Álex Rins, gran protagonista del día tras vencer a Márquez en Silverstone

Rins se ha impuesto en un final de infarto a Marc Márquez, al que ha superado por sólo 13 milésimas tras un preciso adelantamiento en la última curva. El de Suzuki ha logrado su segunda victoria de la temporada tras la de Austin, cuando ganó a Rossi. Sin embargo, no elige entre ninguna de las dos, ya que para él han sido igual de especiales.


Por segunda carrera consecutiva, la última curva ha sido juez en la lucha por la victoria en MotoGP. Álex Rins y Marc Márquez han sido los protagonistas de un duelo que se ha decidido por sólo 13 milésimas a favor del piloto de Suzuki, que se ha hecho con su segundo triunfo del año tras el que logró en Austin a principio de temporada. Como no podía ser de otra manera, Rins se mostraba exultante tras la victoria: «Ha sido increíble. Estoy bastante feliz de cómo ha ido la carrera y de haber conseguido otra victoria más para Suzuki, y más aquí, donde Maverick consiguió también una victoria con Suzuki», decía ante los medios que nos hemos desplazado a Silverstone.

Rins reconocía que la carrera ha sido difícil de gestionar, sobre todo después de dos errores que ha cometido: «Ha sido complicado, he cometido algunos fallos. El primero ha sido cuando he mirado hacia atrás, cuando estaba rodando bastante bien detrás de Márquez. He querido ver dónde estaba Maverick y cuando he vuelto a mirar hacia delante he tumbado e inmediatamente con más ángulo se me ha ido el neumático de atrás, lo he perdido y he tenido un buen susto». El segundo de esos errores ha sido el de pensar que la carrera terminaba una vuelta antes de cuando lo ha hecho, lo que habría podido costarle el triunfo: «El último fallo ha sido pensar que se acababa ya la carrera cuando aún faltaba una vuelta. Cuando he probado intentar pasar a Márquez por fuera, sinceramente pensaba que ya se había acabado la carrera, y cuando he visto que él continuaba he pensado: ‘Hostia, Álex, tira que aún te queda una vuelta e intenta recuperar lo que puedas'. Sabía que yo era más rápido que él en los dos primeros sectores, así que el único sitio donde le recuperaba mucha distancia era la última curva. He intentado llegar lo más enganchado posible a él y le he metido la moto».

Sobre si tuviera que elegir entre la victoria de Austin, la primera para él en MotoGP tras ganar un duelo a Rossi, o entre la de Silverstone después de este final con Márquez, Rins no inclina la balanza hacia ninguna de las dos: «Al final yo creo que las dos por igual. Quieras o no, he batido a dos leyendas, tanto a Valentino como a Marc. Desde luego que ahora quiero continuar consiguiendo victorias, pero las dos me saben por igual». «Me quedo con las dos, porque han sido espectaculares. Quizá esta un poco más, al pasar a Marc en la última curva, pero la de Texas también fue increíble», añadía después.

La estrategia la tenía pensada antes de ejecutar el adelantamiento que le ha valido la victoria: «Tenía claro que el único sitio para adelantarle era ese. Podía haberle adelantado antes, pero en ese caso le hubiera enseñado mis cartas y mis puntos débiles, que eran las curvas 16 y 17, en las que él me sacaba bastante, pero la estrategia ha ido bien».

«Lo he intentado. Si iba a salir o no, era imposible saberlo. Le he enseñado un poco mis papeletas faltando dos vueltas para el final, pero también he tenido a mi favor que él en la última vuelta ha estado cerrando bien los sitios en las curvas cerradas y en la última ha entrado más cerrado de lo normal, así que le he podido pasar». «Lo he intentado por un sitio o por otro; no ha sido pensado, sino que lo he hecho sobre la marcha», explicaba el ganador de Silverstone.

Hablando también sobre la estrategia de carrera, siempre a rueda de Márquez, Rins explicaba que lo que buscaba era no enseñarle sus puntos débiles: «Sobre todo no quería enseñarle que en el último sector me sacaba muchísima distancia. Ha sido más una estrategia de no enseñarle nuestro punto débil, que no el hecho de no tirar. Ya he liderado alguna carrera que otra, así que no habría sido problema».

Pese a que no ha sido un fin de semana en el que haya despuntado hasta la carrera, Rins confiaba en que tenía opciones de victoria: «Durante todo el fin de semana creo que nuestro ritmo ha sido bueno. Sí que es verdad que Márquez y Quartararo estaban un paso por encima, pero nosotros creemos en nosotros. Que la gente no crea, a mí me da igual. Tengo un gran equipo detrás, sabemos que lo podemos conseguir y así ha sido».