Una de las últimas novedades de BMW, que además pudimos probar, ha sido la elegida por Akrapovič para lanzar su nuevo escape, diseñado exclusivamente para la nueva trail de la marca bávara. Una moto que anda prácticamente en cualquier parte, y de cuyo efecto quiere aprovecharse el fabricante de escapes esloveno.

BMW ha planteado un reto muy importante a las marcas de componentes con el lanzamiento de la nueva S 1000 XR, una moto que quiere quedarse a medio camino entre una deportiva con la que la diversión está asegurada, y una trail idílica para descubrir el mundo entero subido a sus lomos. Por ello, casas como Akrapovič han tenido que trabajar duro para dar con un escape que entienda a esta moto tan versátil.

De esta forma, la casa eslovena ha creado un nuevo silenciador capaz de aumentar la deportividad de esta máquina, a la vez que mejora su respuesta de conducción. Un diseño atractivo, cuya parte exterior ha sido elaborada en titanio de alta calidad revestido en negro, junto con una pantalla térmica y un tapón terminal en fibra de carbono. Todo ello con la tecnología aplicada en las carreras por parte de Akrapovič.

Prueba BMW S 1000 XR: Atómica BMW S 1000 XR 2015

El Slip-On nace con la intención de dotar a la S 1000 XR de un sonido mucho más atractivo gracias al efecto que generan siempre este tipo de silenciadores, que además generan una mejor respuesta del acelerador, lo que se traduce en mayor potencia. También reduce el peso de la moto, algo que también favorece este aumento de potencia, pero también mejora la manejabilidad de la S 1000 XR.

Para los que todavía quieran rizar más el rizo y mejorar aún más el rendimiento del escape, Akrapovič ofrece colectores opcionales fabricados en acero inoxidable para cumplir este cometido, reduciendo aún más el peso, en concreto unos 7 kilos, y aumentando la potencia y el par motor en prácticamente todos los rangos de revoluciones.

Un buen capricho para aquellos que quieren añadir más rock’n roll a una moto que, como ya señalamos en nuestra prueba tanto en la web como en la revista, es de esas motos que anda un mínimo. Sin duda un gran trabajo por parte de BMW, que con la ayuda de Akrapovič contribuirá a profundizar aún más la dualidad de la S 1000 XR, uniendo deportividad y comodidad en una misma moto.