Álex Rins acaba sexto en los segundos entrenamientos del año

Grandes sensaciones para Álex Rins y Suzuki al término de los entrenamientos de pretemporada en Australia. El piloto español está sorprendiendo con su papel de debutante tras la notable evolución que ha registrado durante las tres jornadas en Phillip Island.



Ya comentábamos al término de la segunda jornada de entrenamientos en Australia la gran evolución que estaban siguiendo los debutantes de MotoGP, sobre todo Jonas Folger y Álex Rins. Hoy han vuelto a ser protagonistas tras seguir avanzando posiciones en la tabla de tiempos, con el alemán en un destacado cuarto puesto y el español en la sexta plaza.

La progresión más destacada durante los tres días ha sido la del barcelonés, quien ha dado un paso de gigante en Phillip Island gracias a su capacidad de adaptación y al gran trabajo que ha llevado a cabo junto a su equipo, lo que les ha permitido mejorar ni más ni menos que 2.3 segundos del primer al tercer día.

Con un mejor registro de 1:29.103 y un ritmo muy decente en sus tandas largas, siempre entre 1:30 bajos y 1:30 medios, Rins ha dado un golpe encima de la mesa. El debutante ha superado el mal trago de la lesión de Valencia en su debut con la Suzuki y está pasando con nota las lógicas dificultades para adaptarse a una MotoGP que sí evidenció en Malasia y en el inicio del test en Australia.

Sin embargo, Rins cierra con muy buen sabor de boca las segundas pruebas del año: «Lo cierto es que estoy muy satisfecho con estos tres días de test. Además de por la mejor vuelta, lo mas importante es que nuestro progreso durante las sesiones ha sido consistente y significativo, bajando 2.3 segundos el tiempo del primer día», comenta el piloto español.

Rins asegura que está mucho más cómodo sobre la GSX-RR y que también ha mejorado su comunicación con el equipo, con el que ha hecho un gran trabajo. Además, comenta que todavía queda mucho margen de mejora: «Somos capaces de entender mejor la moto y también de tener una mayor sensibilidad con los cambios y la puesta a punto. Estoy trabajando muy intensamente con mi equipo y esto se está notando. Aún tenemos áreas en las que mejorar, tanto con la GSX-RR como con mi pilotaje, pero las ideas son cada vez más claras después de cada sesión. He tenido también una pequeña caída hoy que no ha afectado a mi rendimiento. Estoy satisfecho con estos tres días y confiado en que podremos mejorar aún más». Los rookies llegan pisando fuerte.