Rins reaparece después de perderse cinco carreras

Tras fracturarse el cúbito y el radio en el GP de Las Américas, Álex Rins está recuperado para regresar al Mundial de MotoGP este fin de semana en Assen. Ya se probó encima de la Suzuki la semana pasada en el test post-GP en Montmeló.



No está siendo fácil el inicio de la andadura en MotoGP para Álex Rins. El piloto barcelonés sufrió el aplastamiento de dos vértebras en su segunda jornada entrenando con la Suzuki GSX-RR de MotoGP que le obligó a estar en el dique seco buena parte del invierno. Una vez arrancada la temporada, se fracturó el astrágalo de su pie derecho entrenando y corrió mermado el GP de Argentina, y la guinda llegó poco después en Austin, donde se rompió el cúbito y el radio en una caída durante el FP3.

Esta lesión en la muñeca izquierda le hizo perderse la carrera de Austin, además de ser baja en las citas de Jerez, Le Mans, Mugello y Montmeló. En la pista catalana reapareció durante dos jornadas de test que se celebraron después del Gran Premio, donde pudo subirse nuevamente a la moto y comprobar su estado. «Me fueron muy bien los dos días de test en Barcelona porque pude ver cómo me encontraba de la lesión en la mano izquierda. La verdad es que tuve menos dolor del que me esperaba y creo que estoy listo para Assen. Estamos contentos de cómo fue el test, incluso pude probar algunas cosas que fueron bastante bien, mejor que antes de la lesión. Así que ha sido positivo», comenta Rins en una entrevista emitida por su servicio de prensa.

NombreÁlex Rins
Dorsal42
PaísEspaña
MotoSuzuki GSX-RR 2017
Ver ficha completa

La recuperación ha sido larga e intensa, y ha durado dos meses en los que Rins ha trabajado duro para recuperarse cuanto antes: «Hemos hecho mucha fisioterapia; sesiones de mañana y tarde para intentar volver lo antes posible. Obviamente, me hubiese gustado llegar antes del Gran Premio de Catalunya, pero era una lesión bastante seria».

No sólo Rins ha trabajado a conciencia durante este tiempo, también lo ha hecho Suzuki para hacer la readaptación del piloto español lo más llevadera posible: «Me ha motivado mucho ver el esfuerzo que el equipo está haciendo: trayendo piezas y trabajando en novedades para que las probara», expone.

Pese a estar dos meses sin subirse a la moto, el piloto de Suzuki confirma que las sensaciones fueron positivas en los test de Montmeló y espera que la lesión no sea un lastre en Assen: «Me sentí muy cómodo, así que esto es bueno. Si volvemos en Assen es porque creo que estoy preparado, creo que no me va a doler mucho. Nunca he rodado allí con la MotoGP, pero estoy preparado para lo que venga».

El subcampeón de Moto3 en 2013 y de Moto2 en 2015 no se marca plazos ni objetivos y se muestra cauteloso, con la vista puesta sobre todo en las dos próximas carreras, que se celebran en dos semanas consecutivas: «Primero veremos cómo me encuentro en Assen y Sachsering, cómo voy cogiendo confianza con la moto, y a partir de ahí ya pensaremos qué objetivos nos marcamos».