Márquez confía en que el cambio a Triumph le beneficie

Álex Márquez afronta su quinta temporada en Moto2 con el objetivo del título entre ceja y ceja. Es uno de los grandes candidatos a la corona de la clase intermedia en un año de cambios importantes con la llegada de Triumph como suministrador único de motores. Asume la presión de ser uno de los aspirantes y apunta que una posible llegada a MotoGP en 2020 depende de él y de sus resultados.

En la presentación del Team Estrella Galicia 0,0 para la temporada 2019, el ilerdense habló sobre ello, y también sobre los objetivos, expectativas y rivales para este año. A día de hoy, Márquez firmaría quedarse otro año en Moto2 si este año consiguiese el título.


Sobre el cambio de motor en Moto2 al tricilíndrico de 765cc de Triumph: «A todos nos costará por igual. Para los debutantes, con el motor Honda quizá costaba un poco más entender el embrague y entrar en curva derrapando. Ahora es un poco más fácil eso, pero también tiene otra complicación, que es que ser constante es un poco más difícil. Será complicado para todos, pero creo que personalmente a nosotros este cambio de motor nos beneficia. Por inercias, por tricilíndrico, tiene un poco más de agarre y eso en distancias largas lo estamos notando, que era donde yo sufría más. Espero que nos beneficie».

Cambio de jefe de mecánicos. Ya no sigue con Naoya Kaneko, que pasa a ser el responsable técnico del equipo. Su nuevo jefe de mecánicos es David García, extelemétrico de Johann Zarco en los dos títulos del francés: «Es otra filosofía. Al final, con Naoya nos entendíamos mucho, pero después de cuatro años era necesario un cambio, aire fresco. Quería alguien que fuera español, que me pudiera entender un poco más y que tuviera ese carácter, esa responsabilidad, que asumiera las cosas. Creo que con David lo estoy teniendo; él tiene las cosas muy claras y yo también. Hemos cambiado mucho la forma de trabajar en pretemporada. Nos estamos centrando sobre todo en trabajar con neumáticos usados y dar muchas vueltas. Me están puteando, hablando claro, pero al final es mejor, para que cuando lleguemos a un fin de semana el sufrimiento de pretemporada se agradecerá».

Sobre la efectividad del planteamiento de la pretemporada: «Hasta que no estás en Qatar en la primera carrera no lo sabes. Ya sabemos también que Qatar, Argentina y Texas son carreras peculiares. Hasta que no llegas a Europa no sabes bien cuál es la realidad. Pero creo que estamos usando neumáticos muy duros este año, que también será la gran diferencia, porque están cambiando compuestos y medidas. Haremos las tres primeras carreras y luego en Jerez cambiarán los neumáticos, así que al principio será un poco un lío. Pero todo lo que estamos probando nos está funcionando. Salimos en Valencia y desde el primer día hasta el segundo día en la última tanda, fuimos con la moto casi igual, tratando de entender el pilotaje y la electrónica, donde hay detalles que pulir aún, pero será un trabajo duro. Sobre todo con la electrónica también hay que entender cómo empiezas la carrera y cómo acabas. Creo que no será la clave totalmente, porque no hay tanta potencia como en MotoGP, pero ahí también se puede marcar un poco la diferencia».

Diferencias en el chasis Kalex respecto al utilizado para el motor Honda: «La parte delantera es lo que sobre todo ha cambiado, por dónde está el airbox y demás. Ha cambiado la forma de construirlo, pero sinceramente encima de la moto las sensaciones son parecidas. Quizá la parte delantera mejora un poco, que era también el objetivo de Kalex, el giro. Y el agarre, que era donde nosotros teníamos más problemas, el nuevo motor nos lo ha dado. A día de hoy, tenemos demasiado grip y con neumático nuevo no puedo aprovecharlo. Es en lo que estamos trabajando; perder quizá un poco más con neumático usado, porque somos muy rápidos, para ganarlo con neumático nuevo. Hay que encontrar ese balance de entender también que Jerez es muy diferente a Qatar».

Presión por ser uno de los favoritos al título: «Lo asumí el año pasado y lo asumo también este año. Es mi quinta temporada, tengo que asumir esa responsabilidad, dar un paso adelante y mejorar estas cosas que hemos estado comentando. Está claro que hay que dar ese paso y que hay que ser más constante. Lo que está claro es que la velocidad está, falta pulir los detalles de carreras, saber controlar más la presión y estar tranquilo en momentos clave. Creo que con los cambios en el equipo, y sobre todo con David, lo estamos consiguiendo. Relajarnos y disfrutar más de las carreras será importante».

En buen nivel físico y mental antes de arrancar la temporada: «Hacemos flat track, motocross… Y está claro que ahí también intentas trabajar la constancia y la regularidad. Ahora es cuando mejor me encuentro físicamente. Actualmente, a nivel físico y mental me encuentro en un momento muy bueno y hay que aprovecharlo, sobre todo para empezar bien el año. No es como empieza sino como acaba, pero empezar bien es un puntazo».

Rivales para este año: «Estuvimos en Jerez y ahí Lowes estuvo un paso por delante de todos. Estará Lowes, Marini, Baldassarri, Vierge… Y muchos otros, como Binder también. Tuvieron problemas con la KTM, pero lo han cambiado todo y seguro que en el próximo test ya los veremos. Está todo muy abierto y espero estar en la lucha, que es el objetivo. Veremos después de cuatro o cinco carreras; siendo una categoría que ha cambiado mucho, creo que hasta Le Mans no se verá quién está realmente un paso por encima de los demás».

Sobre la forma de gestionar las posibilidades de subir a MotoGP en 2020: «Es fácil y estoy tranquilo por eso, porque depende de mí. Si hago bien la faena y llegan los resultados, si después de 5 o 6 carreras estamos liderando el Mundial o estamos delante ganando carreras, van a llegar ofertas. Estoy tranquilo por esa parte, porque sé que depende de mí, que tengo los medios para intentar ser campeón y lo tengo todo, así que se verá».

Teniendo en cuenta los contratos por dos años en MotoGP y que muchos pilotos han renovado hasta 2020, será difícil encontrar un hueco en la parrilla de la categoría reina el año que viene. Álex Márquez confía en ello, aunque no vería con malos ojos ser campeón y tener que quedarse a defender el #1 si no hay garantías para el salto: «Sería un plan que firmo ahora mismo. Si tengo que ser campeón y me tengo que quedar en Moto2 por lo que sea, lo firmo ahora mismo. Es una posibilidad, no hay que negarlo. Hoy en día el mercado de MotoGP sí que está cerrado en cuanto a equipos oficiales, pero hay la suerte de que en un equipo satélite hay muy poca diferencia con las motos. Se puede conseguir muy buen material. Depende de mí. Se abren huecos en equipos satélites con buen material y es mi ilusión poder estar en 2020 en MotoGP. Pero como digo, depende de mí, de mis resultados y de mi trabajo».

Un invierno sin su habitual compañero de entrenamientos -su hermano Marc- al lado: «Él venía a mirar cuando podía y cuando su fisio se lo permitía. Sí que ha sido diferente para mí. Con Xavi vamos más juntos, porque así los dos teníamos a alguien con quien compararnos, al menos. Ha sido más aburrido, por decirlo de alguna manera, pero también nos hemos entretenido de otra forma».

Amistad con Xavi Vierge. ¿Se tornará en roces si pelean por el título?: «Ojalá haya ese problema de que lleguemos al final de temporada jugándonos el título y estemos peleados. Ojalá lo haya, porque el equipo estará “on fire”, nosotros también y nos estaremos jugando un título, que no es poco. Pero yo creo que sí; ahora en pretemporada estamos haciendo simulacros de carrera juntos para tener el máximo de información. Uno está probando unas cosas, otro va en otra dirección y después por la tarde se hacen reuniones con los técnicos y todos juntos. Creo que ese espíritu de equipo en 19 carreras será importante mantenerlo. Entre los pilotos es otra cosa, pero me llevo bien con él. Ya hemos tenido roces en el pasado, pero después nos vamos a tomar algo y se arregla todo».