirse», dice en DAZN.


Cinco años después de la que fue su última carrera en MotoGP, el GP de Valencia de 2018, Álvaro Bautista está listo para volver a alinearse en la parrilla del que fue su campeonato años atrás.

El piloto talaverano vuelve a MotoGP como piloto invitado en este GP de Malasia, recibiendo un wild-card como premio por parte de Ducati con motivo del primer título de Superbike que consiguió el año pasado. Bautista llega a Malasia ya con su segunda corona de SBK en el bolsillo, algo que certificó hace dos semanas en Jerez tras una temporada de récord, con 27 victorias y 31 podios en su casillero.

A sus 38 años, Bautista retorna a la parrilla de MotoGP en el momento más dulce de su carrera tras dos años de dominio en Superbike con Ducati. Correrá con los colores del Aruba.it, los mismos que ha llevado en SBK, y con una Ducati Desmosedici GP23 en un escenario, el de Sepang, elegido por él mismo para este wild-card.

Debido al gran nivel en el que se encuentra Bautista en SBK, a los productivos test que hizo con la MotoGP en Misano y al hecho de que pilotará una 'todopoderosa' Ducati en un circuito propicio para la marca italiana, las expectativas que se han generado en torno al #19 son muy altas. El propio Bautista pide que se baje el suflé y que no se le compare con el ejemplo de Bayliss -ganó en Valencia 2006 reemplazando a Gibernau- o el reciente caso de Dani Pedrosa, que brilló en sus wild-cards en Jerez y Misano -cuarto-.

alvaro bautista sepang 1

Foto: MotoGP

Estas son las sensaciones del #19 antes de este fin de semana tras hablar en DAZN:

Bicampeón de SBK y título ganado ni más ni menos que en Jerez: «Lo disfruté muchísimo. Ganar un campeonato es increíble; hacerlo en Jerez, con la familia, los amigos, la afición... Fue una pasada e igualmente un fin de semana muy estresante por todo eso. Ya por fin relajado, lo hemos celebrado y nos hemos centrado para seguir divirtiéndonos este fin de semana».

Preparación de este wild-card: «No he hecho nada en especial. Después de la última carrera de Jerez hemos tenido dos días de test allí y prácticamente he ido para casa a saludar a mis hijas, lavar la ropa y venirme aquí. No he tenido tampoco mucho tiempo. Pero creo que con la experiencia de Superbike y todo, llego bien preparado. Está claro que esta pista es un poco exigente debido al calor, pero al final fui yo el que eligió venir aquí a Sepang, que es una de mis pistas favoritas». 

¿Por qué eligió Sepang?: «Tenía que ser una carrera después de acabar mi campeonato, y sólo quedaba Sepang, Qatar y Valencia. Para Ducati es más cómodo Valencia, pero con la MotoGP Valencia es como un karting y a finales de noviembre ya empieza a hacer un poquito de 'rasca'. Así que dije: "Si queréis que disfrute y que me divierta, vamos a Sepang". Hace calor, la pista se adapta bien a mi estilo, porque son curvas rápidas y creo que me puedo divertir. En Valencia creo que, más que divertirme, voy a sufrir. No elegí el circuito porque aquí pueda ir más rápido, simplemente porque creo que aquí voy a poder disfrutar más que en Valencia».

Aunque matiza...: «También, no voy a mentir que con las dos rectas también ha influenciado en mi decisión». 

Alvaro Bautista test Misano Ducati MotoGP 21

Objetivos y expectativas para este fin de semana. Llama a la calma: «Mi motivación a nivel de resultados no lo sé. Veo las carreras y aparte de que el nivel es alto, está súper apretado, porque hay 20 pilotos en un segundo. Si estás a siete décimas, estás el 18º. Por eso, como resultado no tengo ninguna expectativa. Como rendimiento, creo que será nuestro punto a fijarnos. Seguramente, será un fin de semana que empezaremos más flojos e intentaremos acabarlo más fuertes. Si puedo conseguir buenas sensaciones con la moto, de poder apretar al máximo y decir el domingo: "He llegado al máximo con el tiempo que tenemos, que tampoco es mucho", ahí estaría contento. Pero a nivel de resultados, no tengo nada en mente. No me podéis comparar, como mucha gente está haciendo, con Troy Bayliss en 2006 -Valencia-, que ganó, o con Pedrosa en Misano, que hizo un fin de semana increíble. Estamos en situaciones distintas, así que un poco de calma, con los pies en la tierra y a divertirse». 

Acostumbrado al formato de carrera sprint y carrera larga. De hecho, en MotoGP tendrá una carrera menos que las que hay en cada ronda de SBK: «He visto que a algunos pilotos les gusta, a otros no... Nosotros tenemos tres carreras en Superbike, una larga el sábado, y luego la corta y otra larga el domingo. Es verdad que nosotros damos menos vueltas en la larga, que también se nota. Pero es un formato que me gusta, porque yo prefiero más correr que hacer entrenamientos. Lo que sí he interpretado bien en Superbike, es que cada vez que haces una carrera tienes que resetear, tanto física como mentalmente. Sobre todo mentalmente, porque al final vas acumulando mucho estrés durante todo el fin de semana. Cada vez que hago un entrenamiento o una carrera, haya ido bien o haya ido mal, hago 'reset' porque luego viene otra. No es fácil, pero al final es quitarte el máximo de estrés posible para no llegar fundido el domingo a la carrera larga».