Entre el GP de Malasia de 1996 y el GP de Valencia 2014 se esconden cientos de páginas, repartidas en 19 capítulos, de una historia en la que Valentino Rossi es el gran protagonista. En Qatar, el lugar donde arrancará un nuevo curso, el piloto italiano comenzará su vigésima temporada en el Campeonato del Mundo. Han cambiado demasiadas cosas desde la irrupción de aquel adolescente con melena que empezó a pintar de amarillo los circuitos de todo el mundo, pero a sus 36 años conserva intactas las ganas y la intención de estar en lo más alto de MotoGP. Le espera un reto complejo y excitante al mismo tiempo: ser Campeón del Mundo por décima vez.

Fotos: David Clares, Jesús Robledo (Photoclick Agencia)

En la vigésima, a por el décimo

Cualquier historia brillante nos lleva a recordar con añoranza dónde y cuándo empezó todo. Para encontrar el inicio de la de Valentino Rossi en el Mundial de Motociclismo hay que viajar a Malasia, al circuito de Shah Alam, y remontarse al 31 de marzo de 1996. Ese día, una ráfaga amarilla con el 46 en el carenado comenzó a deslumbrar con un sorprendente sexto puesto en su primera aparición mundialista. Su carta de presentación en su año de debut siguió sumando renglones con un podio en Austria y una victoria en Brno. El exceso de ganas le llevó al suelo en múltiples ocasiones, pero sus notables actuaciones sirvieron para contrarrestar esas caídas y para avisar de lo que era capaz.

20 veces Rossi - Valentino Rossi - Motorbike Magazine

© David Clares (Photoclick Agencia)

Entonces comenzó a forjarse un camino de laureles conocido por todos: Campeón del Mundo de 125cc en 1997, de 250cc en 1999 y de 500cc en 2001. Tardó seis temporadas en cerrar el círculo mientras simultáneamente se abría una espiral de popularidad bajo el nombre de ‘Rossimanía’. Éxito y carisma se conjugaron para dar como resultado a un ídolo de masas. La era MotoGP arrancó con póker de Rossi, repartido al 50% entre Honda y Yamaha. Con 26 años, Valentino ya contaba con siete títulos y su superioridad era apabullante.

Tan alto dejó el listón, que en cuanto Hayden y Stoner le quitaron el caramelo de la boca fueron muchos los que aseguraron que la chispa de Rossi se había agotado. Craso error. A los estacazos de 2006 y 2007, el de Tavullia respondió con los títulos de 2008 y 2009. Había ganado nueve mundiales en 14 temporadas y había acallado, por primera vez, a quienes dudaban de él.

El reto del décimo

Habría después un segundo bache. La grave lesión de 2010 y sobre todo, el fracaso de sus dos años en Ducati, fueron los factores desencadenantes para que desde muchos sectores volviesen a enterrarle deportivamente, esta vez con argumentos más sólidos. La vuelta a Yamaha dejó de nuevo la fosa abierta, pero la gran diferencia en ese 2013 con respecto a los tres primeros clasificados acabó acrecentando aún más la hipótesis de que sus días de gloria ya eran cosa del pasado.

No obstante, Valentino volvió a resurgir para silenciar y sorprender a quienes no le esperaban de vuelta. Con 35 años y luchando contra pilotos en época de plenitud, ‘Il Dottore’ se sacó de la manga un 2014 digno de ensalzar en el que consiguió dos victorias, 13 podios, y superó a Lorenzo y Pedrosa para posicionarse en el segundo peldaño de MotoGP. Su paso al frente invita a pensar que todavía le puede quedar otro por dar. Recuperadas las sensaciones, su objetivo se centra ahora en subir el escalón que le falta en pos de su décimo título mundial. No habría momento más redondo para lograrlo que su vigésima temporada.

20 veces Rossi - Valentino Rossi - Motorbike Magazine

© Jesús Robledo (Photoclick Agencia)

 

Elixir de juventud

Es difícil mantener el nivel durante tantos años, pero lo cierto es que, salvo en contadas excepciones, el nombre de Valentino Rossi ha sido un fijo de las quinielas por el título prácticamente en todas sus temporadas. Esto volverá a repetirse en un 2015 en el que vuelve a aspirar a lo más alto.

¿Cuáles son las causas que le han permitido volver a engancharse al tren de cabeza cuando parecía perdido? Sin duda, su capacidad para reinventarse y volver a intentarlo ha jugado un papel muy importante en todo esto. En sus manos tiene los ingredientes del elixir de la eterna juventud:

20 veces Rossi - Valentino Rossi - Motorbike Magazine

© David Clares (Photoclick Agencia)

Adaptación constante

Es inusual ver a un maestro aprender de sus discípulos, pero resulta necesario cuando algunos de ellos llegan con aires de revolución. El estilo de pilotaje con el que Márquez desembarcó en la categoría reina resultó tan efectivo que hizo un ‘click’ en la parrilla de MotoGP. Hay que ajustarse a los nuevos tiempos y Valentino siempre está dispuesto a aprender.

Adaptó su pilotaje al estilo moderno, trabajando mucho más con el cuerpo encima de la moto, y también se decidió a romper 14 años de relación profesional con Jeremy Burguess para buscar un cambio que le trajo buenos frutos con Silvano Galbusera. A la vista de los resultados, demostró haber acertado.

El Ranch y los «ragazzinis»
El Ranch se ha convertido en el centro de operaciones diario de ‘Il Dottore’. Valentino no duda en afirmar que para él «tener el Ranch es como un sueño». Construyó en Tavullia unas espectaculares instalaciones y es allí donde continuamente entrena con sus pilotos de la VR46 Academy, además de organizar en ocasiones algunas carreras que cuentan con la presencia de otros grandes protagonistas del Mundial de MotoGP, Marc Márquez entre ellos.

El 46 disfruta junto a sus pupilos, los «ragazzinis» de la Academy, como a él le gusta llamarlos. Ninguno de ellos supera la veintena de edad y le aportan una gran dosis de frescura a su rutina diaria. Nada mejor que entrenar con un denso grupo de jóvenes promesas para divertirse, reverdecer viejos laureles y seguir sintiéndose joven.

Sentirse competitivo
Rossi se marcó un ultimátum para la primera parte de 2014; las seis primeras carreras eran fundamentales para definir su futuro. Pero volvió a divertirse encima de la moto y a sentirse capaz de ganar, ofreciendo su mejor versión desde 2009 y superando esa barrera que él mismo se había impuesto. «Para formar parte del juego lo importante es divertirse y ser competitivo», aseguró recientemente, lo que reafirma la importancia de ambos factores en su renovación con Yamaha hasta 2016.

Ha recuperado el vínculo entre su pasión por este deporte y los buenos resultados, algo fundamental para mantener la motivación. Preguntado por ello en la presentación de Yamaha, se mostró claro: «Mi motivación aún es muy grande. Me gusta lo que hago, me gusta mi trabajo». Y ante eso, todo lo demás queda en un segundo plano.

20 veces Rossi - Valentino Rossi - Motorbike Magazine

© David Clares (Photoclick Agencia)

Una leyenda que se sigue escribiendo

Los constantes éxitos en años anteriores y el hecho de mantenerse aún en los primeros puestos le están llevando a batir récords prácticamente por inercia. En 2014 se convirtió en el primer piloto de la historia en superar los 5000 puntos entre todas las categorías, en el primero en alcanzar los 4000 en la categoría reina y en el piloto con mayor periodo de tiempo ganando: 18 años y 62 días –entre Brno ’96 y Phillip Island ‘14–, superando el registro de 17 años y 49 días que tenía Loris Capirossi.

Precisamente el nombre de Loris volverá a salir a la palestra este año, ya que Valentino le arrebatará otro récord. Si no sucede ningún imprevisto que le haga perderse alguna carrera, Rossi se convertirá en Malasia en el piloto con más Grandes Premios disputados en toda la historia, superando los 328 de Capirossi.

Además, si suma cuatro podios llegará a los 200 en el Mundial, un ránking que ya lidera con sus actuales 196 entre todas las categorías y sus 160 sólo teniendo en cuenta la clase reina. Más complicado parece ya alcanzar los 122 triunfos de Giacomo Agostini, del que le separan 14; las victorias en MotoGP cada vez están más caras, dado que su mejor postor, con el 93 en el carenado, las vende a precio de oro. Logre o no alcanzar a Agostini, ya de por sí los números de Valentino están sólo al nivel de los elegidos.

¿Hasta cuándo?

«Después de que acabe mi contrato con Yamaha en 2016 no sé qué pasará» expresó Valentino el pasado mes de enero durante la puesta de largo del Movistar Yamaha, para añadir justo después otra pizca más de incertidumbre: «Aún no lo he decidido, lo haré el año que viene». El infalible paso del tiempo invita a pensar que la trayectoria del 46 está cada vez más cerca de llegar a su fin, dejando a su paso un legado interminable. La renovación con Yamaha le ata al Mundial de MotoGP hasta los 37 años; a partir de entonces, sus sensaciones y su motivación serán el marca páginas que defina si su historia sigue adelante o no. Una historia que ya cuenta con 19 obras y que acogerá la vigésima en 2015. 20 temporadas. 20 veces Rossi.

20 veces Rossi - Valentino Rossi - Motorbike Magazine

© Jesús Robledo (Photoclick Agencia)