Aceites de moto sintéticos, semi-sintéticos y minerales, así son los diferentes grupos

Los aceites de moto actuales se ordenan en 5 grupos, donde encontramos sintéticos, semi-sintéticos y minerales. A continuación, daremos un repaso sobre cada uno de los tipos de aceite que hay en el mercado.


Hace unos días hablábamos de Motul y la nueva certificación JASO 2016 que había logrado toda su gama Powersport gracias a la tecnología Éster. Aunque lo mencionamos por encima, hoy analizaremos las distintas bases sintéticas que encontramos en el aceite para motos y dónde se ubica esta tecnología Éster. Lo primero que debemos tener en cuenta es que certificaciones como la JASO 2016 que recientemente Motul ha recibido en sus aceites 7100 ó 5100, por poner unos ejemplos, hacen referencia a los niveles de aditivación del lubricante y al nivel de fricción de los discos de embrague, algo que no encontraremos en los aceites para coche (ya que estos no comparten lubricante de motor y transmisión).

Dicho esto, encaramos el toro por los cuernos: ¿Qué es base Éster o tecnología Éster? ¿Qué son o cuáles son los grupos de aceite? ¿Qué diferencia hay entre aceite sintético y aceite 100% sintético?

Bien, lo primero que debemos saber es, antes de entrar en detalles, que existen tres tipos de aceite: mineral, semi-sintético y sintético. Realmente y por culpa del marketing, podríamos atrevernos a decir que los aceites semi-sintéticos son los (erróneamente) llamados sintéticos, y los sintéticos puros se les llama "sintéticos 100%". Esto se debe a que los fabricantes, una vez su aceite lleve formulación sintética, aunque no sea al 100%, ya lo denominan sintético, y por ende nos encontraremos en la casa de recambios muchos aceites con la etiqueta sintético cuando no lo son al 100%. Aclarado este detalle lingüistico, procedemos a enumerar los distintos tipos de aceite.

Tipos y grupos de aceite motor (sintéticos, éster, PAO...etc)


Actualmente encontramos 5 grupos de aceite. Los dos primeros grupos hacen referencia a los aceites minerales. El tercer grupo sería el conocido como semi-sintético (o etiquetado como sintético sin especificar porcentaje por algunas marcas), y cuarto y quinto grupo serían los aceites con base 100% sintética.

  • Aceites Grupo I: Son los llamados minerales con menos de un 90% de moléculas saturadas y un índice de viscosidad entre 80 y 120.
  • Aceites Grupo II: Estamos también ante un aceite de base mineral, destilados y refinados mediante el proceso tradicional pero con más de un 90% de moléculas saturadas. La diferencia respecto el grupo I es su procesado final (hidrocraqueado/hidroprocesado), que aumenta considerablemente su resistencia a la acidez y oxidación.
  • Aceites Grupo III: Aquí realmente entramos en el grueso de los aceites para moto. Son los llamados semi-sintéticos (o como decía, sintéticos sin ser especificado su porcentaje). Se trata de aceites de base mineral pero con formulación y aditivación sintética. Cuentan con un VI (índice de viscosidad) superior a 120 y ofrecen prestaciones muy superiores a los aceites minerales (grupos I y II).
  • Aceites Grupo IV: También conocidos como aceites de base PAO (PoliAlfaOlefinas). Son aceites 100% sintéticos refinados mediante un proceso de polimerización que emplea gas etileno. En otras palabras, estamos ante un aceite de base sintética 100% que ofrece altísimas capacidades de resistencia y prestaciones de lubricación a altas temperaturas. Aun así, su estructura molecular es similar a los del grupo III.
  • Aceites Grupo V: En este caso tenemos también un grupo cuyos aceites son 100% sintéticos, pero con base Éster. Los aceites con ésteres o base éster son los que ofrecen mayor rendimiento gracias a una serie de propiedades únicas de este tipo de aceite como sus moléculas polares, que sufren atracción a toda superficie metálica, logrando que el aceite se mantenga por más tiempo y con mayor facilidad en las paredes internas de un motor. Esta misma polaridad de la que hablamos tiene otra virtud, y es que además de adherirse a superficies metálicas, también se atraen entre ellas, logrando reducir drásticamente su volatilidad, y por tanto el conocido NOACK (índice de evaporación del aceite), reduciendo su consumo en condiciones de alta temperatura. Por último los aceites con ésteres también ofrecen una grandísima capacidad solvente y dispersante. Esto facilita la solubilidad de las impurezas, en otras palabras, limpian más y mejor tu motor. Gracias a una formulación con esta tecnología, marcas como Motul han logrado la certificación JASO 2016.

Deja un comentario

Volver a la home