Michelin nos dio la oportunidad de conocer desde dentro cómo trabajan en el Mundial de MotoGP y de acudir en Valencia a un interesante coloquio con Piero Taramasso

El retorno de Michelin ha sido uno de los principales factores que han influido en la temporada 2016 de MotoGP. La marca francesa regresaba al campeonato con la difícil tarea de tener que sustituir a Bridgestone como proveedor único después de que los japoneses hubieran demostrado un nivel óptimo en el último lustro.

Sea como fuere, el nombre de Michelin ha cobrado demasiado protagonismo a lo largo del año, no sólo en las carreras, sino también en los entrenamientos de pretemporada. La fábrica de Clermont-Ferrand se convirtió en el epicentro de las críticas y también de las excusas, mientras desde Francia trabajaban minuciosamente para salvar la papeleta.
No se puede poner muchos peros a la labor de una marca que, pese a la inactividad que arrastraba en MotoGP, ha sido capaz de superar a su antecesor en algunos circuitos, aunque no es menos cierto que ha tenido algunos episodios turbios. Sin embargo, analizando su evolución, ésta ha sido imparable.

En la última cita del año, Michelin nos ofreció la oportunidad de adentrarnos en sus entresijos en el mundo de las carreras y conocer de primera mano el balance que hacen en la marca de 2016 y sus expectativas para 2017. Para ello, varios medios compartimos una interesante charla con uno de sus principales responsables, Piero Taramasso, de la cual extraemos a continuación las pinceladas más interesantes.


Tras leer la introducción de este interesante artículo sobre Michelin en MotoGP, ¿quieres ver el artículo al completo? Puedes hacerlo en el número 24 de MOTORBIKE MAGAZINE.


Siguiente
Anterior

Cargando artículo