Rins se llevó por delante a Morbidelli en la primera vuelta

Álex Rins acabó noveno en MotorLand Aragón después de un toque con Morbidelli en la primera vuelta que acabó con el italiano por los suelos y tras el cual el piloto de Suzuki fue penalizado.


A Álex Rins se le atragantó el GP de Aragón. Al piloto de Suzuki, que había mostrado un buen ritmo a lo largo del fin de semana, volvió a ir a remolque desde el viernes. Su 11º puesto en la combinada de los libres del primer día, unida a la lluvia que cayó el sábado y que impidió mejorar los tiempos en el FP3 (sesión que lideró), le obligó a pasar por la Q1.

Rins tampoco estuvo acertado en la repesca, en la que Franco Morbidelli y Andrea Iannone le dejaron sin billete para pasar a la Q2 y, por ende, se quedó muy atrás en parrilla. Salía 13º y obligado a remontar, algo que le ha pasado en muchas ocasiones durante el año y que casi siempre había resuelto de maravilla, pero que en MotorLand Aragón fue todo lo contrario. En plena remontada, tocó a Franco Morbidelli en la primera vuelta y se llevó por delante al italiano, para el que la carrera acabó a las primeras de cambio.

El lance provocó que Rins se saliera de la pista, perdiese muchas posiciones (bajó hasta el 16º) y fuese penalizado vueltas después con un Long Lap Penalty, lo que aún le dejó más atrás. Al final, salvó los muebles remontando hasta la novena posición. Su balance, como no podía ser de otro modo, no era bueno: «Desde luego que no ha concluido como esperábamos. Hemos conseguido unos valiosos siete puntos, que para el campeonato son importantes. Pero me sabe mal por Morbidelli, porque le he destrozado la carrera. Ha sido una pena. He sufrido también la carrera, recuperando posiciones y recuperando segundos. Creo que el ritmo que he puesto no estaba tan mal para haber podido luchar por el podio, pero al final ha ido como ha tenido que ir», explicaba el de Suzuki, que al término de la carrera fue al box del Petronas Yamaha SRT a pedir disculpas a Morbidelli.

La clave volvió a estar en el resultado de los entrenamientos, que sigue siendo la asignatura pendiente de Rins: «Al final tenemos que mejorar los entrenamientos clasificatorios, tenemos que clasificar mejor. Nos cuesta hacer una vuelta rápida y después lo pagamos a principio de carrera», analizó.

Además, en el toque con Morbidelli perdió uno de los apéndices aerodinámicos de su Suzuki, algo que le lastró durante toda la carrera: «Ha sido complicado, porque me costaba mucho más hacer las curvas de derechas. He notado que la moto no entraba y después he entendido el por qué».

En plena remontada, se topó con Danilo Petrucci, al que le costó mucho adelantar: «Petrucci es un piloto que frena muy tarde y su moto se lo permite. Es una moto que no tiene mucho paso por curva, pero a la hora de frenar tiene muchísimo. He tenido que arriesgar, desde luego, pero al final el campeonato está para arriesgar», explicaba Rins.

Sobre su posición en el campeonato, en el que ahora es tercero con un punto de ventaja sobre Petrucci, asume que va a ser muy importante la regularidad. También se le acerca Viñales, al que sólo tiene nueve puntos por detrás: «Estamos ahí todos. Hay que ser regulares y tratar de acabar alguna carrera en el podio de las que quedan. Tenemos que darlo todo y creo que las armas las tenemos».

De cara a final de año, considera que los trazado que están por llegar favorecen a su Suzuki GSX-RR: «Ahora vienen circuitos que creo que nos favorecen bastante; circuitos largos, con curvas anchas, en los que creo que podemos hacer un gran papel».

Deja un comentario

Volver a la home