«En este deporte a veces tenemos poca memoria»

«Me toca los cojones que en este paddock haya gente que ha dudado y que le haya comparado con pilotos que no hay que compararle», dijo Aleix Espargaró sobre su hermano Pol tras la notable sexta posición que consiguió el de GasGas en la Sprint de Austria.


Después de la durísima lesión que sufrió en Portimao y que le dejó cuatro meses en el dique seco, a Pol Espargaró sólo le bastaron dos Grandes Premios para volver a dejar su sello.

Lo hizo en Austria, en casa de KTM, después de una gran carrera sprint en la que terminó sexto. Saliendo 13º, aprovechó la espectacular solvencia de las KTM en las salidas y se vio beneficiado por la caída múltiple para escalar posiciones.

Pero después de ello, Polyccio realizó una defensa numantina ante las dos Aprilia oficiales, la de su hermano Aleix y la de Maverick Viñales, que no pudieron hacer nada para arrebatarle la sexta posición. Pol no cometió errores y consiguió un resultado sensacional en su segundo Gran Premio después de la lesión, llegando incluso muy cerca de la quinta posición de Jack Miller.

El domingo sufrió más, debido a que físicamente aún no se encuentra al cien por cien tras más de cuatro meses de inactividad, pero aun así cruzó la meta en los puntos y como segunda KTM. Pero una penalización por pisar la zona verde le relegó a la 16ª plaza, justo por detrás de su compañero Augusto Fernández y de Jack Miller.

pol espargaro motogp austria 3

Aleix: «No hay que dudar de un tío que ha sido capaz de lo que ha sido capaz con esta marca»


pol espargaro carrera sprint motogp austria 2Fue el sábado, después de la carrera sprint y de pasarse buena parte de ella sin poder superar a Pol, cuando Aleix Espargaró rompió una lanza a favor de su hermano: «Nunca he estado más contento de que me gane mi hermano», empezó diciendo Aleix. «He intentado adelantarle hasta el final y ha aguantado bien. Tenía algo más de ritmo, pero él frenaba muy tarde y tenía más tracción que yo. Llegaba lejos a la frenada y en la sprint es absurdo jugármela por un punto, por una posición. Pol ha hecho una buena carrera», expresaba el piloto de Aprilia.

Aleix fue más allá y alzó la voz para dignificar el resultado de su hermano después de todo el calvario que atravesó el de GasGas en los últimos meses: «En este deporte a veces tenemos poca memoria. Hay pilotos para los que tenemos mucho crédito, pilotos que se lesionan una clavícula o el hombro y les duele hasta la 12º o 14º carrera. Pol tuvo un accidente que casi se queda en una silla de ruedas, que no podía comer durante tres semanas, no hablaba, no dormía y el tío en su segunda carrera hace sexto, sin datos ni referencias, y casi si haber rodado después de haber salido de Honda».

El mayor de los Espargaró ve injusto que se dude del potencial de su hermano, sobre el que incluso se ha especulado si seguirá o no en MotoGP la próxima temporada, y lanzó un claro mensaje: «Lo que ha hecho Pol aquí no es brutal, porque sé de la calidad de Pol, pero me toca los cojones que en este paddock haya gente que ha dudado y que le haya comparado con pilotos que no hay que compararle. No hay que dudar de un tío que ha sido capaz de lo ha sido capaz de hacer con esta misma marca en el pasado. Es sólo un ejemplo más de que hay que tener paciencia y memoria. Sé que esto es la élite y que cuenta mucho el hoy, pero hay que ser un poco más humanos».