El piloto de Suzuki ha logrado la pole en Montmeló

El catalán ha conseguido su segunda pole en MotoGP, en un fin de semana en el que también lideró la primera jornada de libres. Por lo tanto, el piloto de Suzuki es ambicioso de cara a carrera después del buen ritmo que está mostrando en Montmeló, aunque también es coherente sobre lo que puede dar de sí la carrera: «No hay que volverse locos, ganar es muy difícil».

 

Aleix Espargaró ha liderado el histórico doblete de Suzuki en Montmeló, donde él y su compañero Maverick Viñales han logrado las dos primeras posiciones de parrilla. Como no podía ser de otra manera, el piloto de Granollers hacía un gran balance de su primera pole con Suzuki: «Estoy muy contento. Además la siento como mi primera pole, porque la de Assen del año pasado fue más de “coco” que de gas, y esta ha sido totalmente de dar más gas. Esto nos dará más energía para seguir trabajando, porque también la segunda posición de Maverick es muy importante para el equipo».

Sobre sus opciones para mañana en carrera, Aleix asegura que tiene ritmo para poder luchar en las primeras posiciones: «A no ser que se vuelvan locos Lorenzo y Márquez, yo creo que tenemos un buen ritmo para ir con ellos. No tienen mucho mejor ritmo que nosotros. Con muchas vueltas en el neumático en el FP4 he hecho un ritmo muy parecido al de Jorge. Pienso que estamos trabajando bien, tenemos buen ritmo y mañana hay que hacer una buena carrera. Assen y Sachsenring son dos circuitos que me encantan y que van bien para la moto, así que creo que en estas tres carreras antes de las vacaciones hay que acabar entre los cinco primeros como sea», aseveraba el catalán.

La potencia sigue siendo el mayor hándicap para Suzuki, algo que se puede traducir en una pérdida de posiciones en salida. «Me preocupa más la salida que las demás vueltas. Al rebufo de la Yamaha perdemos sólo 3 km/h, así que a rebufo iré con él seguro. La salida sin el Seamless, de primera a quinta sí que me preocupa», confirmaba al respecto.

Suzuki ha traído un nuevo motor a Montmeló. Pese a que la evolución no ha sido tan grande como se esperaba, ha empezado a dar sus frutos: «Esperaba subirme a la moto y ganar 6 o 7 km/h, pero hemos ganado 3. Pero hay que dar las gracias, llevan tres meses trabajando con el motor. La entrega de potencia es un poco mejor y la velocidad también ha mejorado». «Gira un poco mejor arriba el motor y aunque sean sólo 3 km/h más, eso mañana nos permite ir a rebufo de la Yamaha en carrera. Con el motor antiguo no podíamos, así que sí que te aporta quizá una décima o dos décimas», y añadía sobre ello que «lo mejor del nuevo motor no es la velocidad que hemos ganado, es la entrega de potencia, que es mucho mejor».

Su objetivo para mañana está claro, es estar en el podio, aunque sin precipitarse puesto que luchar por la victoria está muy caro en MotoGP: «Después de hacer la pole y tener el ritmo que he tenido, si no estoy en el podio no estaré contento, evidentemente. No hay que volverse locos, ganar es muy difícil aunque tengamos un ritmo parecido al de Lorenzo y Márquez. Creo que tras ellos tenemos el mejor ritmo y hay que luchar por el podio mañana, veremos si lo conseguimos», finalizaba el de Suzuki.