«A Pecco no le han pasado los dos de detrás, que luego no se diga...»

Pese a los 14 puntos de desventaja que tiene Martín antes de la carrera de este domingo, Aleix Espargaró es bastante optimista con las posibilidades del piloto del Pramac Racing y le da nada menos que «un 70%» de opciones para remontar. Argumenta que Bagnaia «tiene mucho que perder y eso hace que la mano del gas no tenga mucha fuerza». 


Aleix Espargaró afronta en Valencia un difícil final de temporada, ya que le toca apretar los dientes al estar corriendo con una fractura en el peroné fruto de la caída múltiple en la que se vio envuelto en la carrera sprint del GP de Qatar, hace sólo una semana.

Pese a ello, el piloto de Aprilia no se rinde y quiere bajar el telón de la temporada acabando las dos últimas carreras. En la Sprint consiguió hacerlo, aunque ya sufrió en esas 13 vueltas de carrera y se vio relegado a la 13ª posición a casi 10 segundos del ganador, que fue Jorge Martín.

En su comparecencia ante los medios que nos encontramos en el Circuit Ricardo Tormo de Cheste para cubrir esta última cita de la temporada, Aleix empezó ensalzando el trabajo de los servicios médicos del campeonato: «Igual que nos quejamos muchas veces los pilotos, también creo que es justo que alabemos las cosas buenas que hace el campeonato. El nivel de la Clínica Mobile desde que la cogió Quirón Dexeus y el equipo de Madrid, de Nacho, es estratosférico. Es increíble todo lo que han hecho por mí estos tres días, todo lo que hemos intentado... Es una pasada. Estoy súper agradecido a ellos y quería que todo el mundo sepa que tenemos uno de los mejores equipos médicos de cualquier deporte del mundo».

aleix espargaro motogp valencia 1

El piloto de Aprilia comenta todas las soluciones médicas que han probado para tratar de sobreponerse al dolor este fin de semana: «La verdad es que lo hemos intentado todo. Hemos intentado infiltrar la zona, pero cuando se llena de sangre se disuelve el calmante. Luego esta mañana en el hueso, que casi me muero cuando me ha pinchado Nacho, y por la tarde hemos preferido hablar con Charte, que está en casa, darle a una bomba de antiinflamatorios pinchada en el culo, en vez de en la zona, y la verdad es que ha ido mejor. No tenía mucho dolor en carrera, pero no tenía nada de fuerza, no me muevo encima de la moto. Ha sido una temporada de muchos altibajos, pero me apetece mucho, mucho llevar la moto al box en las dos carreras y lo voy a intentar otra vez el domingo».

«Ayer era incapaz de dar más de tres vueltas, pero creo que el cuerpo se acostumbra al dolor. Pero una vez más, no todo el mérito es mío, es brutal lo que me han ayudado Nacho y en la Clínica. Estoy muy chafado, pero he podido acabar», añadía.

«Bagnaia no se acerca a la velocidad de Martín; ¿cómo le va a ganar?»


Aleix, buen amigo de Jorge Martín, es bastante optimista sobre las opciones de remontada del piloto madrileño a pesar de que afronta la última carrera, la de este domingo, con una desventaja de 14 puntos. Le preguntamos por qué porcentaje de posibilidades le da a 'Matinator', y lo dijo muy convencido: «70% para él, 30% para Pecco», respondió a MOTORBIKE MAGAZINE.

Y cuando le preguntamos el por qué de esa afirmación, así lo explicaba: «Creo que lo dijo Márquez y me gustó mucho, que tienes dudas cuando tienes algo que defender. Jorge no tiene nada que defender. Mañana (por hoy) va a montar un 'sarao' que te cagas aquí en Cheste. Está tranquilo, acepta ser segundo, ha ganado carreras, se lo ha pasado bien y va a liar una traca monumental. No tiene nada que perder. El otro tiene mucho que perder y eso hace que la mano del gas no tenga mucha fuerza».

Ve mucho más fuerte a Martín que a Bagnaia, y cree que a Pecco le favorecieron al no superarle ni Di Giannantonio ni Bezzecchi: «No se acerca a la velocidad de Martín. ¿Cómo le va a ganar? Lo digo para los que se quejan que el viernes le siguió: en una carrera real, larga, acaba séptimo y los dos de detrás le pasan. Hoy no le han pasado, que luego no se diga... Está bien, me parece justo; yo si hubiera estado detrás de Jorge y le hubiese podido pasar, no lo habría hecho. Pero Pecco tendría que haber hecho séptimo».