«Hubo una vez que pensaba que saltaban trozos, vibraba muchísimo y no pensaba que pudiera acabar»

Aleix Espargaró se marcha de Sachsenring sin podio después de no haber tenido buenas sensaciones en carrera, en la que ha notado mucha vibración del neumático delantero.


Llegaba Aleix Espargaró a Sachsenring con bastantes ganas de redimirse tras el error de Montmeló, y con la victoria o el podio entre ceja y ceja. Durante todo el fin de semana ha estado entre los más rápidos y ha sido uno de los firmes aspirantes a subir al cajón, pero finalmente se ha tenido que conformar con la cuarta posición.

El de Aprilia estaba defendiendo el tercer lugar con uñas y dientes contra Miller, pero se ha ido largo en la curva 1 cuando quedaban tres vueltas para el final y ha acabado cediendo el que habría sido su sexto podio del curso.

Después de la carrera, el mayor de los Espargaró explicaba los problemas que había tenido con el neumático delantero, los cuales han condicionado su carrera: «La verdad es que no ha sido una buena carrera, aunque tampoco esperaba acabar cuarto. He ido a la parrilla con neumáticos usados y en cuanto he puesto los nuevos, he salido para hacer la vuelta de formación y ha empezado a temblar el neumático delantero, a vibrar. A veces lo hace cuando es nuevo y luego se limpia un poco y ya está, pero no. Ha estado toda la carrera vibrando. Toda la carrera con ‘chattering’ (problemas de rebote). He rodado muy despacio, así que en realidad estoy satisfecho, porque no entiendo cómo rodando tan despacio he podido sumar los puntos de un cuarto, porque conducía muy mal, cerrando las trayectorias y frenando como podía, pero no podía rodar rápido. Es una lástima», expresaba el de Granollers, que sigue segundo del campeonato, ahora a 34 puntos de Quartararo».

Aleix desvelaba que estos problemas con el neumático delantero no son nuevos, ya que más pilotos los han sufrido a lo largo del fin de semana: «El viernes le pasó a siete pilotos y se quejaron en la Comisión de Seguridad. Me dijeron que pasó algo con una máquina, o algo así, pero no sé exactamente. Yo he montado cuatro neumáticos duros delanteros este fin de semana y hoy vibraba mucho. Se ve como si tuviera muchísimo rebote y es muy extraño. En el tercer sector, donde era muy rápido todo el fin de semana, es donde más perdía. No podía hacer paso por curva, me ha pasado Zarco en la bajada, que normalmente es mi punto fuerte. Ha pasado mucho este fin de semana, a mí no, pero lo he notado desde la primera curva».

Espargaró habló con Michelin tras lo ocurrido en carrera, pero no le da más vueltas al tema, ya que no hay solución con la carrera ya terminada. De hecho, acaba contento porque pensaba que el resultado iba a ser peor: «Les dije que vibraba mucho, que en la telemetría se veía la frecuencia típica del ‘chattering’. En realidad, me interesa poco lo que digan, mi carrera ya terminó. Estoy contento porque es fácil ser décimo a veces».

Y ahondaba más sobre sus sensaciones encima de la moto con este problema: «Hubo una vez que pensaba que saltaban trozos. Vibraba muchísimo y no pensaba que pudiera acabar, pero he visto que otros bajaban el ritmo y no sabía por qué, yo seguí rodando en 1:22 altos y fui cuarto».

Sobre el campeonato, en el que se queda ya a 34 puntos de Quartararo, cree que el problema no es tanto esa distancia sino la velocidad de Quartararo los domingos: «Está difícil. El problema no son los puntos, porque no son tantos. Si se cae Fabio y gano yo en Assen estoy ahí, pero el problema es que Fabio va muy rápido en carrera. Hay que ser realista; si llego a tener un neumático normal, mi ritmo era con Zarco, como en Barcelona para hacer segundo o tercero, pero Fabio nos metía otra vez tres segundos. Esa es la realidad. Todo puede pasar, quedan muchas pistas, el campeonato es largo y hemos visto mil cosas. El año pasado, Fabio al final de año tampoco fue brillante, pero el problema es que los domingos va más rápido que yo».

Deja una respuesta

Volver a la home