Márquez, con múltiples contusiones y hasta un diente roto tras su caída en Montmeló

El piloto del LCR Honda sufrió una dura caída en el FP4 y ni siquiera pudo salir a la clasificación. No tiene nada roto, pero sí múltiples contusiones. Mañana deberá pasar un chequeo médico.


Pese a lo bien que había comenzado el fin de semana en el FP1, a Álex Márquez se le han ido torciendo las cosas a partir de entonces en Montmeló. El piloto ilerdense ni siquiera ha podido salir a la clasificación de este sábado tras sufrir una fuerte y rápida caída en el FP4.

Márquez se ha caído en la última curva e inmediatamente ha evidenciado gestos de dolor. Ha tenido que ser trasladado al centro médico, donde se ha descartado que sufra fracturas, pero sí que tenía múltiples contusiones, además de tener un diente roto y sentirse algo aturdido. Su participación para la carrera de mañana no está confirmada, aunque en el caso de participar saldría en última posición.

«Mañana tengo otro chequeo médico por la mañana. No hay nada roto. Tengo golpes por todos los sitios y un diente roto, pero por fortuna he salido caminando, que es lo más importante. Estaba dando mi cien por cien, como siempre, así que a seguir, a intentar hacer la carrera, aunque salgamos muy atrás, para ayudar a Honda y dar toda la información que podamos», comentaba el pequeño de los Márquez.

El #73 añadía que tenia molestias «en los codos y un poco en el radio, que tengo un golpe fuerte, pero lo que más me preocupa es más la cabeza, por eso mañana tendré que ser realista. Ahora me duele la cabeza, lo cual es normal, pero creo que mañana no tendré ningún problema». Así pues, mañana un chequeo determinará si está en condiciones para correr.

Pese a que no ha podido participar en clasificación, Álex no era muy optimista con sus posibilidades: «Tal como íbamos, antes del FP4 ya sabía que la clasificación sería difícil, porque iba muy al límite, sin sensaciones. Ha sido una caída en un punto en el que no me lo esperaba. Se ha bloqueado de repente y he perdido el tren delantero. Aún no he visto la caída, porque no me ha dado tiempo, pero estaba tirando, como hago siempre, porque nunca me guardo nada. Es de esas caídas que te hacen perder mucha confianza».

Y aunque está teniendo serias dificultades con la Honda, tiene claro que no se va a guardar nada: «No entra en mi cabeza eso de reservarme, porque entonces seríamos últimos. Siempre intento dar el cien por cien. Estábamos probando cosas en esos momentos y estaba haciendo ritmo. Tenía delante a Aleix, que estaba haciendo buen ritmo, sin que se me fuera muchísimo. Nunca me voy a guardar nada; para guardarme cosas, me quedo en casa».