Fifty/fifty, así haría yo la naked middleweight perfecta, tomando lo mejor de la Kawasaki Z300 y uniéndolo a lo mejor de la KTM Duke 390, una fórmula perfecta para obtener una moto imbatible en el segmento de las desnudas de media cilindrada. Tanto la japonesa como la austriaca tienen poderosos argumentos así que vamos a tratar de destacar lo mejor de cada una -sin esconder lo menos bueno de ellas- para que elijas la que más se acomoda a tus gustos y necesidades. Sea cual sea tu elección, ten por seguro que estás ante dos excelentes moos peso medio que tiene mucho que decir.

Kawasaki Z300 2015

Kawasaki 300.
Una ninja con el pecho descubierto

Kawasaki ha seguido el protocolo habitual con esta Z300, que deriva de la Ninja 300, un modelo de corte deportivo del que hereda la gran mayoría de sus componentes. Pero este modelo llega impulsado por el éxito de la Z800, una naked superventas de la que nuestra protagonista hereda su diseño. Dicho de otra forma, la Z300 es el fruto de la combinación de dos grandes motos y el resultado es espectacular.
Cuando probamos la Ninja 300 ya destacamos que era una moto muy versátil capaz de ser muy fácil para quien busca una moto de iniciación, perfecta como para quien busca una moto de media cilindrada con la que recorrer distancias medias o excitante para quien busca una moto con ciertas habilidades deportivas. Pues bien, la Z300 iguala y supera a su hermana deportiva en prácticamente todo menos en lo que se refiere a protección aerodinámica.
Es fácil, cómoda y muy divertida; una moto que con muy poco, y sin grandes alardes, ofrece mucho más de lo que esperas.

KTM Duke 390

KTM Duke 390.
La hermana mayor de la saga

La Duke 390 ya lleva tiempo con nosotros; es la mayor de las Duke 125/200/390, una saga que posteriormente dio lugar a las nuevas RC 125/200/390, los modelos deportivos de media y pequeña cilindrada que llegaron en 2015. Para KTM, las Duke han sido como la gallina de los huevos de oro, pues pronto se convirtieron en el modelo más vendido de la marca austriaca. Esto es consecuencia de haber apostado muy fuerte por este segmento poniendo en el mercado motos middleweight con un equipamiento propio de modelos de alta cilindrada y con unas prestaciones que han dejado a sus rivales directas en ridículo. Chasis multitubular, horquilla invertida, frenos radiales, basculante de aluminio… soluciones con las que han logrado poner en el mercado motos con un rendimiento muy superior a lo que estábamos acostumbrados y que han obligado a la competencia a trabajar muy duro para tratar de ponerse a la altura. Lucen un diseño muy juvenil que denota cuál es su objetivo: jóvenes ávidos de emociones fuertes.

Comparativa Kawasaki Z300 KTM Duke 390

Frente a frente

Llega la hora de la verdad, la de poner frente a frente a las dos protagonistas de esta prueba y analizar cuál de las dos cuenta con mejores argumentos para cautivar a sus potenciales nuevos adeptos.
Apenas hace falta pasar algún tiempo con ellas para darse cuenta de que, siendo rivales directas, ambas luchan por dos tipos de público muy diferente. Para explicártelo con claridad te voy a pedir que vuelvas atrás y veas los vídeos oficiales de cada una de ellas; el de la Kawasaki es muy underground y agresivo, mientras que el de la KTM es más bien de “rollo” urbano y tranquilo aunque con un toque “picante”. Pues bien ambas marcas han descrito de una forma muy concisa a la que es su oponente en esta comparativa… Vamos, que mientras que la Kawasaki es una moto cómoda, fácil y sin excesivas pretensiones, la KTM es una moto radical, contundente y con todo lo necesario para ir “a saco” con ella.

–Nota para los señores de los guiones publicitarios: intercámbiense los contactos–.

¿SHOWTIME?

Kawasaki Z300 accionKawasaki ha presentado a la Z300 como una moto espectacular, y no voy a ser yo el que diga lo contrario –a mí realmente me ha encantado–. Pero estoy seguro de que esta moto casa mucho más con gente que busca una moto cómoda, que le permita hacer sus “pinitos” por carretera, que le sirva para el día a día, una buena compañera de a diario, alguna ruta a ritmo alegre o salir “de caza” con una moto con la que ligar sea mucho más fácil...

Pero no creo que el que haya puesto su mirada en la Z300 esté buscando la moto que le haga ser el más rápido –o la más rápida– del barrio; si fuese así, apenas le habría bastado una hojeada a la ficha técnica para darse cuenta que esta japonesa no pretende ser la invencible de los semáforos y que sus puntos fuertes no están enfocados en esta dirección.

El bicilíndrico de Kawasaki no ofrece un derroche de prestaciones, pero sí suavidad y un funcionamiento más que agradable. Aunque si le buscas las cosquillas verás que en la parte más alta del cuentavueltas tiene mucho más de lo que te imaginas, llegando a poner en entredicho una parte ciclo que, con unas suspensiones más bien blandas y unos frenos convencionales, dejará notar que no está muy cómoda con un pilotaje al límite.

También en MBK07:Honda RC213V-S - "Que toda la vida es sueño..." Primera parte
Honda RC213V-S. “Que toda la vida es sueño…”
Parte I

Estéticamente es una moto bonita, elegante y muy aparente, pues a simple vista nadie diría que se trata de una moto de sólo 300cc, algo que probablemente motive mucho a los que estén pensando en ella como futura compañera. Como ya hemos dicho antes, a sus mandos es cómoda y fácil de llevar, con una buena calidad de acabados y una posición de conducción muy bien resuelta que te hará sentir como en casa. Por último, el cuadro de mandos es muy atractivo, pero el apartado digital tiene menos detalles que el salpicadero de un Panda…

READY TO ROCK

KTM Duke 390 accionSi Kawasaki es la cara, KTM es la cruz; o si lo prefieres, todo lo contrario. Porque no quiero decir que una sea la buena y la otra la mala, sino que lo bueno de la una está en el apartado de “a mejorar” de la otra y viceversa. Vamos, que si decíamos que la parte ciclo de la Kawasaki no era para dar muchos “trotes” y que el motor de la japonesa era una dulzura, con la Duke 390 tenemos un bastidor que ya quisieran para sí muchas motos de más de 600cc y un propulsor que te obligará a “remangarte” si quieres exprimir todo lo que lleva dentro.

La combinación de suspensiones, frenos, chasis y propulsor forman un paquete perfecto; un conjunto con el que uno rápidamente empiezas a pensar en visitar algún circuito en busca de los límites y, yendo un paso más allá, en las posibilidades de configuración y preparación que podrían hacer de esta moto una auténtica Supernaked de media cilindrada…

Si bien decía antes que el que haya puesto sus ojos en la Kawasaki no pretende ser el más rápido –o rápida– el barrio, con la Duke 390 ya te confirmo que los serás. Salvo que algún vecino se decante por tu misma moto, no tendrás rivales de semáforo a semáforo y podrás circular por el distrito mirando por encima del casco a tus amigos.

Pero todo tiene un precio y las excelencias en materia de prestaciones se pagan con la moneda de la confortabilidad, que es una de esas cosas que en la KTM hay que enviar al subgrupo de “a mejorar”. El propulsor monocilíndrico aporta buenas dosis de vibraciones al conjunto, mientras que la posición de conducción es agresiva y no hay mucho espacio en el asiento, algo que los más altos acusarán especialmente. Si bien el cuadro de mandos es un ejemplo a seguir, pues cuenta con mucha información –y muy útil–, la calidad de los componentes con los que se remata el manillar deberían haberse cuidado un poco más; las manetas de freno tienen un aspecto más bien discreto y la calidad de los puños no ayuda nada teniendo en cuenta las vibraciones que genera el propulsor de esta austriaca.

–Nota para los señores que han fabricado los puños de las Duke: Échenle un poco más de eso que hace que parezcan de goma y poco menos de eso que hace que sea como de plástico–.

Comparativa Kawasaki Z300 KTM Duke 390«50% Z300, 50% Duke 390.
Así haría yo la naked middlewieght perfecta»

KTM Duke 390 Parte ciclo25% PARTE CICLO

KTM lanzó una fortísima apuesta por este segmento al lanzar las Duke de pequeña y media cilindrada y es de justicia reconocer que las motos de esta categoría son ahora mucho mejores porque los austriacos elevaron tanto el listón que tres años después no hay ninguna rival que esté a su altura.
Mientras que la Duke 390 cuenta con horquilla invertida, frenos radiales chasis multitubular y basculante de aluminio, sus competidoras no pasan de horquillas y frenos convencionales de calidad mejorable.
Sin duda, la KTM es la referencia en este apartado y en mi naked middleweight perfecta incorporaría procedente de la Duke 390 todo lo referente a la parte ciclo.

Kawasaki Z300 Diseño

25% DISEÑO

Con unas líneas que mezclan muy bien la agresividad y la elegancia, yo personalmente me quedo con el diseño de la Kawasaki. Su aspecto es de moto mucho mayor y esto le otorga un interés añadido, pero además la calidad de sus acabados es de notable alto, con detalles que refuerzan la idea de que se trata de una moto de un segmento superior

Tras el manillar, la calidad de los componentes es correcta y el diseño del cuadro de mandos es muy bueno, aunque la información que proporciona es más bien escasa y sería un gran acierto que la parte digital del cuadro fuese la mitad de completa que el de la KTM; ese sí que sería un cuadro perfecto.

Kawasaki Z300 Motor

25% MOTOR

Parece mentira que con sólo 296cc esta moto pueda rondar los 180 km/h, pero lo más sorprendente es que es capaz de mantener los 160 km/h afrontando pendientes de cierta envergadura… Y aunque el de la KTM es más potente y mucho más enérgico –sobre todo en la parte baja del cuentavueltas– creo que el motor de la Z300 tiene un comportamiento global más acertado, pues es dócil, suave, cómodo e incluso divertido si juegas a estirar las marchas sacando todo lo que lleva dentro. Lo cierto es que este bicilíndrido sería una auténtica gozada con algo más de cilindrada y un poco más de potencia. ¿Para cuándo una Z450?

KTM Duke 390 Parte ciclo

25% COMPORTAMIENTO

Mientras que con la Duke 390 tu mente se dispara en busca de un circuito donde sacar el máximo partido a esta austriaca, con la Kawasaki te das por satisfecho con pasar un buen rato en alguna carretera de curvas reviradas. A ritmo tranquilo las dos funcionan muy bien, quizá con suspensiones algo rígidas en la KTM, pero a medida que se incrementa el ritmo, la Duke 390 va demostrando que le gusta la “guerra” y tendrás que aplicarte para encontrar sus límites, que gracias a sus neumáticos Metzeler Sportec M5, están más allá de lo que parece.


Comparativa KTM Duke 390 y Kawasaki Z300

 

Ficha técnica KTM Duke 390 y Kawasaki Z300

MarcaKawasakiKTM
ModeloZ300Duke 390
Año20152013
Motor2Cil. en línea. DOHC 4T1 Cil. 4T DOHC
Cilindrada296 cc.375 cc
Diámetro x carrera62 mm x 49 mm89 mm x 60 mm
Potencia39 CV a 11.000 rpm43 CV a 9.500 rpm
Par  rpm27 Nm a 10.000 rpm35 Nm a 7.250 rpm
AlimentaciónInyección Keihin ø32 mm x 2, doble válvula mariposaInyección electrónica Bosch
EmbragueMultidisco en baño de aceiteMultidisco en baño de aceite
Cambio6 marchas6 marchas
Transmisión sec.CadenaCadena
Tipo chasisDoble viga en tubos de aceroDoble viga multitubular en acero
BasculanteDoble brazoDoble brazo de aluminio
Suspensión delanteraHorquilla telescópica. 37 mm Diámetro. 120 mm recorrido.Horquilla invertida. 43 mm Diámetro. 150 mm recorrido.
Suspensión traseraAmortiguador 132 mm recorridoAmortiguador 150 mm recorrido
Freno delanteroPinza de 2 pistones. 1 disco lobulado de 290 mm.Pinza radial Bybre de 4 pistones. 1 disco de 300 mm.
Freno traseroPinza de 2 pistones. 1 disco lobulado de 220 mm.Pinza Bybre de 1 pistó. 1 disco de 230 mm.
Peso declarado168 Kg139 Kg
Depósito gasolina17 l.11 l.