Ferrández remata el título, Torres y Tonn ganan las dos últimas carreras

La Hawkers Cup 2018 finalizó el pasado fin de semana en el Circuito de Almería, donde Alberto Ferrández certificó el título de la segunda edición tras una temporada sensacional. Jesús Torres y Phillip Tonn se repartieron los triunfos en la última cita del año.


Después de dar dos importantes zarpazos al campeonato en Navarra y Valencia, Alberto Ferrández se plantaba en el Circuito de Almería bastante encaminado hacia el título de la Hawkers Cup 2018. El piloto alicantino tenía una renta de 31 puntos sobre Jesús Torres antes de las dos últimas carreras del año, por lo que le bastaba quedar justo por detrás del andaluz en la primera manga para certificar el título.

Los dos candidatos al título empezaron el fin de semana muy ‘enchufados’ y marcaron claramente la diferencia en los entrenamientos cronometrados. Ferrández acabó primero con 88 milésimas de ventaja sobre Torres, mientras que el tercer clasificado finalizó a más de un segundo. Sin embargo, esas amplias diferencias se redujeron ostensiblemente en las dos carreras, que una vez más volvieron a ser muy emocionantes.

En la primera manga, disputada el domingo por la mañana, se formó un grupo de cuatro pilotos en cabeza prácticamente desde el inicio. Alberto Ferrández, Jesús Torres, Abraham Motero y Roberto García se jugaron la victoria hasta los últimos compases, pero el último empujón de Torres le dio una pequeña renta que fue clave para imponerse por delante de Ferrández y Montero. Con ese resultado, Alberto Ferrández se convertía ya en el campeón de la Hawkers Cup 2018, sucediendo en el palmarés al cántabro Marcos Uriarte. Precisamente, el piloto de Santander ha sido elegido para disputar la Red Bull Rookies Cup en 2019.

La segunda carrera se disputó horas después y en ella Phillip Tonn se erigió como el hombre a batir. El joven piloto alemán, otro piloto con ADN Hawkers que también estará en la Rookies Cup el próximo año, cerró la temporada por todo lo alto tras una gran remontada desde la novena posición de parrilla. Tonn se desquitó así de los problemas que había tenido en la primera carrera y que sólo le permitieron sumar cuatro puntos (12º).

El desenlace de la última manga del año fue realmente interesante, ya que fueron cinco pilotos los que se jugaron el triunfo. Tonn se sumó a los cuatro protagonistas de la primera carrera y se llevó el triunfo por 31 milésimas de ventaja sobre Jesús Torres, mientras que Abraham Montero completó el podio y Alberto Ferrández, el flamante campeón, se quedó fuera de él por sólo ocho milésimas. Roberto García cerró el top 5.

Así pues, el Circuito de Almería puso el broche de oro a una apasionante segunda temporada de la Hawkers Cup, un certamen pensado para potenciar el motociclismo de base y convertirse en un importante trampolín para las jóvenes promesas de este deporte. Después de seis citas y un total de 12 carreras, Alberto Ferrández consiguió un título muy merecido tras conseguir cuatro victorias y dos segundos puestos, quedando cuarto en las seis carreras en las que no ha subido al podio. Su regularidad, la superioridad mostrada en Navarra y Valencia y el hecho de haber terminado todas las carreras, han sido claves para llevarse la corona con 19 puntos de ventaja sobre el andaluz Jesús Torres, quien quizá ha sido la gran revelación de la temporada.

Hawkers, promotora de este certamen, ha entregado premios valorados en 21.000 €: 7500 € para el ganador, 4500 € para el segundo, 3.000 € el tercero, además de 1000 € repartidos entre los pilotos que se suben al podio durante cada fin de semana de carreras.

La Hawkers Cup volverá en 2019, en una temporada en la que a buen seguro que esta copa monomarca vuelve a tener una parrilla plagada de talento.