«Hace meses sonó Pedrosa y le dije a Albesiano:“Por favor, no le dejes escapar, vended medio Piaggio y fichadle”»

Tras anunciar su renovación con Aprilia hasta MotoGP 2020, Aleix Espargaró habló sobre ello y sobre la importancia de contar con un compañero de equipo fuerte en el box oficial de la firma de Noale.


Aleix Espargaró fue uno de los grandes protagonistas del jueves en el GP de Francia. A mediodía se anunció oficialmente su renovación con Aprilia, motivo por el cual acabó sustituyendo a Andrea Dovizioso en la rueda de prensa oficial en Le Mans. El piloto de Granollers firmó por dos años más con los de Noale, cerrando el acuerdo cuando sólo han pasado cuatro carreras de la presente temporada.

Espargaró reconoció que había tenido alguna oferta más y que incluso hubo algún atisbo de duda a causa de los constantes problemas de fiabilidad que está teniendo la Aprilia RS-GP. Sin embargo, el crecimiento que está adquiriendo el proyecto ha terminado de convencer al catalán: «Obviamente, hay que hacerse valorar y a principio de año tuvimos alguna oferta buena para ir con motos competitivas, aunque no es lo mismo estar con un equipo no oficial. Pero cuando ves que tienes problemas con el motor y que la moto se para, te hace replantear las cosas. Yo estoy aquí para hacerlo bien, no por nada más. Al final cambiaron bastante las cosas; hablando mucho con Romano Albesiano los últimos meses y con el presidente de Piaggio, ellos creen que nunca hemos estado tan cerca y que Piaggio ahora tiene hacer el paso definitivo. En todos los sentidos me han dado todo lo que quería y espero que sigamos mejorando, porque pienso sinceramente que la moto está más cerca de lo que parece».

Lo que aún no está claro es quién será el compañero de Aleix. Suenan dos pilotos italianos como Iannone y Petrucci, uno de los cuales reemplazaría a Scott Redding, al que los resultados no le están acompañando para mantener el asiento en Aprilia. A Espargaró le gustaría contar con el compañero más fuerte posible: «Me da igual; por mí, ojalá pudieran venir Rossi o Márquez. Hubo un momento hace meses, que hablando con Romano [Albesiano n.d.R líder del proyecto de Aprilia] sonó Pedrosa y le dije: “Por favor, no le dejes escapar, vended medio Piaggio y fichadle”, porque es importante que venga un piloto fuerte. A mí me gustaría que siguiera Redding, porque la continuidad es importante en este paddock, pero si los resultados no llegan entiendo que la fábrica quiera cambiar. Para la fábrica también es importante tener un piloto italiano. Creo que Iannone es también una buena opción».

Los problemas de fiabilidad de Aprilia siguen siendo el mayor quebradero a día de hoy para Espargaró, que sólo ha podido puntuar en la carrera de Austin. En las otras tres citas tuvo que abandonar, incluido Jerez, donde se veía con opciones de poder luchar por un gran resultado: «En Jerez ni me enfadé. Hacía muchísimos años que no lloraba tanto en mi vida, porque frustra. En Qatar y en la siguiente me enfadé, pero en Jerez estaba abatido porque tenía muchísimo más ritmo que Iannone o Petrucci, y cuando vi que luchaban por el podio después de lo que pasó, vi que habíamos perdido una oportunidad muy buena. En cuatro carreras hemos tenido tres abandonos y eso frustra mucho. En todos los aspectos Aprilia va a crecer el año que viene; vamos a tener más ingenieros, más presupuesto y la moto va a crecer mucho. Confío mucho en la gente que tenemos, porque ahora la moto es mucho mejor que la que dejó Bautista».

Sobre la evolución de la RS-GP, Espargaró comentó que la moto ha dado un paso adelante en lo que respecta al propulsor, pero los problemas llegan con la fiabilidad: «El motor que tenemos es bueno, es mejor que el del año pasado y tiene más potencia abajo, que es lo que pedía. La Aprilia giraba muy bien, pero no aceleraba. El motor ahora es mucho más equilibrado, pero estamos teniendo problemas con el motor, con el consumo y de fiabilidad. Tenemos que empezar a acabar carreras. Uno de los pilotos que más me gustan es Dovizioso y cuánto ha tardado en luchar por un título, y es por la estabilidad que tiene. Creo que lo ha hecho por la estabilidad de estar con la misma moto y la misma gente, y si no acabas carreras, es muy difícil».

Precisamente, esa estabilidad es algo que no había tenido nunca en su carrera deportiva y ha sido una de las causas para mantenerse en la fábrica de Noale: «Una de las prioridades que tenía para quedarme en Aprilia, algo que tenía metido en la cabeza, es que quería estar más de dos años en el mismo equipo. Voy a estar mínimo cuatro años aquí, mínimo hasta 2020, y no creo que vaya a correr muchísimos años más. Mi idea es retirarme aquí y acabar mi carrera en Aprilia».