«Me lo he pasado muy bien, mi moto era hoy otra liga»

Aleix Espargaró dejó una remontada para el recuerdo en Assen, después de que Fabio Quartararo cometiese un error que acabó con el francés por los suelos y con Aleix fuera de pista. Le recorta 13 puntos en el campeonato tras una exhibición de ritmo y adelantamientos.


Pese a no haberse llevado la victoria, Aleix Espargaró ha sido el gran protagonista de la carrera de MotoGP en Assen. En la quinta vuelta, un error de Fabio Quartararo cuando trataba de superarle acabó con el francés por los suelos y con Aleix fuera de pista, aunque en su caso sin caerse.

Tras una excursión por la grava, Espargaró volvió a pista en la 15ª posición y a 8.5 segundos del liderato de Pecco Bagnaia. A partir de entonces, empezó una remontada colosal que ha terminado con el de Aprilia en cuarta posición tras un magnífico adelantamiento doble a Binder y Miller en la última chicane.

El ritmo de Aleix ha sido bastante rápido durante toda la carrera, aun teniendo que acometer 11 adelantamientos, por lo que Espargaró considera que ha perdido una gran oportunidad de llevarse una victoria. Aun así, tras salvar los muebles de la forma en que lo ha hecho, se mostraba muy satisfecho por la remontada y por haber recortado 13 puntos a Quartararo en plena lucha por el Mundial. Ahora está a 21 puntos del liderato.

Aunque la carrera ha sido sensacional, Aleix cree que no ha sido la mejor de su vida: «Me quedo con la de Argentina y con esos 25 puntos», explicaba. Pero, sin duda, la de hoy ha sido más emocionante: «Esta me gusta para los que dicen que en Superbike hay más adelantamientos, que en MotoGP no se puede adelantar. Me lo he pasado muy bien, he adelantado muchísimo y tenía una moto impresionante. Mi moto era hoy otra liga. Ha sido una pena, porque viendo el ritmo que he hecho hoy podía ganar, y no tengo muchas victorias como para ir tirándolas. Pero Fabio ha cometido un error, aunque al menos he podido aguantarme sobre la moto. Incluso me he hecho un poco de daño en el brazo aguantándola, porque había muchísima tierra y creía que me caería, pero poder entrar y hacer el ritmo que he hecho ha sido impresionante», analizaba Aleix.

No tiene claro qué adelantamiento ha sido el mejor: «No lo sé, he hecho muchísimos. Por ejemplo, veía a Joan Mir, que adelanta súper fácil. Les veía desde lejos y ha estado seis o siete vueltas para adelantar a Zarco, y cuando he llegado les he pasado en una curva a uno y en otra curva a otro. Sólo iba mirando delante. Veía una moto negra delante y sabía que era el podio, que era Maverick que iba tercero. Sólo miraba esa moto negra y mi pantalla, viendo cada parcial para intentar estar todo el rato en el récord de la pista y lo he conseguido. Creo que más botín que esto era imposible».

Y esto contaba respecto al magnífico adelantamiento doble a Binder y Miller en la chicane en la última vuelta: «He hecho la curva 12 muy, muy rápido. En la vuelta anterior he puesto el mapa número 3, en el que prácticamente no hay control de tracción, y la moto patina mucho, se disparan las temperaturas del neumático. Pero sabía que en la última vuelta tenía que darlo todo y he salido muy, muy rápido, y cuando he visto que Jack (Miller) y Binder frenaban pronto, he dicho: "Tienes que entrar, y si te cuelas, te cuelas”. He podido entrar, frenar bien la moto, y ha sido… Por la diferencia de puntos creo que ese adelantamiento ha valido la pena».

Más cerca en el campeonato


Con la adrenalina de la remontada, ni siquiera las gotas de lluvia que han caído en algunos compases de la carrera han podido frenarle: «Es la primera vez en mi carrera en la que veo gotas en la cúpula y que iba bajando los tiempos. Pensaba que la carrera ya la tenía perdida, pero que era una oportunidad, porque Fabio falla muy poco. Hoy ha fallado y sabía que lo tenía que aprovechar. Cuando estaba octavo o noveno y veía que llovía me decía a mí mismo que para terminar octavo o noveno y coger cinco puntos, me podía caer, porque lo tenía que intentar. Por eso ha sido importante rodar en esos tiempos con las gotas. Eso no lo había hecho nunca».

Aleix ha cumplido el objetivo que se marcaba antes de la carrera, que no era otro que salir a menos de una carrera de desventaja respecto a Quartararo. Ahora está a 21 puntos: «He perdido una victoria, porque creo que podía ganar, pero para mí lo más importante, aparte de la diferencia con Fabio, era sentirme el más rápido y sentir que tenía la velocidad luchar por el campeonato; porque si no, aunque seas constante, no puedes. Creo que hoy he sido el más rápido en pista y eso para mí es muy importante. No dan puntos por eso, pero a mí me dice que puedo ganar el campeonato».

El piloto de Granollers aceptó de muy buen grado las disculpas de Quartararo, que nada más acabar la carrera fue al box de Aprilia a pedir perdón al #41, quien además es vecino suyo: «Fabio es un piloto limpio, que prácticamente nunca ha tirado a otros pilotos. Eso lo número 1. Si me hubiera tirado otro piloto quizás me habría enfadado más, pero Fabio es un piloto limpio y ha venido directamente a pedirme disculpas, tenemos buena relación. Yo no soy de cara a la galería. Si tengo una buena relación con alguien lo digo, no vendo humo ni soy hipócrita. Así que en un día como hoy en que van mal dadas, ves al chaval que está jodido, triste y que le ha sabido mal… Me ha dicho: ‘No, es que me he equivocado, lo he juzgado muy mal, me he equivocado mucho’. Entonces, ¿qué haces? No pasa nada. Espero que no me pase a mí, pero me puede pasar».

Satisfacción por el podio de Maverick


Su remontada y esos 13 puntos que ha recortado a Quartararo no han sido la única alegría para Aprilia este domingo, ya que Maverick Viñales ha conseguido su primer podio con la marca de Noale al acabar tercero: «Estoy muy contento, me alegro por Maverick», decía Aleix. «De hecho, en la penúltima vuelta me he colado en la curva 1 porque he visto que él se ha ido un poco largo y he dicho ‘hostia, que no pierda el podio con Jack como me pasó a mí en Alemania la semana pasada’. Está mejorando y está haciendo un buen trabajo, y creo que para su moral, para el equipo y para todos es muy bueno. Me alegro por él, pero siendo egoísta me alegro por mí porque para mi lucha por el campeonato me suma mucho que Maverick esté ahí en el podio».

Cree que Maverick a este nivel puede serle de ayuda «en muchas cosas. Para aprender. Ayer, por ejemplo, estuve analizando mucho que en las curvas 12 y 17 Maverick era mejor que yo. Esta mañana en el warm up he salido detrás de él para ver cómo las hacía. Luego, en caso de que en carrera necesite que me ayude, no para de repetirme que me ayudaría, que lo que necesite. Así que yo creo que tener un equipo fuerte y unido para luchar contra los demás siempre es mejor».

Deja una respuesta

Volver a la home