Álex Rins presenta su candidatura tras ganar en Austin

El flamante ganador del GP de Las Américas 2019, Álex Rins, confía en estar en la lucha por el título: «Tenemos un buen nivel, así que si somos listos y sabemos pensar, ¿por qué no? Ahora lo importante es llegar a Europa, que son circuitos que me gustan».


Lo rozó en 2018, en un sensacional final de temporada, y sólo ha tenido que esperar tres carreras de 2019 para conseguirlo: Álex Rins ya sabe lo que es pisar el escalón más alto del podio en MotoGP. Fue en Austin, tras aprovechar el error de Márquez y después de vencer a Valentino Rossi en un bonito duelo. Precisamente allí, en el trazado tejano, logró en 2013 su primera victoria en el Mundial de Moto3 y ganó en 2016 en Moto2. Siguiendo la dinámica, tres años después le tocaba ganar también en MotoGP: «Lo he soñado muchas veces. Además, una anécdota muy buena cuando llegamos aquí, fue que gané en 2013, en 2016 volví a ganar y se lo comenté a los japoneses. No dije nada sobre 2019, me quedé callado y al final se ha cumplido. Estoy súper feliz; Suzuki se lo merece, nos lo merecemos, así que hay que continuar», explicaba en el micrófono de DAZN después de su victoria.

«Me gusta América», añadía Rins, que ya cuenta con nada menos que cinco victorias en Estados Unidos: Austin e Indianápolis 2013 en Moto3, Indianápolis 2015 y Austin 2016 en Moto2,y ahora Austin 2019 en MotoGP.

El barcelonés aprovechó las virtudes de su Suzuki en la zona más revirada del Circuito de Las Américas, las enlazadas, para superar a Valentino Rossi en un gran adelantamiento a cuatro vueltas del final. «Era clavada», decía Rins en referencia al rendimiento de su Suzuki en esa zona. «Nos hemos defendido muy bien. Sinceramente, en los entrenamientos no me encontraba muy a gusto. Hemos mejorado en la Q2 este fin de semana y he podido salir más adelante. Cuando tenía a Valentino delante, no le podía dejar ir y me he esforzado al máximo. Sabía que éramos un poco más fuertes en las curvas enlazadas, así que lo he intentado y al final lo hemos conseguido», subrayó el ganador de Austin.

Su final de carrera fue prácticamente perfecto después de superar a Rossi, aunque cometió un pequeño error que le hizo temer por su victoria: «Ha habido un momento cuando faltaban 2 o 3 vueltas que me he ido largo en la curva 11 y he intentado cerrar rápido, y cuando he mirado para atrás he visto que no estaba. He pensado 'o se ha quedado, que es imposible, o se ha ido largo conmigo'. En ese momento me he asustado un poco y me he puesto un poco nervioso. Después, he sabido mantener la calma».

El #42 mantuvo el discurso de que podía luchar por la victoria desde la primera carrera de la temporada y el resultado de Austin es la clara muestra de que tenía razón: «Yo desde el primer momento he creído y todo el equipo ha creído. Quiero agradecérselo a toda la gente que ha estado a mi lado y que me ha apoyado. La gente dice que con la Suzuki es fácil pilotar, pero conseguir ese plus es lo que nos hace diferentes».

Pero no sólo eso, Rins mantiene que cuentan con el potencial para poder luchar por el título: «Al final, los resultados lo están demostrando. Creo que tenemos un buen nivel, así que si somos listos y sabemos pensar, ¿por qué no? Ahora lo importante es llegar a Europa, que son circuitos que me gustan, y ahí ya veremos», exponía el español, que llegará a Jerez en el tercer puesto del campeonato.

Sobre su encuentro con Kevin Schwantz, embajador de Suzuki y creador del trazado de Austin, Rins comentaba que el legendario piloto estadounidense «estaba súper feliz. Cuando le he visto, le he abrazado y es una sensación increíble. No se puede explicar».