«Espero que Aprilia me ofrezca un contrato como el que creo que merezco»

Aleix Espargaró ha ofrecido una interesante comparecencia para hablar de su primera victoria, de sus posibilidades para esta temporada y también sobre su futuro, ya que termina contrato con Aprilia a finales de esta temporada.


Antes de comparecer en la rueda de prensa oficial del GP de Las Américas como nuevo líder de MotoGP gracias a su histórica victoria en Argentina, Aleix Espargaró ha ofrecido una rueda de prensa virtual con los medios españoles e italianos en la que ha hablado de cómo han sido los últimos días tras su triunfo en Termas, del nivel de competitividad que está mostrando junto a la Aprilia, de los objetivos para este año e incluso de la situación contractual, ya que aún no ha renovado con la marca de Noale.

Le hemos preguntado sobre la autoconfianza que está demostrando, y sobre si la confianza mutua entre Aleix y Aprilia es una de las grandes fortalezas de este binomio, a lo que respondía lo siguiente: «Sin duda, siempre hay que creer. La única diferencia es que yo antes creía que podía ganar y ahora sé que puedo ganar. Eso es lo más importante y lo que ha cambiado. Yo siempre he sido positivo y cuando el año pasado, o incluso hace dos, dije que tuve la sensación de que estoy pilotando mejor que nunca, y cuando dije que me sentía que era de los pilotos más en forma y que estaba pilotando mejor, no lo decía porque sí, lo decía porque realmente lo sentía internamente. Seguramente, lo sienten todos o casi todos los pilotos de la parrilla, pero yo lo sentía así y creo que poco a poco lo he podido ir demostrando. Pero no vale sólo con tener esa sensación y con pilotar bien, también necesitas tener una buena moto, y Aprilia este año me ha traído una muy buena moto. Lo digo sinceramente y no sólo por la victoria: creo que por la velocidad que tenemos será un muy buen año para nosotros», respondía Aleix a la pregunta de MOTORBIKE MAGAZINE.

Foto: Jesús Robledo

Hace varias carreras, concretamente en Indonesia, también le preguntamos en este medio si creía que ganaría él antes o si lo haría su hermano Pol con la Honda, a lo que respondió con total seguridad: «Una victoria mía llegará antes. Autoconfianza». Hoy le han vuelto a trasladar aquello y explica por qué lo tenía tan claro: «Ya en la pretemporada me sentí muy fuerte, fui capaz de estar entre los tres mejores todos los días y en distintos circuitos. No sólo a una vuelta, sino que tenía muy buen ritmo. En Qatar tuve la sensación, y la sigo teniendo ahora, de que fui el más rápido de todos, pero no lo aproveché y no hice una buena carrera. Un cuarto puesto siempre está bien, porque sumas muchos puntos, pero tenía más nivel de lo que hice. En Indonesia, después de la pretemporada y si no llega a ser por la lluvia, creo que tenía ritmo y opciones de ganar», empieza.

Considera que las opciones de victoria eran cada vez mayores: «Yo lo veía muy cerca, veía que tenía más velocidad que nunca en mi vida. Llegó Argentina, un circuito en el que nunca he brillado mucho y que no es como Aragón para mí, por decirlo de alguna manera, porque la última vez que corrimos allí acabé décimo a casi 30 segundos del ganador. Pero este año creo que es distinto, veo que tengo mucha velocidad, que estoy conduciendo bien, que la Aprilia funciona y corre, y que puedo adelantar en recta también. Teníamos todos los ingredientes y sólo era cuestión de juntarlos. No tenía tan claro que los podía juntar tan pronto, pero sí que tenía claro que este era el año».

Aún no ha hablado con Aprilia sobre la renovación: «Espero y deseo que valoren el trabajo que estoy haciendo»


También le han preguntado a Espargaró sobre su futuro. Hace dos años se planteó la retirada, pero ahora tiene bastante claro que quiere seguir al menos dos temporadas más en MotoGP: «A mí me gustaría seguir dos años más, sobre todo por ser justo conmigo mismo. Llevo aquí mucho tiempo sufriendo y luchando por estar entre los diez mejores, y ahora que estoy siendo de los mejores y líder del campeonato, creo que merezco disfrutar de este momento y correr dos años más».

Y reconoce que aún no han empezado las conversaciones con Aprilia. Cabe recordar que este año la gran mayoría de la parrilla termina contrato y que se espera mucho movimiento en el mercado de fichajes: «Aún no hemos empezado a hablar con Aprilia, pero yo espero y deseo que valoren el trabajo que estoy haciendo y el nivel que tengo, y que me ofrezcan un contrato como el que creo que me merezco. Aún no hemos empezado a hablar. Creo que se va a mover todo bastante este año, porque todos los pilotos terminan contrato, así que creo que cuando empecemos las carreras de Europa, empezarán todos los movimientos». 

Foto: Jesús Robledo

«En la última vuelta estaba muy, muy nervioso; en la última curva no podía frenar bien, no tenía tacto»


Pese a que aún no había gestionado nunca en el Mundial una carrera en la que tenía opciones de ganar, lo hizo a la perfección y le salió de forma natural: «Me sorprendí un poco a mí mismo, porque el sábado en el clasificatorio conseguí hacer récord de la pista y el sábado por la tarde estaba tranquilo. Incluso el domingo hice un warm up espectacular, quedando primero. Estaba tranquilo, tenía mucha autoconfianza. Sí que era nueva para mí la situación, pero ya el sábado por la tarde en la reunión con el equipo, analizando los ritmos les dije que era muy difícil tener muchas bolas de partido así en mi carrera, así que iba a ganar. Tenía mucha autoconfianza, y todos se miraron así como: "Bueno, bueno...". La verdad es que me esperaba una carrera muy distinta, Jorge (Martín) me sorprendió y fue muy competitivo en la primera parte de carrera, pero yo sabía que tenía más, estuve tranquilo y creo que lo gestioné bastante bien».

Reconoce que el momento en el que más nervios pasó en la última vuelta, especialmente en las últimas curvas: «El único momento en el que pasé muchos nervios fue en los últimos dos parciales de la última vuelta. Estaba muy nervioso, en las últimas cinco curvas, cuando veía que ya lo tenía. Fue un minuto, pero estaba muy, muy nervioso. En la última curva recuerdo que no podía frenar bien, que no tenía tacto, pero durante la carrera estuve muy tranquilo y creo que lo gestioné bastante bien». 

Sobre cómo han sido las últimas jornadas tras el triunfo del domingo, reconoce que «estos días han sido muy bonitos. He tenido una sensación interna de tranquilidad que no había tenido nunca en mi carrera. Estaba muy tranquilo, relajado y feliz. Es una sensación nueva».

Foto: Jesús Robledo

Y explica por qué comentaba el sábado que este año podría luchar por algo grande en Valencia: «Antes de la victoria, ya el sábado sabía que no era cuestión de un resultado. Después gané el domingo, pero yo siento que tengo un paquete competitivo que no había tenido nunca en mi carrera y estoy pilotando en un nivel muy alto, por eso creo que será un año muy bueno para Aprilia y para mí. Después gané el domingo, estamos primeros en la clasificación y ahora tienen más sentido estas palabras. El campeonato está muy abierto, no hay un líder claro y esto es algo que ayuda mucho. Sinceramente, no pienso ahora en el campeonato, pero decía lo de Valencia en el sentido de que dependemos de nosotros mismos. Si estamos tranquilos, podemos hacer una clasificación muy, muy buena este año».

Considera que lo más relevante de su triunfo fue conseguir también hacer historia para Aprilia, que estrenó su casillero en MotoGP gracias a Aleix y pone en valor lo difícil que es ganar en MotoGP: «Para mí lo más importante de la victoria es esto. En mi opinión, es justo y me merezco haber sido el primero en hacer un podio con la Aprilia, el primero en hacer la pole y en ganar. Me siento un poco el 'papá' de la RS-GP. No desde el primer año, pero casi, he hecho el desarrollo de esta moto junto con Romano Albesiano y todos los ingenieros. He sido capaz de llevar la moto a mi terreno y ahora la Aprilia es obvio que es una moto muy competitiva, y la RS-GP es como la continuidad del cuerpo de Aleix. Hace lo que yo quiero, es mi moto, y esta es una cosa que me hace estar muy orgulloso. Ganar es algo muy difícil en este campeonato, hay un nivel increíble y es muy difícil ganar o hacer podio. Un ejemplo de ello es Pol, Campeón del Mundo, un piloto fortísimo, que está en HRC y después de un año y tres carreras no ha podido ganar. Este es un ejemplo muy claro, un piloto muy fuerte en el equipo más ganador de la historia, aún no ha ganado. Y nosotros lo hemos hecho con la Aprilia, algo que me hace estar muy orgulloso». 

Deja una respuesta

Volver a la home