Frenada segura

ABS y CBS son los decanos de los sistemas de seguridad activa de la moto, los primeros de una legión de ayudas a la conducción que, 40 años después y gracias a los últimos avances electrónicos, buscan maximizar la seguridad de los motoristas en cualquier condición de uso.


A tenor de las estadísticas de los últimos años, casi una cuarta parte de los fallecidos en accidente de tráfico son motoristas, teniendo en cuenta que las motos suponen un 10% del parque de vehículos de nuestro país. Por ello, hace dos años la DGT fijó su Estrategia de Seguridad 2030, estableciendo como línea prioritaria reducir la siniestralidad, incrementar la seguridad y mejorar el conocimiento disponible de los sistemas ADAS (sistemas de seguridad activa y ayuda a la conducción). Entre todos ellos destaca el ABS, sistema que ya lleva más del 20% de las motos españolas en circulación. Según las estadísticas, con este sistema se pueden evitar casi el 38% de los accidentes con lesiones físicas y el 48% de los que terminan con heridos graves o muertes.

Evolución

Aunque su implantación en los coches tal y como lo conocemos data de 1978 (hay antecedentes desde los años 40 y los orígenes se remontan a la aviación), el Sistema Antibloqueo de Frenos (ABS) debutó en las dos ruedas en 1988 de la mano de BMW y su K100 de motor longitudinal. Bosch y Continental se han erigido como los grandes especialistas en estas lides, mejorando prestaciones y costes al tiempo que se minimizan componentes, peso y tamaño con cada nueva generación. En 2015 aparecieron las primeras motos con módulo inercial IMU, permitiendo evolucionar aún más y equipar sistema ABS sensible a la inclinación, o ABS en curva. Desde entonces ya es posible frenar tumbado sin que la moto tienda a "levantarse".

Aunque resulte sorprendente, el ABS se hizo obligatorio en Europa el 1 de enero de 2017 (14 años después que los coches) para todas las motos de nueva matriculación con más de 125 cc, aprovechando la entrada en vigor de la normativa Euro 4. Esta normativa se compaginó con la de incluir, como mínimo, un sistema de frenada combinada en las motos hasta 125 cc.

Por su parte, el Sistema de Frenada Combinada (CBS) empezó a instalarse en motos en 1983, debutando con la Honda GL1100 Gold Wing de motor boxer. Por otro lado, los ciclomotores con una cilindrada inferior a 50 cc quedan exentos. En algunos modelos de gama alta, ABS y CBS se combinan al unísono como equipamiento de serie.

Funcionamiento del ABS


La principal misión del Anti-lock Braking System es que podamos mantener el control sobre la trayectoria de la moto a la vez que aplicamos la máxima presión de freno. El ABS soluciona el posible bloqueo de las ruedas, con la consecuente patinada, relajando de forma intermitente la presión del circuito de freno y adaptando su frecuencia de actuación a la velocidad de rotación de la rueda. El resultado es que ésta no llega nunca a bloquearse del todo, manteniendo el agarre de los neumáticos sobre el asfalto.

Este sistema, antiguamente empleado en solitario, ya se combina con el trabajo de otras ayudas a la conducción como el control de tracción, el control de estabilidad, el control de freno motor o el sistema anti-stoppie. En las motos supersport o trail más sofisticadas (para uso en circuito o tierra respectivamente), el ABS es desconectable total o parcialmente (en la rueda trasera), además de regularse al gusto de cada conductor según varios niveles de intervención.

Funcionamiento del CBS


Básicamente, el Combined Braking System acopla el sistema de freno trasero con el freno delantero de la motocicleta y distribuye la fuerza de frenado entre ambas ruedas. Puede funcionar indistintamente, tanto al accionar el pedal de freno como la maneta. Los sistemas más básicos siempre liberan alguno de los pistones delante y el resultado es el mismo en cualquier condición, mientras que los más sofisticados cargan más o menos presión dependiendo de las condiciones de uso en cada momento.

Esta distribución del frenado permite reducir la distancia para la detención y mejorar la estabilidad en la frenada, y contribuye en bajar la probabilidad de derrapes en el tren trasero a consecuencia del bloqueo de la rueda. Estudios realizados demuestran que motocicletas con CBS presentan una reducción de la distancia de frenado entre 7-17 %.

Las ruedas tienen sensores que están sincronizados con la centralita electrónica de la moto. Las revoluciones se comparan constantemente con la velocidad de la moto y entre ellas mismas por lo que, si hay un desfase entre ellas (como la disminución repentina de velocidad de una de las ruedas sin que el conductor reduzca la presión sobre el pedal), los sensores actúan y envían señales para cambiar la fuerza de frenado.

Deja una respuesta

  • Facebook
  • Linkedin
  • Pinterest
Volver a la home